martes, septiembre 28, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

La muerte de Laura en Mazatlán y su búsqueda inútil de justicia

LAURA EN EL FUNERAL DE SU HIJO. Partida sin justicia.

Muere de COVID-19 sin poder ser recibida en ningún hospital en Mazatlán

 

 

Laura Elena Heras Sandoval, de 48 años de edad, murió de COVID-19 el domingo 25 de julio, en la soledad de su casa en Mazatlán, pues por los hospitales llenos de pacientes graves, ninguno pudo abrir sus puertas para auxiliarla en los momentos más graves de la enfermedad.

Lea: Encuentran asesinado a joven detenido por la policía municipal de Mazatlán https://bit.ly/33FSLCc

“Ni cuando se estaba muriendo que llamamos a la Cruz Roja nos mandaron a nadie que porque nadie podía ir, y nos daban números telefónicos en los que nadie contestaba; la indiferencia en todo como siempre”, dijo sollozando una de sus hermanas.

Heras Sandoval enfrentó la enfermedad, el sufrimiento y la soledad de la muerte en unas circunstancias donde la comunidad médica del Sur de Sinaloa, había lanzado un SOS al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador (AMLO), solicitando que el Hospital Militar recibiera a los pacientes COVID-19, pues clínicas como la del ISSSTE carecen de infraestructura.

Hasta en su lecho de muerte, “siempre” la persiguió el silencio y la indiferencia del otro lado de la línea, siempre y cuando la palabra siempre se engarce con la historia de su búsqueda de justicia en un Estado de derecho.

Tras casi tres años de dolor y frustración en busca de castigo a los presuntos responsables de privar de la libertad a su hijo, Luis Roberto Ramírez Sandoval, ocurrido el 6 de diciembre de 2018, Laura exigía justicia al alcalde de Luis Guillermo Benítez Torres, “representante” oficial de la 4T, en Mazatlán.

“La verdad he estado pensando mucho sobre el caso de mi hijo, y me queda claro que a las autoridades les tiene sin cuidado lo que sucede con la seguridad de los ciudadanos y con la aplicación de la justicia pronta y expedita”, dijo Laura a Ríodoce.

De acuerdo con la denuncia interpuesta ante la Unidad del Ministerio Público Especializada en Desaparición Forzada de Personas, el 6 de diciembre de 2018, fue el abuelo de Luis Roberto Ramírez Sandoval, quien vio que en la caja de la patrulla número 275 lo llevaban detenido junto con Efraín Macías Garzón.

Desde ese 6 de diciembre hasta el 29 de marzo de 2019, cuando tanto Luis Roberto Ramírez Sandoval, como su amigo fueron hallados en una fosa clandestina ubicada en un camino de terracería que conduce a la avenida Delfín, camino viejo a cerritos, su familia había vivido un vía crucis.

El calvario de la madre de la víctima había pasado por las instancias encargadas de impartir justicia y con una queja CEDH/IIVZS/18, a la Comisión Estatal de Derechos Humanos que arrojó una recomendación al gobierno municipal.

“La CEDH después de analizar el expediente desprende que Luis Roberto Ramírez Sandoval fue detenido y desaparecido por policías municipales y emite recomendación al Gobierno Municipal de Mazatlán”, dice la recomendación emitida el 27 de agosto de 2019.

-Pese a que hay una recomendación de la CEDH al gobierno municipal, ¿el Químico Benítez no ha hecho nada?- preguntó Ríodoce a Laura.

-No se ha hecho nada. ¿Y el gobierno?, silencio. Me gustaría que alguien nos diera una respuesta, qué realmente pasó con mi hijo. No entiendo, por qué esa omisión, no la entiendo. Nosotros tuvimos que incorporamos a un colectivo de rastreadoras, para buscar a mi hijo, porque las autoridades no hacen nada. Solo así encontramos a mi hijo, en una fosa, y a pesar de que hubo testigos, a pesar de que fueron a declarar, a pesar de que tenemos la recomendación de Derechos Humanos a nuestro favor, no se ha hecho nada.

-¿Qué perciben ustedes en esa conducta de las autoridades?

-La conducta es de impunidad y corrupción. La conducta que han asumido ha sido de burla a las familias de los desaparecidos. Quiero conocer la realidad de lo que pasó. La realidad y si hay algún culpable o culpables pues que respondan por lo que hicieron. Yo no pido el ojo por ojo, pero sí que estuvieran en la cárcel.

Laura Elena Heras Sandoval, como un SOS había enviado sendas cartas tanto al “Químico” Benítez y a AMLO, para que le ayudaran a encontrar la verdad y la justicia, pero como si se vivieran los tiempos del viejo régimen, sólo encontró la desesperanza, la indiferencia y el silencio hasta en la soledad de su muerte.

Artículo publicado el 01 de agosto de 2021 en la edición 966 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 974
26 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.