junio 15, 2021 10:06 AM

Escribe Viridiana Carrillo ‘Antes del juego’

viri-2

La escritora reúne 10 cuentos que hablan sobre el cuerpo, la niñez, la maternidad, el deseo

 

 

Decía Borges que la literatura es un sueño dirigido y deliberado y a la escritora Viridiana Carrillo, le gusta que sea un sueño; aunque hay unos muy buenos y otros terribles, pero sigue siendo un buen lugar para hacer malabares y también para concebir historias.

Fue en ese espacio, en el que se movió para crear el libro: Antes del juego, en el que se reúnen 10cuentos de acción que guiñan con la literatura fantástica y hablan sobre la conciencia del cuerpo, la niñez, la danza, la maternidad, el deseo, la sexualidad, las ausencias…

Todos ellos están narrados por una voz femenina y de inicio no fueron pensados como un conjunto de relatos, mucho menos para conformar un libro, esto a raíz de que a falta de tiempo durante algunos años Viridiana, escribió sólo en su mente.

“Soy una escritora lenta, así que algunos de los cuentos tienen años de diferencia con otros. Las historias, claro, cambiaron en esos tiempos de relectura y corrección, suelo leer y releer mucho lo que voy escribiendo, casi de manera obsesiva, hasta que digo bueno, ya estuvo”, contó.

“Los temas del libro daban vueltas en los deseos de ser o no ser madre, o dejar de serlo, en ciertas ausencias que son imposibles de convocar. Mucha sexualidad, explícita o reprimida. Todo resultaba íntimo, en un espacio a veces hermético. En casi todos los cuentos hay niños. Y en el que da nombre al libro, son los protagonistas”.

Como promotora de lectura y formada en la carrera de Filosofía y Letras, Viridiana, había publicado textos en distintas revistas y su vida había girado en torno al arte. Es parte de una generación dominada por escritores hombres.

“Cuando estudiaba letras, hace unos 15 años, la mayoría de los jóvenes que escribían y publicaban en las revistas que circulaban en Culiacán eran hombres. Tengo la alegría de contar con varios de ellos como grandes amigos, pero a pesar de eso, me daba un terror enorme confesar que yo escribía o que tenía intención de hacerlo”, recordó.

“Nunca asistí a un taller literario por aquellos años. Esto tiene qué ver con mi inseguridad, también con que en los talleres, en las presentaciones, en casi todo, parecían dominar los hombres y me intimidaba. Ahora no me resulta para nada intimidante. Ni siquiera me preocupa. Además, mis compañeros, lejos de ser los críticos atroces que imaginaba, son aquellos en quienes confío una lectura honesta y comentarios que me ayuden”.

Lectora de Vasko Popa, Wilslawa Szymborska, Rosario Castellanos, Clarice Lispector, Claus y Lucas y de Agota Kristofz mencionó, que de alguna manera su literatura, se ha nutrido en los trabajos monótonos que ha tenido. Las actividades que desarrolló de manera repetitiva, como una máquina, le permitía pensar mucho, solía ir escribiendo mentalmente mientras podaba o cortaba fruta.

“He heredado de mi madre el hablar sola, crear escenas e historias y murmurarlas, por cierto, el uso del cubrebocas me ha sido un gran aliado en esto de pasar desapercibida mientas camino y hablo a la vez. Digo todo esto porque escribir no tiene para mí un valor extraordinario”, consideró.

“Escribir para mí, es una herramienta que algunos deciden usar más, de manera más efectiva o bella, como sea. Me gusta usarla, la música hubiera sido mi primera opción, pero no se me da tocar nada, ni cantar, la danza es otra forma, sólo que la relación con el cuerpo, con mi cuerpo, parece irreconciliable por momentos. Escribir como elegir la manera más significativa para decir o decirme algo”.

El libro Antes del juego, fue motivado por el deseo de seguir escribiendo, pero también el ego, porque sintió que había llegado un momento en el que le interesaba ser leída.

“Esto es parte de nuestro ego. Y está bien. Porque los lectores es lo natural al libro. Como mencioné, soy insegura, por lo que fue y sigue siendo una decisión difícil, cada vez, mostrar algo”

“Me gusta la crítica. Descreo de aquella literatura intocable, bueno a menos que seas una especie de genio jaja, que no es el caso. Me motiva tratar de hacerlo cada vez mejor o reconocer en un texto que simplemente no puedo hacer más”.

Con el libro que acaba de ser presentado recientemente, la autora uno busca seguir hablando de lo que es significativo para ella misma, al menos emocionalmente, siempre buscando la noche, cuando sabe que sus tareas como madre y promotora de lectura entran en un receso, al menos mental.

Artículo publicado el 30 de mayo de 2021 en la edición 957 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.