domingo, septiembre 26, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Fibrilación auricular, un silencioso y muy común problema cardíaco

GULA febril

Es común atribuir ciertos desvaríos cardiovasculares a nuestra edad, complexión o estado físico. Aceptar a cualquiera de esos factores como la causa de ellos podría estar nublando nuestro juicio, y escondiendo problemas más severos, que necesitan atención y seguimiento médico.

La fibrilación auricular (FA) es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la nueva epidemia cardiaca del siglo XXI, ya que se presume que es la arritmia más frecuente a nivel mundial.

Las principales causas de FA son presión arterial alta, infartos, enfermedad coronaria, válvulas cardiacas anormales, defectos cardiacos congénitos, tiroides hiperactiva u otros desequilibrios metabólicos, exposición a estimulantes como medicamentos, cafeína, tabaco o alcohol, enfermedades pulmonares, cirugía cardiaca previa, infecciones virales o apnea de sueño.

En la fibrilación auricular, las aurículas, las dos cámaras superiores del corazón, laten rápida y caóticamente sin sincronizar con los ventrículos, las cámaras de bombeo inferiores del corazón que son responsables de la circulación de la sangre por todo el cuerpo. Es posible que los ventrículos no puedan bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo, lo que provoca una circulación lenta, fatiga y dificultad para respirar.

La fibrilación auricular tiene una prevalencia real del 2 por ciento en la población general y mayor al 4 por ciento en mayores de 40 años en los países de occidente, un número que, se espera, se cuadruplique en la próxima década a medida que la población envejece y los factores de riesgo como la obesidad, la diabetes y la presión arterial alta se vuelven aún más comunes. El riesgo de por vida de desarrollar fibrilación auricular es superior al 20 por ciento, aunque muchas personas ni siquiera saben que la tienen.

Sin embargo, un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno pueden salvar vidas. En un informe publicado en The New England Journal of Medicine en enero, el Dr. William G. Stevenson y el Dr. Gregory F. Michaud, cardiólogos del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, escribieron que la fibrilación auricular no tratada puede aumentar cuatro veces el riesgo de accidente cerebrovascular en hombres y aproximadamente seis veces en mujeres, y pueden aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca en tres y 11 veces, respectivamente. Esta también se asocia con la demencia, probablemente el resultado de accidentes cerebrovasculares y la circulación alterada en el cerebro causada por el ritmo cardíaco anormal.

¿Cómo reconocerla?
Los afectados pueden sentir que su corazón se acelera, palpita o palpita periódicamente durante minutos, o pueden notar episodios ocasionales de dificultad para respirar, mareos o fatiga excesiva al hacer ejercicio. Los síntomas pueden desencadenarse por el consumo excesivo de alcohol o cafeína. En algunas personas con fibrilación auricular, los ritmos anormales aparecen y desaparecen, mientras que en otras persisten y el corazón no puede restaurar un ritmo normal sin tratamiento.

Desafortunadamente, muchas personas con fibrilación auricular descartan estos síntomas como nada inusual, especialmente cuando desaparecen por sí solos, justificándolos como parte de envejecer o de la falta de actividad física.

Su médico puede hacer un electrocardiograma o una prueba cardíaca en cinta rodante, o puede usar un monitor portátil durante varias semanas para buscar ritmos cardíacos anormales y confirmar un diagnóstico de FA. Estas pruebas pueden ayudar a distinguir la fibrilación auricular de las afecciones menos graves que pueden hacer que el corazón palpite, como la ansiedad y el estrés.

¿Cómo se trata?

Si se confirma FA, su médico puede intentar devolver el corazón a un ritmo normal mediante un procedimiento llamado cardioversión eléctrica, en el que se aplica una corriente eléctrica al pecho con electrodos.

A largo plazo, la mayoría de los pacientes con fibrilación auricular pueden tratarse de manera eficaz y segura con medicamentos, generalmente medicamentos llamados bloqueadores beta y bloqueadores del calcio que ayudan al corazón a mantener un ritmo normal. Los pacientes también reciben un anticoagulante para prevenir la formación de coágulos de sangre.

Varios anticoagulantes actualmente populares, incluido Xarelto (rivaroxabán), no requieren una vigilancia estrecha y repetida de sus efectos sobre la coagulación, a diferencia de su predecesor Coumadin (warfarina), que fue durante muchos años el principal anticoagulante para tratar la fibrilación auricular. Los medicamentos más nuevos también ofrecen una reversión casi inmediata de sus efectos anticoagulantes cuando los pacientes deben dejar de tomarlos para evitar un sangrado excesivo, por ejemplo, antes de una cirugía o después de una lesión.

Pero cuando estos métodos de tratamiento pierden efectividad o no logran estabilizar el ritmo cardiaco dentro de los estándares saludables, se puede recurrir al método de ablación. Este método consiste en la destrucción de las células a lo largo de la pared posterior de la aurícula izquierda de su corazón que están transmitiendo señales erráticas a los ventrículos. En el procedimiento de ablación se busca introducir un catéter a través de una vena en la aurícula y, por lo general, quemar o congelar las células que fallan.

Artículo publicado el 01 de agosto de 2021 en la edición 966 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 974
26 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.