martes, octubre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

El ejercicio es mejor que la reducción de peso para llevar una vida más sana

ejercicio

Para una mejor salud y una vida más larga, el ejercicio es más importante que la pérdida de peso, especialmente si tiene sobrepeso o se es obeso, según una nueva revisión de las relaciones entre el estado físico, el peso, la salud cardiaca y la longevidad. El estudio, que analizó los resultados de cientos de estudios previos sobre la pérdida de peso y los entrenamientos en hombres y mujeres, encontró que las personas obesas reducen sus riesgos de enfermedad cardiaca y muerte prematura mucho más al mejorar su condición física que al bajar de peso o hacer dieta.

La revisión se suma a la creciente evidencia de que la mayoría de nosotros podemos estar más saludables aun con un poco de sobrepeso, si somos lo suficientemente activos.

Esta investigación muestra que las personas que comienzan a hacer ejercicio rara vez pierden mucho peso, si es que lo hacen, a menos que también reduzcan sustancialmente la ingesta de alimentos. El ejercicio simplemente quema muy pocas calorías, en general, para ayudar en la reducción de peso. También tendemos a compensar una parte del escaso gasto calórico del ejercicio comiendo más, moviéndonos menos, o reduciendo inconscientemente las operaciones metabólicas de nuestro cuerpo para reducir el gasto energético diario total.

Glenn Gaesser, profesor de fisiología del ejercicio en la Universidad Estatal de Arizona en Phoenix, conoce bien las deficiencias de los entrenamientos para perder grasa. Gran parte de su investigación anterior ha subrayado la inutilidad de los entrenamientos para perder peso. En un experimento que supervisó en 2015, 81 mujeres sedentarias con sobrepeso comenzaron una nueva rutina de caminar tres veces por semana durante 30 minutos. Después de 12 semanas, algunos de ellos habían perdido algo de grasa corporal, pero 55 habían aumentado de peso.

Sin embargo, en otros estudios del laboratorio del Dr. Gaesser, las personas con sobrepeso y obesidad con problemas de salud importantes, como presión arterial alta, perfiles de colesterol bajos o resistencia a la insulina, la insignia de la diabetes tipo 2, mostraron mejoras considerables en esas afecciones después de comenzar a hacer ejercicio, sin importar si bajaron de peso o no. Al ver estos resultados, el Dr. Gaesser comenzó a preguntarse si la aptitud física podría permitir a las personas con sobrepeso disfrutar de una buena salud metabólica, independientemente de su masa corporal, y potencialmente vivir tanto como las personas más delgadas, o incluso más, si las personas delgadas no estuvieran de forma.

Entonces, para el nuevo estudio, que se publicó este mes en iScience, él y su colega Siddhartha Angadi, profesor de educación y kinesiología en la Universidad de Virginia en Charlottesville, comenzaron a buscar en bases de datos de investigación estudios anteriores relacionados con dietas, ejercicio y fitness, salud metabólica y longevidad. Estaban especialmente interesados ​​en los metaanálisis, que agrupan y analizan datos de múltiples estudios anteriores.
Terminaron con más de 200 metanálisis y estudios individuales relevantes y descubrieron que no todo estaba definido. “En comparación directa, la magnitud del beneficio fue mucho mayor al mejorar el estado físico que al perder peso”, dijo el Dr. Gaesser.

En general, los estudios que citan muestran que los hombres y mujeres sedentarios y obesos que comienzan a hacer ejercicio y mejoran su estado físico pueden reducir su riesgo de muerte prematura hasta en un 30 por ciento o más, incluso si su peso no cambia. Esta mejora generalmente los pone en menor riesgo de muerte prematura que las personas que se considera que tienen un peso normal, pero están fuera de forma, dijo el Dr. Gaesser.

Por otro lado, si las personas con sobrepeso pierden peso al hacer dieta (no enfermarse), su riesgo estadístico de morir joven normalmente se reduce en aproximadamente un 16 por ciento, pero no en todos los estudios. Algunas de las investigaciones citadas en la nueva revisión encuentran que la pérdida de peso entre las personas obesas no disminuye en absoluto los riesgos de mortalidad.

Por otro lado, el ejercicio combate esas mismas condiciones, dijo. También puede, inesperadamente, rehacer las reservas de grasa de las personas. “Las personas con obesidad generalmente pierden algo de grasa visceral cuando hacen ejercicio”, dijo, incluso si su pérdida de peso general es insignificante. La grasa visceral, que se acumula en lo profundo de nuestro cuerpo, aumenta los riesgos de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y otras afecciones.

La conclusión principal de la nueva revisión, concluyó, es que no es necesario perder peso para estar saludable. “Estará mejor, en términos de riesgo de mortalidad, si aumenta su actividad física y su estado físico que si pierde peso intencionalmente”, dijo.

Artículo publicado el 10 de octubre de 2021 en la edición 976 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Al menos 11 muertos y más de 10 heridos al caer un autobús en Ecuador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.