junio 14, 2021 5:41 PM

Agricultores colapsan Culiacán al reclamar pago justo de cosechas

PRESIÓN. Aeropuerto colapsado.
PRESIÓN. Aeropuerto colapsado.

Les gritaron maiceados, vendidos, mentirosos. Interrumpieron sus discursos, apagaron sus palabras con rechiflas y bullas. Dieron media vuelta, tomaron sus propias decisiones y los abandonaron.
El desespero y enojo de los campesinos sinaloenses explotó frente a sus líderes, quienes por más esfuerzos para contenerlos no pudieron detener la manifestación de hartazgo que colapsó durante horas el acceso al Aeropuerto Internacional y uno de los accesos carreteros a la capital del Estado.
Las conclusiones de la reunión que el pasado martes 23 de junio sostuvieron el gobernador Mario López Valdez; el subsecretario de Agricultura de la Sagarpa Jesús Alberto Aguilar Padilla; el director de Aserca Baltazar Hinojosa Ochoa y los dirigentes agrícolas de todo el Estado, no sólo fueron rechazadas por los campesinos sino que provocaron la furia de los productores contra sus propios líderes.
“Estas gentes ya nos tienen bien agarrados de allá abajo, ya estuvo bueno de darle consideraciones a ese gobernador, ya le dimos muchas oportunidades”, exclamaba un campesino, mientras cientos lo secundaban con gritos, momentos antes de trasladar su protesta del Palacio de Gobierno hacia el Aeropuerto de Culiacán.
Negociación fallida. Rechifla para los líderes.
Negociación fallida. Rechifla para los líderes.

Coraje encendido
Miles de campesinos de Angostura, Guasave, Elota, Navolato, Culiacán y Rosario arribaron al Palacio de Gobierno la mañana del martes para exigir un precio justo al maíz, sorgo, trigo y el pago atrasado del frijol.
Primero fueron tímidos, obedientes a la instrucción de permanecer afuera de Palacio, sobre la avenida Insurgentes, con sus tractores bloqueando la circulación vehicular.
En el tercer piso, la reunión se realizaría a puerta cerrada, sin acceso a medios de comunicación y sólo con la presencia de los líderes campesinos.
La ausencia del Secretario de Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez, calaba a los hombres de campo, su desplante se comentaba entre diferentes grupos y el enojo crecía conforme pasaban las horas.
Con los fuertes rayos del sol “calentándoles” la cabeza, los campesinos no aguantaron más y rompieron la primera regla.
Entraron al patio del Palacio para protegerse del sol pero se encontraron con puertas cerradas y guardias de seguridad defendiendo los accesos.
En medio de la confusión, una mujer intentó ingresar al edificio de gobierno pero un guardia se lo impidió y entre empujones y jaloneos, la mujer cayó hasta el suelo.
El incidente ofendió a los campesinos, quienes enfurecidos decidieron poner todo su empeño en entrar a la fuerza a un edificio que era tan suyo como de los que lo gobiernan.
Empujaron una de las puertas, la jalaron hacia adentro y hacia fuera hasta que lograron vencer los cerrojos pero al abrirse, un policía estatal los recibió con un perro entrenado que los frenó con sus ladridos y colmillos relucientes, listo para atacar al primero que diera un paso.
Guardias y campesinos se hicieron de palabras, cientos exigían entrar y sólo dos guardias, un policía y perro se los impedían, el ambiente se tensaba cada vez más mientras los trabajadores de gobierno salían de sus oficinas para observar el enfrentamiento.
Finalmente, los guardias cedieron ante la ola de campesinos que entraron corrieron al edificio, sólo por el placer de entrar.
Disperos, sin saber qué seguía, algunos hombres se organizaron y subieron corriendo las escaleras hasta el tercer piso, decididos ahora a meterse a la reunión privada.
De nuevo, se toparon con otra barrera, la puerta de la oficina del gobernador ya estaba custodiada, cinco policías estatales resguardaban el acceso.
De inmediato, los líderes agrícolas, Alejandro Cervantes Sotelo y Serapio Vargas, salieron de la reunión para calmar la protesta que comenzaba a salirse de control.
Los hombres de afuera exigían escuchar las propuestas que adentro se discutían, bajo el argumento de cerciorarse que sus líderes no les mintieran sobre lo acordado.
Tras varios minutos de discusión, diez campesinos representantes de diferentes municipios lograron colarse a la reunión privada y la manifestación volvió a la calma.
Durante cuatro horas, los campesinos se apoderaron del Palacio, tomaron sus pasillos, las escaleras, los jardines y hasta las recepciones de algunas oficinas donde aprovechaban el aire acondicionado.
En punto de las 14:00 horas, con el calor empapando las ropas de los manifestantes, Germán Escobar Manjarrez, presidente de la Liga de Comunidades Agrarias de Sinaloa, tomó un micrófono y se dirigió ante los miles de productores que esperaban su anuncio.
SIN ACCESO. Agricultores en Palacio.
SIN ACCESO. Agricultores en Palacio.

No hubo novedades, para la respuesta anhelada había que esperar una semana más.
La primera propuesta presentada por el gobierno federal consistía en pagar los 350 pesos para completar el precio de tres mil 850 pesos por tonelada de maíz, pero sólo hasta 18 hectáreas por productor, lo que incluiría sólo a 12 mil productores de un total de 17 mil campesinos.
La otra propuesta era pagar 200 pesos más por tonelada y ampliar la capacidad de pago hasta 15 mil productores.
Escobar Manjarrez aseguró que ambas propuestas fueron rechazadas en consenso de todos los dirigentes agrícolas.
“Consensamos y no estuvimos de acuerdo en aceptar esas propuestas. Planteamos que se buscaran recursos adicionales para llegar a los tres mil 850 pesos parejos para todos, nos pidió el director de Aserca una oportunidad para el próximo miércoles, para ver de dónde salían esos recursos”, explicó el líder.
Sin embargo, lo que sí se acordó fue la instalación de mesas de trabajo para cada uno de los productos y problemáticas, una mesa donde se abordará la falta de pago del frijol pignorado, otra mesa para los productores afectados por el tornado de febrero y una mesa para gestionar recursos para los módulos de riego.
“Los invitamos compañeros a no perder el diálogo, no perder la cordura, porque nos reportaron ahorita que estábamos en las negociaciones que habían tumbado las puertas del Palacio y eso es grave”, exhortó Escobar Manjarrez antes de concluir su discurso.
Pero la cordura ya se había perdido, los de abajo les arrebataron el micrófono y acusaron a sus líderes de vendidos.
Germán Escobar alcanzó a titubear algunas palabras antes de que los hombres dieran la vuelta y subieran a sus tractores, los abucheos no lo dejaron terminar, ya nadie escuchó, se dirigían decididos a bloquear el aeropuerto.
ADVERTENCIA: “Ya estuvo bueno de mentiras”.
ADVERTENCIA: “Ya estuvo bueno de mentiras”.

“Es el peor año”
Juan Antonio, Leonel y Edgar, productores de Guasave, Sinaloa de Leyva y Culiacán, coinciden por separado en que el 2014 es el peor año de crisis para el campo sinaloense.
Con deudas que los obligan a vender propiedades o rentar sus parcelas para pagar intereses y una estrepitosa caída en el precio de los granos, los productores agrícolas dicen sentir a un gobierno federal y estatal que sólo se “agazapa como las ardillas”.
Según explicaron, hace dos meses el gobierno federal oficializó el pago de 3 mil 850 pesos por tonelada de maíz, sin embargo, en las bodegas los productores se encontraron con precios de 3 mil 90 pesos o 3 mil 100 pesos por tonelada.
De acuerdo con la información difundida por el gobierno del Estado, Aserca indicó que para lograr el precio de tres mil 500 pesos por tonelada de maíz se han destinado recursos por dos mil 600 millones de pesos, pero para concretar el pago de los tres mil 850 millones de pesos se requeriría un monto adicional de alrededor de mil 260 millones de pesos.
Edgar encendió su tractor y se fue detrás de otras decenas de tractores, a ninguno de los conductores cercanos los conocía, sus compañeros de poblado se le habían adelantado y ya iban al frente de la caravana.
No estaba nervioso pero no podía evitar la incertidumbre sobre qué pasaría al llegar al Aeropuerto.
Tres camionetas de policías estatales, armados, encapuchados y con cascos, lo rebasaron a la altura del primer paso a desnivel del bulevar Zapata.
“La gente de campo no somos dejada”, defendió Edgar al observar a los policías que se dirigían hacia su manifestación.
Los ochocientos pesos de diferencia que se exigen para el precio del maíz es apenas la ganancia que le quedará al productor por tonelada, explicaba Edgar mientras renegaba de una crisis económica que lo orillaba a conducir su tractor por el pavimento, hacia un bloqueo que podría representar un delito federal.
Varios kilómetros antes de llegar al aeropuerto, la caravana de tractores y autobuses con campesinos ya no pudo avanzar.
Con señas, desde tractor a tractor, los manifestantes buscaron una ruta alterna, cruzaron caminos de terrecería, brincaron las vías del tren y atravesaron una pequeña colonia para finalmente llegar a la Calzada Aeropuerto.
Pero a los manifestantes se les había adelantado la policía federal, estatal y municipal. Antes que los campesinos lograran su objetivo, los policías cerraron el único acceso al aeropuerto internacional.
Decididos a continuar la protesta, los tractores se estacionaron sobre la calzada a lo largo de varios kilómetros, en medio de ellos quedaron varados automóviles, traileres, camiones urbanos y foráneos que ya no pudieron continuar su paso.
Así transcurrió una hora y media, sin dirigentes, evidentemente desorganizados pero aún enfurecidos por lo que ellos llamaban una injusticia.
Mario López Valdez arribó al lugar en un helicóptero. Camino a prisa entre los manifestantes hacia una camioneta de redilas donde había un equipo de sonido. Y desde ahí, les suplicó y se comprometió.
“Por favor enfriémonos, seamos inteligentes, no nos cerremos al camino de diálogo que no nos ha negado el gobierno federal hasta este momento. Vengo a hacer un compromiso formal, me vine a pedirles que no me afecten a terceras personas, hay kilómetros de vehículos, de camiones de carga que están parados, no está cerrada la negociación, no están cerradas las puertas del gobierno federal para ayudarlos a ustedes, no están solos en su lucha”, aseguró López Valdez.
Apenas concluyó sus palabras cuando los manifestantes subieron a sus tractores y despejaron de inmediato la vía.
“¿Habremos hecho bien en creerle?”, se preguntaban dos productores.
“Si nos falla, él es el que va a quedar mal”, respondió uno de ellos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.