sábado, octubre 16, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Nesquik leche sabor chocolate

nesquik

No es casualidad que la industria haya estado reformulando sus recetas en los últimos años. Las tendencias de consumo en grupos específicos de mercado apuntan a compras más responsables, sanas e informadas y allí es donde los productores quieren estar.

Ya no son pocos los casos en los que se sustituye el azúcar añadida en productos ultra procesados por edulcorantes no calóricos, como estevia, aspartame, sucralosa y acesulfame.

¿Faramalla comercial o buenas intenciones? Ni idea. Lo cierto es que, para la industria, lo más importante es abarcar mercado, más aún si esa parte desatendida del mercado puede potenciar un desprestigio de su producto.

Es importante atender al nicho de compradores curiosos, pues actualmente son voz activa de experiencias, malas o buenas, en términos de consumo. Un cliente que lee etiquetas puede ser un detractor si no le agrada lo que ve en la lista de ingredientes.

En tiempos de redes sociales, la divulgación descontrolada de un mensaje negativo puede significar pérdida de ventas.

Si estos mensajes negativos se replican en redes sociales y en campo, es posible se genere una cadena de opiniones que podrían afectar el negocio a largo plazo.

Nestlé, que elabora productos para cualquier rango de edad, ahora anuncia este producto “para adolescentes”, con una reformulación que afirma es reducida en grasas y azúcares. La intención es clara: vámonos adaptando al mercado.

 

Envase

La botella es un Tetra Brik prisma para 330 mililitros de líquido. El diseño es amarillo con vivos en color chocolate, colores clásicos que sobrevivieron al rebranding que tuvo la marca hace unos años.

El conejo “Quicky”, mascota de la marca, aparece en ambas caras del envase luciendo una camiseta juvenil y una mochila, ambas en color azul, dándole el aspecto de un estudiante adolescente.

El texto llamativo del producto es bilingüe en un par de puntos. Los mensajes de “para adolescentes” y “reducido en azúcar” están presentados también en inglés en la contracara del envase. Toda la información nutrimental y complementaria es en español.

 

Contenido

La bebida está compuesta por 14 ingredientes, siendo leche parcialmente descremada la base principal. Le sigue azúcar como el segundo ingrediente en mayor proporción. La lista la completan estabilizantes, saborizantes, edulcorantes y vitaminas adicionadas, entre otros.

Los botones nutrimentales muestran que, a pesar de la propaganda, no es un producto ligero. El total de grasa saturada representa el 12 por ciento del máximo tolerable para un adulto sano, este porcentaje es un poco mayor si el producto es consumido por una persona en temprana adolescencia.

En cuanto a los azúcares, contiene un total del 26 por ciento, esto en mezcla de lactosa y azúcar añadida. Ya traducidos a gramos, el total del azúcar natural de la leche sería de casi 24 gramos, así como poco más de 8 gramos de azúcar añadida.

El dulzor extra proviene de sucralosa (la base de Splenda) y acesulfame (el edulcorante de Coca-Light).

El contenido calórico y de azúcares de este envase puede considerarse como de escala media. Su consumo debe ser responsable y no considerarse como sustituto de desayunos o cenas.

Según información del envase, este producto tampoco debe usarse como sustituto de leche materna, ni como alimento para menores de 12 meses.

 

Lo FAT en modo FIT, trampas publicitarias

La mercadotecnia no conoce límites. Tan solo con una pequeña navegada por la página de Nesquik podemos notar el esfuerzo por presentar a este producto como un básico de alimentación.

Positivismo y energía para afrontar los retos, son la base del mensaje que está dirigido a niños, jóvenes y adultos.
En medio de esta propaganda nos revelan una nueva sugerencia de uso para la bebida: recuperadora post deporte. Así es, no es broma, aunque sí una trampa de mercado.

En sus estudios, comparada con la bebida hidratante líder en Estados Unidos, Nesquik tiene más proteína (eso es obvio porque su base es leche y no agua), más carbohidratos (como si eso fuera necesariamente bueno) y más calcio (mismo tema, leche y no agua como base).

Así que, no les sorprenda que con el reciente descubrimiento veamos a los atletas en Tokio 2020 empinarse un Nesquik después de una competición, en lugar de agua o alguna bebida deportiva. Nótese el sarcasmo.

Artículo publicado el 13 de octubre de 2019 en la edición 872 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 976
10 de octubre del 2021
GALERÍA
Estragos por el paso del huracán 'Pamela' en Mazatlán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.