julio 25, 2021 4:08 AM

Siempre estoy bajo sospecha: Armando Villarreal

ARMANDO VILLARREAL. La tentación de administrar dinero ajeno.
ARMANDO VILLARREAL. La tentación de administrar dinero ajeno.

El titular de la Secretaría de Administración y Finanzas del Gobierno estatal, Armando Villarreal, aseguró que estos cuatro años al frente del dinero del gobierno estatal no han sido un día de campo: todos los días hay dificultades. Pero reconoce que lo han criticado por no gastar y controlar los recursos públicos, al grado de casi asfixiar la operación del gobierno, y también porque hay quienes desean estar en su puesto.

 

“Las finanzas del estado son muy similares a las finanzas del hogar, solo que con más ceros. Cuesta trabajar, sacar adelante los compromisos, y dependemos en un 94 por ciento de las participaciones federales para enfrentarlos, porque Sinaloa es uno de los estados que menos impuestos y derechos cobra a sus habitantes comparado con otras entidades, y eso hace que dependa altamente de sus participaciones federales”, afirmó, tesorero del gobierno estatal.

 

Cualquier trastorno en el ámbito federal, agregó, sacude las finanzas estatales, las cuales han sido perjudicadas por la deuda heredada por el gobierno anterior, la caída de las participaciones federales y las heladas que arrasaron la agricultura sinaloense en el 2011.

 

Dijo que en el 2013 dejaron de recibirse cerca de mil millones de pesos, debido a la caída en las participaciones federales. Aseguró que lograron sanear las finanzas y controlar el gasto, pero si siguen ajustando el presupuesto, el gobierno de Mario López Valdez quedará paralizado.

“Ya tenemos la inercia de administrar, de reducción de gastos, y ya estamos en un nivel de reducción, y si seguimos corremos el riesgo de estrangular la operación del gobierno y a nadie le conviene que el gobierno se pare”.

 

Decía hace un momento que estamos frente a una oportunidad de crecer.

No podemos esperar que la economía mejore si el gobierno y los empresarios seguimos haciendo las mismas cosas que hemos venido haciendo por años. Afortunadamente el gobierno ha trabajado para generar las condiciones adecuadas para que el inversionista se anime a invertir. Hay un clima de seguridad relativamente aceptable, tenemos el gas natural que ya casi llega a Mazatlán, lo que va a dar oportunidad de industrializar el estado y de agregarle valor a la mano de obra sinaloense.

 

“Esto va a poner a Sinaloa en escenario muy diferente en cuanto al Producto Interno Bruto, su economía y sueldos, y por lo tanto en cuanto a aumentar las participaciones federales. Hay oportunidad de mejorar el turismo a través de la conectividad que ofrece la carretera Mazatlán—Durango, que además llega al este de Estados Unidos.

 

“También está hacer un centro logístico en Mazatlán para conectar Estados Unidos, el este de ese país, con Asia, siendo el eje del movimiento de esas mercancías Mazatlán ¿Qué sería Sinaloa en la época de los 60 sin las presas, sin la red hidráulica? eso mismo vamos a estar diciendo dentro de unos años ¿qué sería Sinaloa sin el gas natural? Lo mejor está por venir, el despegue económico, y esto sirve para convocar a los empresarios a que estén atentos, con la mente y la cartera abierta para invertir y asociarse con inversionistas.

 

“Ellos tienen que salir de ese confort en que están algunos, producto de las circunstancias económicas, ¿de qué sirve que los empresarios sean agresivos si la economía no da para más?, por eso el empresario se repliega, cómodamente, pero hoy Sinaloa tiene las condiciones dadas para que ese empresariado despierte, invierta y genere progreso para el estado”.

 

¿Es como decir que para un mejor ciclo de la economía sinaloense falta empresariado?

—El empresariado ahí está, pero replegado, en cierto confort. Pero hoy, quien se quede en ese confort se va a quedar rezagado y verá pasar las grandes oportunidades que se antoja vienen para la entidad.

 

—Pareciera que no se mueve la economía, que estamos semiestancados.

—El 20 por ciento de los impuestos que se cobran en el país se colocan en una bolsa participable para los estados y Hacienda coloca ahí lo que cobra. El 80 por ciento lo maneja la federación, aunque termina llegando a Sinaloa a través de obra pública y dependencias federales. Ese 20 por ciento que se reparte depende del Producto Interno Bruto de cada estado, el número de habitantes y la capacidad de generar ingresos propios, por ejemplo a través de los impuestos, y los excedentes del precio del petróleo.

 

Desafortunadamente Sinaloa tiene muchos años que no crece en número de habitantes ni en su Producto Interno Bruto… de hecho crece muy, muy despacito. Pareciera que Sinaloa está condenado por el presente a estar recibiendo los mismos recursos cada año, sin un incremento significativo, porque no crecemos en estos rubros que ya comenté.

 

“De tal manera que la posibilidad de que este factor se vea incrementado es a través de la inversión, de nuevas empresas y empleos, como sucedió en los 60, cuando la red hidráulica trajo gente de muchas partes del país a vivir al estado. A eso me refiero con la industrialización”.

 

—En este semiestancamiento ¿qué responsabilidad tiene el gobierno estatal?

—La responsabilidad que puedes tener es que no estaban dadas las condiciones para que Sinaloa tuviera una oferta positiva ante los inversionistas del mundo y sinaloenses, por el tema de la inseguridad, que sigue siendo un tema serio pero no como hace cuatro o cinco años. Por los esfuerzos que hacían las autoridades, con las mismas hectáreas de riego, las mismas presas, resultaba trabajoso generar más progreso, y ahora con el gas natural es otro el escenario para un despegue económico importante.

“Pero ahora la carretera Mazatlán—Durango y obras como la presa Santa María colocan al estado en otra posición, dan otro potencial… creo que son tiempos de oportunidades, aunque no condeno ni crucifico a ninguno de los gobernadores, porque cada uno puso su granito de arena.

 

—Usted y el gobernador dijeron mucho que estaban recibiendo recursos extraordinarios, pero esto no se ve en la calle ni en la obra, y para muchos ciudadanos ustedes son los malos de la película porque dicen que tienen recursos pero no hay una eficiente administración, hay recursos pero no se notan, o hay discrecionalidad o deshonestidad.

 

—Cada noviembre de cada año hacemos un trabajo muy intenso para aumentar el presupuesto de egresos, a través de los diputados federales, el gobernador, integrantes del gabinete. Es un equipo que hemos conformado, muy sólido, y hemos tenido la capacidad de incrementar nuestro presupuesto a través de una gestión exitosa con los diputados, que se le han rifado por Sinaloa.

 

“Hemos hecho mucho y ya llevamos el doble de obra pública que lo que se ha hecho en la administración pasada. Lo digo solo como referencia, sin mala onda. Entonces hemos sido muy buenos para colocar presupuesto para obra pública y conseguir recursos adicionales para esta obra. Cada año, 2 mil o 2 mil 500 millones de pesos adicionales a lo que no sale en el PEF para obra pública. Hay obra muy importante a la que tal vez a lo mejor no hemos sabido cacarear, persuadir a la población.

 

“En Culiacán están los puentes deprimidos, el puente blanco que recientemente se abrió, el multimodal, el parque temático, que es una obra espectacular, que creo que será la obra más importante de esta administración en Culiacán. Un teatro en Los Mochis, un museo interactivo, el centro de usos múltiples, Mazatlán con centro de usos múltiples, las avenidas Pacífico y López Sáenz. La inversión para una mejor policía, su equipamiento y salarios, que genera confianza y eleva el nivel de los agentes en beneficio de la ciudadanía, pero también en deportes, cultura, desarrollo humano.

 

“El problema es que para tener finanzas sanas o dar una respuesta más rápida a las expectativas financieras del estado es necesario conseguir recursos adicionales para saneamiento financiero y Hacienda (Secretaría de Hacienda y Crédito Público) no te lo pone. Lo pone para obra pública específica. Y hemos batallado por la helada, por la deuda que nos heredaron, por el déficit educativo que nos genera un déficit de mil millones de pesos anuales, pues le pega al saneamiento financiero del estado”.

 

—Pero a pesar de este panorama, a la secretaría que usted dirige se le atributen muchos males de la economía y de la obra pública.

—Uno de los principales males que se achacó fue que era un gobierno que no gastaba, y no gastaba porque ahorramos, porque a los proveedores no se les compraba lo que antes se les compraba porque se puso orden. Ahora dicen ‘este gobierno no gasta, no genera flujo’, por eso, porque no andamos inventando en qué gastar de más. Pero eso es orden, cultura del gasto y del ahorro. Hemos controlado mucho y si lo contralamos más podemos estrangular la operación del gobierno.

 

“También no deja de influir la política. Al principio se hace cierta campaña en contra de la secretaría, que no estaba preparado ni para administrar recursos. Pero nadie nace sabiendo y hay capacidad de aprender rápido. Y como se lo dije al gobierno, no hay manera de no aprender cuando estamos 12 horas en la oficina, concentrados. Y si el secretario de Finanzas no está en casa, está en la oficina o consiguiendo recursos en México. Es una combinación de la percepción, del tema político.

 

“El puesto de la SAF está en permanente sospecha. Aquí viene a dar todo: lo bueno y lo malo pasa por este escritorio. Tal vez nos ha faltado dar a conocer lo que hacemos y cómo lo hacemos. No ando en reuniones, en la calle, en restaurantes. No se me ve con facilidad, pero tal vez hace falta salir y platicar de lo que estamos haciendo”.

 

—De hecho, se le ubica como un secretario que está aprovechando el puesto para los negocios, en esta acusación de voracidad y de privilegiar los negocios que se le ha señalado al gobierno de Malova.

—Es lo que te digo, en este puesto siempre se está bajo sospecha, permanentemente. Me decía una de mis familiares cuando recién entramos, y había un presupuesto de 40 mil millones de pesos —de un total de 60 mil millones— ¿no es una tentación? Yo dije ‘todos los días’. Y esto es como el alcohólico: solo por hoy y solo por hoy. Entonces en este puesto estamos en la permanente sospecha. Pero de ahí a que puedan decir que ‘está en este negocio’, ‘que le dan comisión’, ‘que favorece a fulano’, ni puede haber alguien que me lo diga.

 

Villarreal contó que su madre le enseñó que el dinero ajeno se cuida más que el propio, y “eso lo tengo aquí, entre las dos sienes. Y claro que nos pega estar en la sospecha permanente, pero con la conciencia tranquila, como le digo al gobernador ‘no hay hasta ahora una nota periodística que a mí me quite la paz y me diga ya me cacharon, ya me sorprendieron’. No. Hay que saber lidiar con eso, saberlo manejar.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.