lunes, diciembre 6, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Señuelo

carton malayerba-señuelo1

Ring. El teléfono de la central de policía, ce cuatro. A sus órdenes, cuál es su emergencia. Del otro lado se escuchó la voz de una mujer moqueando. Gritó y sollozó. Les dijo que se estaba quemando un carro, por la carretera, al norte de la ciudad. Que fueran rápido y también los bomberos y la Cruz Roja. Nos atacaron, oiga. Nos dispararon. Mi esposo está dentro. Apúrense por favor.

Lea: Malayerba: Punteando https://bit.ly/2zcubw6

El oficial le dijo que se tranquilizara. Le pidió los datos, pero solo alcanzó a anotar la ubicación porque la mujer colgó intempestivamente. Tomó el aparato y lanzó un eseoese: a todas las unidades, emergencia. Con claves, avisó del ataque y el peligro que corrían las personas que estaban en el lugar. Luego tomó el teléfono y llamó a los bomberos y a los socorristas.

Él mismo se sintió alterado. La voz de esa desconocida seguía sonando dentro de sus cartílagos. El llanto, la desesperación en esas palabras amontonadas y convincentes. Pensó ojalá que las patrullas lleguen a tiempo, que rescaten a los heridos, que no muera nadie. Apuró a los bomberos. Ya iban en camino dos camiones-bomba y el cuerpo de rescate. Miró el reloj. Tres aeme. La madrugada caía sobre los capacetes de los carros y la brisa marina adelantaba un invierno que entraba y salía, pero no se animaba a llegar.

El silencio del naciente día se rompió con el ulular de patrullas. Al sonido de sirenas de la policía se sumó el de los bomberos, con un uuu más prolongado y seco, y luego el de una ambulancia. A esa hora cualquier sonido rompe la solemnidad de sábana negra del oscuro amanecer. Sonidos y luces. Luces y sonidos. El paso de unos por las calles otrora silentes despertó a varios. Los agentes llegaron primero e intentaron abrir el automóvil que se quemaba y cuyas llamas se extendían para alcanzarlo todo. Dentro, en el asiento del conductor, una silueta inmóvil.

Los bomberos llegaron y parecían traer el tiro arriba: sus mangueras empezaron a lanzar agua casi en cuanto bajaron de los camiones. Apagaron rápido el fuego y para entonces ya estaban los socorristas esperando el momento de auxiliar al o los heridos. No había nadie más en el lugar. Ni siquiera los mirones asomándose a lo lejos. Cuando por fin apagaron y abrieron el carro, tomaron el cuerpo duro y arrugado. Y abajo, en el piso, con las luces de los vehículos, se dieron cuenta que era un maniquí.

A siete kilómetros de ahí, un comando de sicarios avanzaba entre las casas de un fraccionamiento. Con fusiles calibre cincuenta, antiblindaje, y siente punto sesenta y dos, quebraron, perforaron, rasgaron todo, incluso a un niño de dos años, un hermano y su padre.

Los vecinos llamaron y llamaron al cero sesenta y seis. Sí respondieron, pero nadie acudió.

Columna publicada el 25 de agosto de 2019 en la edición 865 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Barbados se convierte en República y se despide del mandato de Isabel ii
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.