abril 13, 2021 12:38 AM

De Emilio Lozoya a Pío López

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ. Triste defensa.

Todavía falta mucho para que la sociedad sepa cuánto hay de verdad en los dichos de Emilio Lozoya y cuánto de mentira. Cuánto podrá probarse ante un juez y cuánto no. Una acusación no hace culpables y menos en la circunstancia de un hombre policiacamente hundido. Su esposa, hermana y hasta su madre están involucradas en la investigación de la Fiscalía General de la República contra el ex director de Pemex. Y es obvio que el haberse entregado como testigo protegido tiene como propósito salvar su pellejo y el de sus familiares. Así que en esas condiciones se convierte en algo menos que un títere.

El problema será probar hechos ante un juez, que, salvo los detalles, medio mundo sabía porque habían sido revelados a través de investigaciones periodísticas, sobre todo cuando hablamos del caso de Odebrecht. No es que no sea cierto lo que dice, pero una cosa es eso y otra aportar elementos de prueba para que un presunto culpable, Carlos Salinas, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray o la caterva de panistas señalados… sean declarados culpables y reciban una sentencia condenatoria, grande o chica, según logre probarse.

Pero el proceso contra Lozoya derrapó desde que fue politizado. Hay un filón de oro que desde el gobierno federal han encontrado y están tratando de explotar. A la cabeza está el presidente de la república, empeñado en hacer públicas las tripas del expediente, aunque con ello transgreda el debido proceso. El caso pudo haberse llevado institucionalmente —para eso está la FGR— pero prefirieron convertir un proceso penal de altísima envergadura, histórico, podría decirse, en una gran carpa donde ahora los pasteles —como en las viejas películas de Capulina—, vuelan de un lado a otro y se estrellan cómicamente en la cara de uno y de otro, para que al final todos terminen embarrados.

Apenas empezaba la discusión sobre el video donde un presunto ex funcionario de Pemex entrega millones de dinero en efectivo a operadores panistas; y sobre la divulgación furtiva de la denuncia completa de Emilio Lozoya ante la FGR sobre los sobornos entregados a legisladores del PAN y otras perlas que involucran a tres ex presidentes de la república y a ex secretarios del gobierno de Enrique Peña Nieto, cuando apareció el video donde el hermano de Andrés Manuel López Obrador recibe también sobres con dinero en efectivo, de manos de un operador del gobierno de Chiapas, David León, que hasta hace unos días era un alto funcionario del gobierno federal.

Por supuesto que la mitad de la sociedad mexicana, que se solazaba con el video y la declaración de Lozoya Austin, entró en shock cuando vio el video donde Pío López —que para muchos era un completo desconocido—, hablaba desenfadadamente de que el dinero que estaba recibiendo en ese momento –un millón de pesos—y otro millón que se estaba pactando, era para apoyar el proyecto de 2018, cuando se llevarían a cabo las elecciones presidenciales.

La nota, entonces, ya no fue Lozoya, ni Odebrecht, ni Calderón, ni Salinas, ni Luis Videgaray, ni los panistas aterrados frente a su propio espejo, sino el mismísimo presidente contra la pared. Todo en cosa de minutos si uno saca cuentas de cuánto dura un video en viralizarse a través de las redes sociales.

Todo el mundo –ya no la mitad, sino todo el mundo– esperaba ahora qué diría el presidente. Y habló del tema al día siguiente en su mañanera desde Zacatecas, sin que se lo preguntaran. Dijo que lo que su hermano estaba recibiendo y que se veía en los videos, eran “aportaciones para el movimiento”. Y que a ellos, a Morena, los ha “financiado el pueblo”. Y que no era la misma. Y que no se comparaban los montos.

Mala defensa desde su púlpito porque los disculpa de antemano. Hay actos evidentes y en todo caso, su hermano y su empleado deben aclarar si se llevaron a cabo dentro de la Ley. Si el dinero recibido fue documentado por Morena e informado al INE, como debe ser de acuerdo a la Ley, lo cual, la verdad, dudo mucho.

Bola y cadena

POCAS VECES HABÍA VISTO AL PRESIDENTE CON la boca seca. Esa mañana en Zacatecas, aunque él mismo tomó la iniciativa de hablar del video donde aparece su hermano, le faltaba hidratación en la boca. No era para menos. En medio del escándalo de Lozoya que él mismo había incitado al pedir que se difundieran todos los videos de actos de corrupción y que se diera a conocer la declaración completa de Lozoya, aparece un misil, pero ahora contra la línea de flotación de su discurso principal y donde se involucra, además, a un miembro de su familia. Por eso el nerviosismo y los yerros al hilvanar su defensa. Decir que no se comparan los montos es revivir el cínico discurso del famoso Layín, cuando reconoció que le había robado a la presidencia municipal de San Blas, pero poquito. Y que lo que se robaba con una mano se lo daba con la otra a los pobres. Que cuadro.

Sentido contrario

EN SINALOA TAMBIÉN DEBEN EXPLICARSE muchas cosas que se hacen con las mismas técnicas que está revelando Emilio Lozoya en su declaración. Cómo se consiguen votos para una nueva Ley o para una reforma, por ejemplo, algo que se ha sospechado y hasta denunciado en la actual legislatura local. O cómo y por qué el gobierno gasta 700 millones de pesos en construir un estadio de futbol cuya explotación queda por diez años en manos de un poderoso empresario como Ricardo Salinas Pliego. ¿Cómo no sospechar que hay algo turbio en eso?

Humo negro

LA TENDENCIA DE LA PANDEMIA, ahora sí, parece que se mueve a la baja, a pesar de que se levantaron muchas restricciones. Ya se ve poca gente sin cubrebocas en las calles y eso, seguramente, está ayudando a combatir la propagación del virus. ¿Por qué no te lo pusiste antes, Hugo López-Gatell?

Columna publicada el 23 de agosto de 2020 en la edición 917 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos