martes, junio 28, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Punto de nostalgia: Violencia y literatura 

la guerra 2

 

                                                       En homenaje a Rubén Espinosa

“El instinto malo es en el hombre más poderoso que el bueno… el temor y la fuerza, tienen mayor imperio sobre la razón”.  Maurice Yoly, filósofo francés 1829-1878.

 

La teoría se establece desde el inicio de la humanidad. La biblia refiere que Caín mató a su hermano Abel. Lo hizo con una quijada de burro, sin duda un asesinato brutal, tal vez empujado por la psiquis que le produjo algún hongo maligno que comió. Ahora matan con cuerno de chivo, sin duda, muchos van alucinados por causa de los polvos malditos. El caso es que desde tiempos primarios, la historia del mundo se ha escrito con tinta de sangre. Al citar esto, se impone aludir los años que simbolizan la violencia en México: 1810, 1910 y 2010.

  1. La figura de un cañón, como aquel que describe Jorge Ibargüengoitia (1928-1983) en su novela Los pasos de López, sería el símbolo de aquella etapa violenta; por cierto, don Jorge, en esa breve novela hace una sátira del inicio de la guerra de Independencia, de la conspiración comandada por doña Josefa Ortiz de Domínguez que desemboca con el famoso grito de don Miguel Hidalgo y Costilla.

Una de las obras emanadas de los eventos posteriores, pero que refieren significativamente los resultados de aquel movimiento independentista, es la obra magistral de don Fernando del Paso: Las noticias del imperio; en ella refiere importantes pasajes actuados por personajes tan determinantes como don Benito Juárez, Maximiliano de Habsburgo y doña Carlota Amalia;  imprime la ironía dejando implícito el drama que los envolvió. Otro personaje importante, y no menos interesante, por lo que representó en el México violento de aquellos años, fue don Juan López de Santa Ana. El Seductor de la patria es la novela en la que Enrique Serna logra una descripción en la que desvela a un General marrullero, corrupto, voluptuoso y egocéntrico.

  1. La literatura emanada de este importante pasaje de nuestra historia, alguien diría “eje intermedio de nuestro desarrollo”, provocó narrativas que abarcó todos los géneros de la literatura; empezando por los cuentos orales, historias pueblerinas que llegaron a convertirse en leyendas, corridos, ensayos y biografías, como es el caso del General Francisco Villa, el más referido mundialmente con 79 biografías, después de Napoleón Bonaparte que lleva 156. En cuanto a novelas, las más leídas, aunque tal vez no las más relevantes: Los de debajo de Mariano Azuela (1873-1952), La sombra del caudillo, de Martín Luis Guzmán (1887-1977), que atrapa el tentáculo del poder unívoco impuesto por la llamada Dictadura perfecta, definida así por Mario Vargas Llosa, debido a la larga etapa impuesta por el PRI en el poder federal. Carlos Fuentes (1928-2012), inspirado en reminiscencias de la Revolución Mexicana, nos entregó su legendaria novela La muerte de Artemio Cruz; es la historia de un viejo revolucionario que en su lecho de muerte narra, con amargura y enojo, los desvíos y abusos que, según él, profanan aquel movimiento.
  2. Este año explota en el país con la metralla AK-47 —el famoso cuerno de chivo— la llamada “guerra del narco”, estúpida, como todas la guerras. Dicen los que saben, que el señor presidente Felipe Calderón Hinojosa se equivocó al no estimar que debió, antes de iniciar las acciones contra los cárteles de la droga, realizar primero una labor de inteligencia que le permitiera hacer una purga, para sacar al enemigo que desde sexenios atrás estaba incrustado en las filas del poder impuesto por algunos Gobernadores, Senadores, Diputados, Jueces, Magistrados, agentes ministeriales; algunos mandos militares y policías de todos niveles en contubernio con los narcotraficantes. En suma: la mafia bien organizada.

La literatura más incisiva es la que aparece todos los días en los periódicos. En ellos se está narrando día a día, lo que está ocurriendo en todo el país; hemos de incluir a los medios electrónicos: radio, televisión y redes sociales. Todos los géneros literarios han abordado el tema hasta el hartazgo, y es el de la música el que más relevancia le ha dado, puesto que han logrado cambios imponiendo un estilo, que a veces raya en lo soez, léxico cuya caja de pandora se expande en el pópulo.

La primera novela que surgió, obvio, en Sinaloa, fue El diario de un narcotraficante (1965) firmada con el seudónimo de Nacaveba, gobernador Mayo del siglo XVII. Su autor, Francisco Serrano, periodista en El Sol de Sinaloa, escribió la historia en primera persona, seña que ampara el impacto de su novela.

La novela inconclusa de Bernardino Casablanca, de Cesar López Cuadras (1951-2013), es reseñada en la Universidad de Colima en 1994. En 1996 aparece Tierra blanca. Elmer Mendoza, en 1999 nos entrega Un asesino solitario.

Luis Astorga Almanza, culiacanense, sociólogo investigador de tiempo completo en la UNAM, ha escrito importantes libros de investigación reconocidos a nivel mundial como Mitología del narcotraficante en México (1995), Drogas sin fronteras (2003) y El siglo de las drogas (2005).

Gran cantidad de híbridos entre ficción y realidad, interesantes por su contenido y estilo, como la entrevista realizada al Mayo Zambada por el maestro Julio Scherer García (1926-2015), publicada en la revista Proceso el 4 de abril 2010. El periodista Javier Valdez Cárdenas sorprende con una obra singular: Miss narco (2009), que desvela la incursión de las mujeres en el narcotráfico, y nos impresiona en 2014 con Una granada en la boca, su penúltima entrega.

Resulta apabullante la producción literaria sobre esta guerra que aún no termina, y seguirá, junto con su madre la violencia hasta el fin de los tiempos; porque como dijera Jorge Aragón en su novela Aunque nos maten (2004), los escritores, periodistas, poetas y millones de seres en el mundo que estamos a favor de la paz y la justicia, seguiremos manifestando nuestro repudio a los malos gobernantes y delincuentes, responsables de las 103 muertes de periodistas registradas desde el año 2000 a la fecha; causantes también de la caótica situación de barbarie e impunidad en que tienen sometido a los mexicanos.

leonidasalfarobedolla.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1013
26 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
gamo publicidad
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.