Ante el TLCAN, exigen dejar fuera el cine, los audiovisuales y el Internet

 

 

La comunidad cinematográfica solicita al equipo renegociador del Tratado del Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) –encabezado por el secretario de Economía (SE), Ildelfonso Guajardo– que “reconsidere la importancia de las industrias culturales, cinematográfica y audiovisuales de México para que sean excluidos de dicho convenio mercantil”.

 

En general los creadores del cine abogan para que se quiten todas las industrias culturales, como en su momento (1994) lo hizo Canadá, el tercer socio del Tratado.

 

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) —de la cual Estados Unidos anunció su retiro el 12 de octubre por su “sesgo antiisraelí”—, las industrias culturales “son aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial”.

 

Ese mismo 12 de octubre, la administración estadunidense puso nuevas condiciones a México y Canadá en la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN que, para los especialistas, colocaba a éste en peligro.

 

Los demás miembros importantes del equipo negociador mexicano son Juan Carlos Bakere, de la Subsecretaría de Comercio Exterior de la SE; Kenneth Smith Ramos, quien funge como Jefe Negociador Técnico, y Salvador Behar Lavalle, Jefe Negociador Adjunto.

 

Daniel Giménez Cacho, actor y director de cine, expresa que esos representantes “no son sensibles a lo que estamos pidiendo porque ven a la cultura como una simple mercancía”.

 

La comunidad del séptimo arte se unió. Se organizaron foros por La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, El Grito Más Fuerte (un colectivo ciudadano conformado por personas del arte y la cultura en México), la Asociación Mexicana de Productores Independientes (que aglutina a 35 de las empresas productoras más representativas del país), el Grupo de Reflexión de Economía y Cultura, y el Seminario Universitario de Gobernabilidad y Fiscalización de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Todos coinciden en que se deben considerar excepcionales a las industrias culturales, en especial el cine, el audiovisual, y hasta el internet; asimismo, las redes sociales y las Over The Top (OTT), que son las plataformas que transmiten información (sobresalen los contenidos audiovisuales) como Netflix y Skype; también dispositivos electrónicos conectados a la web, como las computadoras, celulares inteligentes, tabletas y Smart TVs. (Texto editado).

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.