jueves, agosto 5, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

A un año de la primera muerte por COVID-19, Sinaloa se llena de cruces

coronavirus (FOTO IMSS) (3)

En los últimos días de marzo de 2020 la autoridad en Sinaloa presumía tener una pandemia bajo control. Una baja incidencia de casos, menos de 20 contagios en todo el estado y ninguna muerte. Pero luego se presentó el primer deceso en Culiacán, luego otro, y a fin de mes contabilizaban tres muertes. Un año más tarde, Sinaloa se ha llenado de cruces por el COVID-19.

Han pasado casi 365 días desde la primera muerte en Sinaloa, y ya se contabilizan más de 5 mil 550 de manera oficial, en una estadística que la autoridad ha ido dosificando, llegando a reportar muertes hasta con dos meses después de ocurridas.

Con una pandemia sin controlar los decesos se siguen acumulando. El promedio se ha sostenido en los últimos meses en 15 muertes diarias. Siempre con la sospecha de que el número sea mayor, sea por el desfase del reporte o la diferencia entre las cifras de la Federación con las del Estado.

Lo que no deja lugar es la acumulación de decesos a un ritmo acelerado. Una estadística ascendente que no da tregua, ni pausas.
Además, el exceso de muertes, es decir el número de decesos que supera en mucho la cifra reconocida oficialmente, que se ha consignado en repetidas ocasiones, también incluye a Sinaloa. La cifra desde septiembre de 2020 ha sido al menos un 30 por ciento más del que se reporta todos los días en la plataforma de salud.

Los datos son tomados del INEGI y del Registro Civil, e incluso, a nivel Federal la Secretaría de Salud lo consignó durante una de las conferencias de prensa. A partir de ahí la cifra ha sido para acompañar una estadística, pero la realidad es otra: el virus sigue cobrando muchas vidas.

La propia autoridad a nivel federal estimó que la pandemia habría provocado 217 mil 989 defunciones adicionales (exceso de mortalidad), al 30 de noviembre del año pasado. De ese total se estimó que el 72 por ciento son probablemente atribuibles al COVID-19, es decir, alrededor de 155 mil 990 muertes adicionales, lo que elevaría la cifra a 261 mil 449 personas fallecidas esa fecha en el país.

Esa aritmética es aplicable hasta febrero de 2021 y la cifra es casi idéntica. En Sinaloa el cálculo estima un 30 por ciento de exceso de muertes hasta la semana epidemiológica 39, siendo a nivel nacional del 36.8 por ciento.

 

A un año de las primeras muertes

El sábado 28 de marzo de 2020 el secretario de salud Efrén Encinas Torres dio a conocer los dos primeros decesos por el coronavirus. Ambas muertes correspondieron a adultos mayores con enfermedades crónicas. Un hombre de 85 años y una mujer de 81, y las dos sucedidas en Culiacán.

Dos días más tarde una muerte más cimbró a la capital al estado. Se trató de la muerte de un locatario del mercado Gustavo Garmendia en Culiacán. La noticia sacudió las redes sociales en el estado. Falleció en el interior del Hospital Civil, prácticamente uno de los primeros pacientes que ahí se han atendido.

La noticia, como todas las malas nuevas, tuvo alas. Corrió rápido. Joaquín, de 42 años, había sido ingresado en estado muy grave el jueves 26 de marzo. En un principio la versión circuló como un rumor alimentado en redes sociales.

La movilización por todo el nosocomio cuando fue internado el paciente fue captada por celulares y rápidamente compartida vía WhatsApp. A partir de entonces Sinaloa comenzaría su ascenso entre los estados con mayor letalidad por el virus.

Luego de la muerte la dirección del Hospital Civil llamó a rueda de prensa, encabezada por el doctor Israel Martínez. Ahí el director del nosocomio explicó que el deceso del paciente fue un día después de su ingreso.

 

CORONAVIRUS. El bicho que nos cambió la vida.

El virus había hecho su primera incursión a gran escala en la capital y a un año del deceso las muertes se siguen contando. Al principio la afectación fue sobre el mercado Garmendia. El lunes siguiente se hicieron estudios a locatarios para eliminar sospechosos, al día siguiente un trabajo de sanitización intenso en el lugar.

Y fue el mismo lunes 30 de marzo en que se confirmó el deceso del paciente por complicaciones derivadas del coronavirus, y en las siguientes semanas la de otros cuatro locatarios.

El rastro de muerte dejaría además una afectación severa al mercado. Tuvo que cerrar sus puertas desde el 14 de abril y permanecer así durante dos semanas. Junto a la muerte de al menos cinco locatarios el coronavirus les trajo bajas ventas y medidas por parte del Ayuntamiento de Culiacán con el cierre preventivo de calles que a la fecha sigue siendo motivo de disputa entre algunos locatarios y la autoridad.

 

Los más golpeados

Sinaloa comenzó el 2021 manteniendo la cantidad de muertes reportadas por el coronavirus. Enero dejó registros de 371 muertes a lo largo de 30 días, ya que el primero del mes no se registró en plataforma fallecimiento alguno.

Sin embargo durante ese mismo mes, el sábado 23, la autoridad de salud actualizó la estadística y en 24 horas reportó 108 muertes ocurridas durante todo el 2020, algunas incluso desde julio.

La mayoría de los pacientes fallecidos correspondían a la capital. Y junto a Culiacán los municipios con más decesos acumulados son Ahome, Mazatlán y Guasave. Pero la tasa de letalidad es mayor en Ahome con casi 155 muertes por cada 100 mil habitantes y detrás vienen Culiacán y Guasave con 149 y 143 respectivamente.

La información al corte de esta edición tiene a Ahome con mil 012 muertes por el virus, a Mazatlán con 826 y a Guasave con 650 decesos.

Pero donde mayor concentración de muertes hay es en la capital. Culiacán concentra poco más del 36 por ciento de los pacientes fallecidos por el coronavirus, a casi un año del primer deceso.

Son 2 mil 010 muertos por COVID-19 registrados de manera oficial en la estadística de la Secretaría de Salud, lo que sería equivalente a por lo menos seis muertes cada 24 horas en la capital.

Y la expectativa de que la muerte siga acumulándose a causa del virus es alta. En Sinaloa la incidencia de casos se ha estacionado durante las últimas dos semanas a un promedio de 85 contagios cada 24 horas. La mayoría de estos ocurren en Culiacán, prácticamente la mitad de ellos.

Tan sólo durante febrero Culiacán acumuló casi el 44 por ciento de los contagios reportados durante ese mes en el estado, que en total registró según la estadística oficial 2 mil 666 casos.

La última vez que Sinaloa vio un estancamiento en la estadística tanto de casos diarios como de decesos fue durante noviembre. Las cifras son casi idénticas con las de febrero y la primera mitad de marzo.

Y enfrente otra similitud: periodos de asueto. Después de noviembre vinieron las fiestas decembrinas y durante enero un incremento notable de contagios y muertes, sobre todo en Culiacán.

Para este 2021 está muy cerca el período de semana santa. Si la tendencia se repite, la posibilidad de un rebrote es más que latente. El antecedente es precisamente el año pasado, fecha en que se dio el primer salto de contagios producto de la movilidad de las fechas sobre todo en las playas de Navolato, cundidas con gente de la capital.

Y el rebrote como ha sido durante la pandemia golpea siempre a Culiacán, Mazatlán, Ahome y Guasave, los cuatro municipios que concentran a casi el 80 por ciento tanto en muertes como en contagios.

Artículo publicado el 21 de marzo de 2021 en la edición 947 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 966
01 de agosto del 2021
GALERÍA
Fuertes incendios forestales en Turquía, al menos ocho muertos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.