mayo 13, 2021 6:21 AM

Chapulines, candidatos independientes y coaliciones

elecciones

Carlos Imaz, el dirigente estatal del partido Movimiento Ciudadano, recientemente dio un dato revelador sobre el número de los aspirantes a los ocho distritos electorales federales en juego el primer domingo del mes de junio.

Señaló que de acuerdo a su información, serían 129 cargos electos y por designación, los que estarían buscando como “chapulines” estas posiciones políticas.

Más, todavía, habría que agregar aquellos que, sin estar en esa condición, buscarían esos mismos cargos de representación política, como es el caso de los políticos desempleados, del aparato y los candidatos independientes.

Y es que, mire, en estas elecciones participan por primera vez en la historia política del país once partidos. Esto significa que cada uno de ellos deberá postular dieciséis candidatos entre propietarios y suplentes sumando 176 candidatos, más los independientes que si se aprueban todos, son ocho por cinco distritos, es decir, 16 candidatos más.
Tendríamos 192 aspirantes con registro, para 16 posiciones entre propietarios y suplentes.

Aquí lo interesante es cómo se posicionan los partidos frente a tres temas: El de las candidaturas independientes, los “chapulines” y las coaliciones.

Sobre el primero, solo el PAN y MORENA se pronunciaron, hasta ahora, en contra de los aspirantes que apoya el PAS por considerar que el espíritu de ley no está destinado a quien tiene vínculos partidarios. Así sea un partido local.

Está por verse, sin embargo, qué resuelve la autoridad jurisdiccional cuando siendo oficialmente candidatos, sean impugnados algunos de ellos por militancia en el PAS.

En cuanto a los “chapulines”, esa especie de políticos que brinca sin rubor alguno de cargo en cargo, al PRI hay que reconocérselo fue el único que se pronunció en contra y no sólo eso, puso dos candados para la selección de candidatos. Uno, que para los candidatos a los distritos 1, 4, 7 y 8 será mediante el Comité de Postulación y los otros cuatro: 2,3 5 y 8, por Convención de delegados.

Si, así es, no la tienen fácil, especialmente los priistas malovistas incluso, como ya vimos, con el más cuestionado: Marcial Liparoli, quien ha decidido no participar en la selección interna.

Ya se las están cobrando, pero no hay que adelantar vísperas en una derrota total de los malovistas. Está la lista de Representación Proporcional, aunque difícil, podría colarse alguno o aparecer como candidatos de la eventual coalición PAN-PRD. Pero eso sería el total descaro político. Y además, a quién le importa eso.

El PAN, que en otros momentos se ha pronunciado en contra de esta distorsión de nuestro sistema de representación —incluso, si no me falla la memoria, ha presentado iniciativas para impedir la llegada de “chapulines” a estos órganos—, hoy ha dado luz verde para que se presenten sus militantes si así lo quieren y el caso más visible es el del diputado local Martín Pérez, quien fungiendo como presidente de la Mesa directiva del Congreso del Estado, ha decidido “con sus amigos” ir a buscar la nominación en el octavo distrito electoral; la buscará otra aspirante, Oralia Rice, quien se desempeñó como titular de Turismo del gobierno de Malova, en una gestión que dejó más negativos que positivos y tuvo que abandonar el cargo. No veo cómo pueda ganar la interna y luego la constitucional.

El resto de partidos sin posibilidades en ese terreno, simplemente se mantienen callados o hacen público un poco de decoro, pronunciándose como lo hace el diputado Carlos Imaz, yéndose con todo contra los “chapulines”.

Por último, en el caso de las coaliciones, es probable que el PRI concrete una con el Verde y quizá con el Panal. Donde se ha complicado es en el PAN y el PRD, luego de la renuncia de Cuauhtémoc Cárdenas, que entre otros argumentos cuestionó la alianza con la derecha. Pero en Sonora pasó.

Y más todavía, luego del caso de Iguala, que lo ha puesto en una difícil situación, y sabe que no sólo muchos de sus cuadros se están yendo a MORENA y es probable que lo mismo suceda con los votos de los hasta ahora enclaves amarillos.

El caso más grave es la intención de voto que existe a favor de MORENA en el DF, que podría arrebatarle la mayoría legislativa y las delegaciones políticas. Esto en caso de suceder sería una catástrofe para este partido. Sin el DF, el PRD es prácticamente nada.

Solo, por último, como toda elección intermedia, ronda el fantasma del abstencionismo, que en 2009 alcanzó en el estado prácticamente el 60 por ciento, y ahora la situación esperemos que no empeore por el factor Ayotzinapa, que podría en los próximos meses reforzar las campañas anti voto que hoy se están organizando en el estado de Guerrero y alcanzar sobre todo al electorado joven.

En suma, estaremos ante elecciones previsibles y también en algún sentido, inéditas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.