viernes, enero 28, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Recorre sus calles La Novia de Culiacán

lupita la novia de culiacán-1

Desde 1996 la artista visual María Romero se viste de blanco para visibilizar a uno de los míticos personajes de la ciudad

Ataviada con su vestido blanco, Lupita La Novia, recorrió durante 30 años las calles de Culiacán. Lo hizo de manera religiosa hasta convertirse en un personaje urbano. Se sentaba en Catedral y ahí rezaba e imitaba a los religiosos pero también visitaba los comercios del Centro Histórico.

No estaba loca, ni tampoco la había dejado plantada el novio en el altar, como se piensa, de acuerdo al periodista Ulises Cisneros, tras frecuentes episodios nerviosos, sus familiares la llevaron a sesiones espiritistas.

Ahí recibió como encomienda de la Virgen de Guadalupe de recuperar el tesoro de la Divina Gracia y viviendo en el Hospital del Carmen, hasta su muerte, cada día buscó cumplir su cometido.

Lupita para cumplir esa manda, siempre se vistió de blanco y así mismo la artista visual María Romero la ha traído al presente desde 1996. Se ha propuesto que su recuerdo no se olvide.

Se viste de novia y sigue sus pasos por Catedral, el Mercado Garmendia, la Plazuela Rosales, espacios donde los habitantes de antaño la miraron pasar.

Lupita La Novia de Culiacán

Guadalupe Leyva Flores murió en 1982 con el deseo de ir a Roma y pedirle al Santo Padre recuperar el tesoro de la Divina Gracia. No lo logró, por eso María Romero se atavía como lo hizo ella para seguir la búsqueda.

Y en una calurosa mañana de diciembre acompañada de una banda musical viste de blanco con la impresión en la falda de un árbol genealógico, pintura azul que representa los 11 ríos, los 18 municipios, un árbol de tabachín y utensilios dorados, que aluden al tesoro que para ella, es la verdad, la paz y la justicia. El rojo es por la pasión que tiene por Culiacán.También trae las gafas oscuras que caracterizaron a Lupita.

La gente se detiene, la miran pasar, algunos saben de qué se trata y otros más se muestran curiosos. Camina sin prisa, la acompañan otras chicas vestidas de novia.

Peregrinan como ella, en esta ciudad de furia, pero también de calma. María levanta las manos, saluda y se convierte en esa mujer que se confabula con el paisaje citadino.

Visita a los vendedores del Mercado Garmendia. Se toman fotos con ella y así Lupita La Novia, está en este presente.

Representar un personaje

Como artista, a María, el personaje de Lupita, le brinda muchas posibilidades para explorar otros medios alternativos en su obra. Además salirse de los recintos oficiales.

“Desde hace 26 años lo hice sola y los últimos años lo he hecho de manera colectiva, ahora que hay un poco de condiciones lo hice un poco discreto, me dio Covid y aún tengo secuelas pero estoy contenta de poder hacerlo y poder salirme de los museos donde está la gente que se parece a mí”, explicó.

“En lo particular han sido dos personajes que me han sido útiles en mi trabajo; Jesús Malverde, lo trabajé durante 30 años pero le di las gracias y cerré con él porque se ha vuelto una figura estigmatizada con la narcocutlura y no lo comparto y mientras que a Lupita, ha estigmatizada como esa mujer sola, abandonada, no lo soporto por eso quiero decir quién fue en realidad”.

MARÍA ROMERO. Recuperar nuestro Culiacán.

De manera personal, María contó que sólo tuvo un encuentro con Lupita en una mercería del centro. Simbólicamente dice que ahí le pasó la estafeta.

“Me siento afortunada porque siento que el personaje me estaba esperando para que yo lo tomara y posicionar una tradición en Sinaloa, espero que se sumen instituciones para fortalecerlo”, dijo.

“A la gente le gusta mucho, es el pretexto, para que a través de este evento, las nuevas generaciones se puedan enterar de cómo es nuestra ciudad o cómo está estancada”.

La miran pasar

A Lupita La Novia, María Romero la posiciona de nuevo en la ciudad. Busca como ella ese añorado tesoro. Tampoco lo encuentra pero sí a esa memoria histórica de Culiacán bordeada de personajes, que la enriquecen y la hacen seguir viva.

La miran pasar como una fotografía antigua entre las calles, los comercios. El Niño Perdido se escucha de fondo. Las notas musicales la acompañan y a lo lejos se confabula con los transeúntes, ahí va Lupita La Novia.

Artículo publicado el 26 de diciembre de 2021 en la edición 987 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 991
23 de enero del 2022
GALERÍA
En Culiacán y Mazatlán exigen justicia para los periodistas asesinados en el país
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.