junio 12, 2021 2:41 PM

La ética criminal según 'Malova'

El gobernador y Jesús Carrasco. El cinismo del poder.
El gobernador y Jesús Carrasco. El cinismo del poder.

Puede decirlo el taxista, la señora de la casa, el que atiende el bar de la esquina, pero no el gobernador. Hacerlo es exponerse públicamente como un incompetente. Me refiero al lamento —auténtico o fingido— de Mario López Valdez, cuando fue cuestionado sobre el ataque que sufrió una familia por la carretera Culiacán-Sanalona la noche del miércoles pasado.
“Eso es precisamente lo doloroso, pero es que antes los delincuentes se suponía que tenían códigos de ética: respetar los lugares públicos, de respetar a las familias, a respetar a los niños, y hoy no tienen ningún respeto por nada”, dijo.
¿De qué códigos habla el gobernador? ¿De qué ética? ¿Respetar los lugares públicos? La calle es un lugar público ¿Y cómo decir que un narcotraficante respeta a las familias cuando mete las drogas hasta sus casas? O, visto desde otro ángulo, podría decirse que el gobernador está de acuerdo que se maten entre sí, pero en lugares alejados de la ciudad, sin mucho ruido… con ética. Tal vez que levanten a sus víctimas silenciosamente, les metan un tiro en la cabeza y las tiren en La Primavera… como se observa desde hace años. O que los dejen por montones arriba de una camioneta a la orilla de alguna carretera de San Ignacio… siempre y cuando sean mayores de edad. Ya encontrará la procuraduría de justicia elementos para decir que alguno de ellos “contaba con antecedentes penales” y con ello cerrar el caso.
En algo tiene razón: los delincuentes no tienen respeto por nada: ni por el Gobierno. Por el contrario, se ríen del Gobierno, lo amenazan, lo atacan, lo humillan… lo corrompen. Y, si es necesario, lo exhiben… lo cual es una falta de respeto.
El mismo día que Malova hizo esta absurda declaración dijo, durante un acto de supervisión de las instalaciones del Centro de Comunicaciones, Control, Cómputo, Comando e Inteligencia C4i (por nombre no queda el elefante), que su Gobierno nunca ha eludido el tema de la seguridad y que en coordinación con los otros niveles administrativos se ha recuperado el control de zonas específicas donde hasta hace cuatro años la delincuencia se paseaba impunemente, y se han atacado los cotos de poder que ostentaban grupos delincuenciales.
¿A cuáles cotos de poder se refiere el gobernador y a cuáles zonas recuperadas? ¿A los del Chapo Isidro en la zona norte, donde están de vuelta las decapitaciones? ¿A Sinaloa municipio, cuya elección pasada estuvo dominada por el narcotráfico al grado de que desmovilizó al candidato de la alianza PAN-PRD, Esteban López Beltrán —su primo hermano, por cierto— bajo amenazas de muerte? ¿O se refiere a los cotos de poder del Cholo Iván en Mocorito y Salvador Alvarado, donde los gavilleros se dan el lujo de atacar al Ejército cada vez que les da la gana? ¿O a los de Dámaso López Núñez en el Valle de San Lorenzo, que controla no solo el crimen organizado, sino sindicaturas completas, módulos de riego, policías y hasta parte del Cabildo a través de familiares? ¿De cuáles cotos de poder habla si el narcotráfico está representado hasta en el Congreso estatal y controla la mayoría de las policías municipales y las del estado?
La inseguridad sigue siendo, ahora y aquí, la preocupación más importante de los sinaloenses, igual que hace tres o cuatro lustros y esto no ha cambiado un ápice. Como tampoco la corrupción gubernamental que la ampara y alimenta.
Si el gobernador quiere creer otra cosa, por autocomplacencia o por lo que sea, es su problema, pero sus discursos no engañan a nadie. Por el contrario, son ofensivos a la inteligencia de los ciudadanos. Y eso denota, además de su probada ineptitud, cierta desvergüenza.
Bola y cadena
DENTRO DEL OPTIMISMO de nuestro gobernador puede que esté considerando también a los penales como zonas recuperadas, aunque cuando no se fuga uno del Cecjude Mazatlán, se fugan tres del penal de Culiacán, o matan a uno aquí y a otro allá, en un juego de poderes donde el del Estado no existe más que para brindar explicaciones que nadie se traga.
Sentido contrario
OTRO QUE CANTA EN EL mismo tono es el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, cuando presume que hay una reducción en la cantidad de asesinatos respecto de los registrados en el último año de gobierno de Felipe Calderón, así como la cantidad de delincuentes que “ya no representan una amenaza”.
De acuerdo con el jefe del Ejecutivo, en lo que va de su gobierno, al menos 82 de los 122 delincuentes más peligrosos y buscados dejaron de serlo y, en el primer cuatrimestre de 2014, la cantidad de ejecuciones se redujo en 24 por ciento respecto del mismo período de 2012, lo que destacó como un avance en materia de seguridad.
“Hoy los datos revelan que en el país se han reducido la violencia y el número de homicidios dolosos”, aseguró. Igual que Malova, toma como referencia el último año de su antecesor para sacar cuentas alegres, aunque el país y la entidad se sigan desangrando.
Humo negro
NO ES UN BUEN AUGURIO que el nuevo titular de la Auditoría Superior del Estado de Sinaloa haya sido electo en el Congreso con tan abrumadora mayoría. Así que Antonio Humberto Vega Gaxiola no debe esperar mucho para demostrar que llegó al cargo para encontrar y exponer cómo realmente se manejan las cuentas en las entidades públicas de Sinaloa. Y si así fuere… ojalá no le ocurra un lamentable accidente.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 958
06 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.