mayo 30, 2020 11:51 pm

Qué come usted: Bimbo Mantechox 

mantechox

La panadería industrial no ha conocido los efectos económicos adversos del Covid-19 como otros sectores, al menos no hasta el primer trimestre de este año pues, según los datos entregados por Bimbo, crecieron en ventas y utilidad a pesar de lo complicado de la temporada no solo para la venta al detalle, sino para la economía en general. 

Con y sin pandemia, la panificadora mexicana ha sido una de las compañías de alimentos que sigue obteniendo réditosNo solo se mantuvo, sino que además creció 7 por ciento en el primer trimestre comparado contra el mismo periodo del año anterior, esto a nivel global. 

En México el crecimiento fue de 6.2 por ciento, y solo estuvo por debajo de la zona Norteamérica (Estados Unidos y Canadá), que presentó un 9.8 por ciento de crecimiento. Ambas zonas, cabe señalar, las principales a nivel mundial en prevalencia de sobrepeso, obesidad y todas sus agravantes 

Las ventas en nuestro país aumentaron principalmente en las categorías de pan, pan dulce, tortillas y galletas, según datos de Forbes. Estas categorías son consideradas como parte importante de la canasta básica, clasificación que apoya la percepción de estas categorías como bases de una alimentación buena o por lo menos decente. 

En sentido contrario, los productos de estas mismas categorías al ser elaborados con harinas refinadas y ser altamente azucarados están estrechamente asociados a problemas de sobrepeso, obesidad, diabetes y enfermedad cardiaca. Entonces, nos encontramos en el dilema de la elección correcta. Pareciera que este tipo de alimentos son básicos porque son accesibles y altamente ofertados por la industria e incluso por el mismo gobierno. 

¿Es de verdad necesario el pan dulce en nuestra dieta? Qué hay de las galletas ¿también? Las bases de alimentación recomendadas oficialmente no necesitan, urgen de segundas opiniones. 

 

Empaque

El color borgoña metalizado muestra en la parte superior al osito Bimbo asomándose por encima del nombre del producto. Al centro se observan un par de mantecadas rellenas, una de ellas con un mordisco por el que se puede ver el relleno de chocolate. La cara frontal la completan los sellos nutrimentales detallados a conveniencia de la compañía ya que publican los aportes de una pieza, pero el empaque contiene tres. 

El total de los aportes del paquete completo sin el truco de las porciones pasa del 14 por ciento mostrado al 42 por ciento en los rubros de grasa saturada y otras grasas, del 13 por ciento en azúcares totales a 39 por ciento y del 6 al 18 por ciento en el apartado de sodio. 

 

Ingredientes

Un total de 33 ingredientes componen esta preparación, 12 del relleno y 21 de la mantecada. En la parte del relleno la base se compone de azúcar, jarabe de maíz, grasa vegetal, cocoa y leche; lo demás son estabilizantes, conservadores y saborizantes. 

El bollo, por su parte, está elaborado principalmente con harina de trigo, huevo, azúcar, aceite y grasa vegetal. También contiene jarabe de maíz, aunque en una cantidad menor que en el relleno. Al igual que en el relleno, la lista se completa con estabilizantes, conservadores y saborizantes con el plus de que se agregan un par de colorantes: rojo 40 y amarillo 5 o tartrazina, este último está asociado hiperactividad y déficit de atención infantil, por lo que la Unión Europea obliga a que sea advertida su presencia con una leyenda clara en cualquier producto que lo contenga. 

 

Pan dulce, recomendación errónea 

Basados en las recomendaciones actuales emitidas por el sector salud en el Plato del Bien Comer, así como en listado de productos de la canasta básicapodríamos asumir que el pan dulce es base de una alimentación sana y completa, pero esto es sumamente debatible. 

Las razones por las que el pan dulce y sus derivados son señalados como promotores de obesidad y otros padecimientos, son cada vez más extensas. 

La razón principal de este señalamiento es su composición. Un pan dulce tradicional está elaborado con harinaazúcar, huevo, grasa (aceite o manteca vegetal)leche, y agentes leudantesprincipalmente; Mantechox  es todo lo anterior más jarabe de maíz al menos 10 aditivos 

El exceso en el consumo de harinas refinadas por sí solo es un problema, ya que son abundantes en almidón dentro de nuestro sistema se fermentan para convertirse en glucosa. Si a eso le agregamos más azúcar, grasas vegetales (baratas e inflamatorias en su mayoría) y leche, que también es vehículo de glucosa, tenemos una pequeña tormenta engordadora frente a nosotros. 

La industria, al añadir jarabe de maíz a la fórmula, la hace más redituable para el productor, pero más dañina para el consumidorya que el consumo de jarabe de maíz está asociado con el sobrepeso y el desarrollo de hígado graso, por lo que debe ser descartado como opción si su salud está comprometida o si está vigilando su peso. 

Un buen pan dulce tradicional, artesanalde producción local con un café negro, emparedando los placeres de una hamburguesa o como base crujiente de una buena pizza es un placer culposo que puede suceder, pero no, nunca, ser considerado como un hábito de consumo diario, mucho menos si se trata de pan industrializado. 

Artículo publicado el 17 de mayo de 2020 en la edición 903 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 904
24 de mayo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral