abril 16, 2021 11:21 AM

2021: candidaturas tóxicas y carnavales

SERGIO TORRES y MARTIN HEREDIA. Tejiendo alianzas

No falta mucho para que se definan las candidaturas en Sinaloa (en realidad también en todo el país). Nos centramos en los que se perfilan para la gubernatura por uno u otro partido o coalición, pero el mundo de relaciones que se tejen y destejen en torno a los municipios y distritos locales y federales, es inmenso. Y su composición final puede ser determinante en el resultado principal: quién será el próximo gobernador de Sinaloa.

Un caso de ese nuevo tejido electoral es el empresario Eustaquio de Nicolás, quien hace días, nos informan fuentes de CDMX, visitó al próximo dirigente de Morena, Mario Delgado. Se conocen desde hace años. Mario, como sabemos, es uno de los hombres más cercanos al canciller Marcelo Ebrard y Homex, propiedad de los De Nicolás, tuvo un crecimiento muy importante durante la administración de Marcelo en CDMX.

¿Qué intereses representan los De Nicolás en la presente coyuntura electoral y de aquí al 2024? No sabemos si es un asunto de negocios –aunque para ellos todo es negocio– o significan ya los primeros pasos para ir perfilando una estructura que luego se ponga al servicio de Ebrard con miras a la contienda presidencial de 2024. Esto, claro, tendría mucho que ver con las candidaturas municipales y distritales de 2021.

También llama la atención que ahora el empresario se presente como un gestor de aspiraciones políticas por el lado de Morena, cuando siempre se le ha vinculado al PRI,  apoyando abiertamente a candidatos del PRI. Cercanísimo, además, a Enrique Peña Nieto (o tal vez por eso, no lo había pensado).

Otro de los tejidos que se hilvanan ya es Sergio Torres, que la semana pasada renunció como secretario de Pesca y Acuacultura del gobierno de Quirino Ordaz, con una carta poco amistosa o agradecida y más bien crítica, muy crítica, de las políticas sociales del gobierno, razones por las cuales, se supone –tenemos que suponerlo porque no lo dice–, buscará la gubernatura.

Ya había trascendido semanas antes que Torres estaba en pláticas con Movimiento Ciudadano (MC) y es prácticamente un hecho que vaya por ese partido, junto con otros como Roberto Cruz y Martín Heredia, ex candidato a la gubernatura en 2016, los dos ex panistas. En este escenario el partido que queda muy desdibujado es el PAN, pues Martín y Roberto fueron dirigentes del partido que lograron aglutinar fuerzas internas que ahora podrían jalar hacia los proyectos de MC. Roberto no ha dicho qué posición buscará pero ya aseguró que estará en las boletas (Es un caso curioso el suyo porque una vez que salió del PAN estuvo buscando la dirigencia de Morena en Sinaloa y hasta llegó a asegurar que ya la tenía “amarrada”).

Si se logra, la candidatura de Sergio Torres por MC dará mucho de qué hablar. No hay que descartar que este sea un movimiento de piezas del mismísimo gobernador y que la aparente belicosidad de su carta de renuncia no sea más que parte del teatro para mostrar su “independencia” del hombre que lo rescató de la ignominia, después de que su obra más sobresaliente como alcalde fue instalar réplicas del “Morrín” por toda la ciudad, con las cuales trató de imprimirle un sello a su gestión pero que solo lograron exacerbar la tirria de la gente por los políticos priistas de cuño simplón.

Pero no solo eso, tendría que responder también sobre temas relacionados con el tema de la inseguridad, el asesinato de su secretario de Seguridad Pública, Héctor Raúl Benítez, en mayo de 2016, una semana después de que fue dado de baja de la corporación. Estará también como sombra el crimen del ex regidor priista Luis Fernando Gaxiola Noriega, ocurrido en junio de 2017 y que había sido la mano derecha de Torres Félix en el cabildo que presidió.

Aunque hayan ocurrido con un año de diferencia, estos dos hechos se eslabonan con los intereses de los grupos del narco que habrían estado en juego en ese tiempo. Héctor Raúl Benítez, quien era yerno de Pedro Avilés, fue siempre relacionado con los Dámaso y estos estaban en disputa con los Chapitos cuando fue asesinado. En el caso del ex regidor, él era cuñado de Dámaso López Núñez porque estaba casado con una de sus hermanas. ¿Podría desligarse a Sergio Torres Félix de esos intereses? Sabiendo cómo se maneja la política en Sinaloa, mejor es ponerlo en duda.

Bola y cadena

OTRO QUE TENDRÍA QUE RESPONDER PREGUNTAS,  al menos por el crimen de Raúl Benítez, es Gerardo Vargas Landeros, secretario general de gobierno cuando lo asesinaron. De él directamente dependían las policías estatales y la de Culiacán, aunque tuvo directa injerencia también en las municipales. Y no es casualidad que una semana después de que fue dado de baja de la corporación, haya sido asesinado. Se supo en aquellos días que ni escoltas le habían dejado.  No hay que olvidar que la mano derecha de Gerardo, antes de morir, era Chuytoño, el jefe policiaco del malovismo y que había llegado al cargo por órdenes de Ismael Zambada, según declaró su hijo, el Vicentillo, en el juicio contra el Chapo.

Sentido contrario

HA TRASCENDIDO QUE FERNANDO Pucheta deja el PRI para postularse como candidato de MC a la presidencia municipal de Mazatlán. Lo cual garantiza que la elección en ese municipio, considerando otros elementos y actores, entre ellos al Químico, será un carnaval.

Humo negro

FINALMENTE GANÓ JOE BIDEN la presidencia de los Estados Unidos, en medio de una disputa electoral cerrada. Es increíble, pero si Donald Trump hubiese sido medianamente moderado con algunos temas como el de la pandemia, por ejemplo, de seguro hubiera gobernado otros cuatro años. Por lo pronto, hay que decirle see you baby.

Columna publicada el 8 de noviembre de 2020 en la edición 928 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos