jueves, mayo 19, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

La victoria del 'Mayo' Zambada

Vicente Zambada. El poder del padre.
Vicente Zambada. El poder del padre.

Era previsible —sin que uno pretenda hacerla de adivino— un desenlace así. La carta que Ismael Zambada García se sacó de la manga en abril de 2010 resultó perfecta. No ha sido dictada la sentencia del juez Rubén Castillo, pero el acuerdo entre Vicente Zambada Niebla y la fiscalía del Distrito Norte de Illinois, que lo acusa de narcotráfico, está firmado y es muy difícil que los gringos se echen para atrás. El Vicentillo será sentenciado a diez años de prisión —que puede cumplir en un placentero balneario junto a su familia en su calidad de testigo protegido—, y con los que ya lleva en poder de la justicia norteamericana, podría estar obteniendo su libertad a finales de 2017.
La carta escondida del Mayo se expuso con la entrevista que le concedió al periodista Julio Scherer García, para la revista Proceso, en 2010. Se trató de un encuentro solicitado por Zambada García. Así lo cuenta el periodista al hacer la crónica que el semanario tituló en su portada “En la guarida del Mayo Zambada”… crónica de un encuentro insólito”:
“Un día de febrero recibí en Proceso un mensaje que ofrecía datos claros acerca de su veracidad. Anunciaba que Ismael Zambada deseaba conversar conmigo”.
La entrevista se realizó la última semana de marzo de 2010, un mes después de que el Gobierno mexicano había extraditado al hijo del capo a los Estados Unidos, donde tenía por lo menos tres procesos pendientes, uno en Chicago. El Vicentillo se declaró inocente cinco días más tarde ante el juez Rubén Castillo, de los cargos de importación de grandes cantidades de cocaína y heroína para ser distribuidas en Chicago y sus alrededores. En la Corte, Zambada Niebla estuvo apoyado por un pequeño grupo de familiares que presenciaron la audiencia.
A partir de ese momento la cuerda empezó a ser tirada de un lado y de otro, pues si la procuraduría del Distrito Norte de Illinois tenía fundadas sus acusaciones, la defensa del Vicentillo recababa elementos para que, al menos, el hijo del capo no se pasara la vida en prisión. En el proceso de esa corte figuran también como acusados el propio Mayo Zambada, Joaquín Guzmán Loera, Arturo Beltrán Leyva —muerto el 16 de diciembre de 2009 en un enfrentamiento con la Armada de México—, Alfredo Guzmán Salazar, hijo del Chapo, y otros.
El Mayo Zambada le pegó el primer jalón a la cuerda con la entrevista que le concedió a Scherer. Con más de 40 años en el negocio de las drogas, debía tener mucha información comprometedora para los gringos, que nunca se rasgan las vestiduras. Lo dijo en la entrevista con el director fundador de Proceso:
—Y usted, ¿qué hace ahora?—, le preguntó el periodista.
—Yo me dedico a la agricultura y a la ganadería, pero si puedo hacer un negocio en los Estados Unidos, lo hago.
Esos “negocios” implican casi siempre acuerdos con algunos niveles del Gobierno norteamericano, desde un policía cachuchón de la Patrulla Fronteriza, hasta quienes dirigen el Departamento de Justicia —lo cual quedó claro con la operación Rápido y Furioso— y es muy probable que con la anuencia de la Casa Blanca.
Lo que no se sabría hasta un año después, en abril de 2011, es que la propia DEA, el FBI y el ICE (U.S. Immigration and Customs Enforcement) habían firmado un acuerdo con el cártel de Sinaloa para que éste traficara con drogas a la Unión Americana, a cambio de proporcionar información sobre organizaciones criminales rivales. El acuerdo, alegaron los abogados de Vicente Zambada en un recurso que interpusieron ante la corte del Distrito Norte de Illinois, implicaba inmunidad para su defendido, lo cual quedaba amparado en una figura legal conocida allá como “autoridad pública”.
Con la aprehensión del Vicentillo, su primogénito, el Mayo había perdido, por lo pronto, al heredero natural del imperio que había construido en su vida de narcotraficante y debía jugarse todo para tratar de rescatarlo. Nadie, en la historia judicial de los Estados Unidos, por lo menos ningún narcotraficante, había puesto sobre la mesa de una corte la figura de “autoridad pública” para evitar ser juzgado. Ismael Zambada lo hizo por su hijo. Jugó con las blancas y ganó la partida.
Bola y cadena
PARA LOGRAR EL ACUERDO DE MARRAS, el Vicentillo se comprometió a testificar en contra del resto de los acusados en el mismo proceso, donde también está su padre, lo cual lo convierte en informante. Javier Torres hizo lo mismo y por lo menos ya no está en una prisión gringa. Para reducir su condena echó de cabeza a un compadre, al cual primero convenció. Eso les importa un comino, son mafiosos, no héroes; narcos, criminales, no portadores de estandartes: su único dios es el dinero. Y pactarán con el diablo siempre que sea necesario.
Sentido contrario
AHORA, CON LA VENTILACIÓN de este acuerdo, la PGR ha dicho que reclamará a Vicente Zambada cuando sea liberado por los Estados Unidos, para juzgarlo aquí por las cuentas pendientes que tiene. Pero tampoco México puede presumir que aplica la Ley como debiera: Ahí está Florence Cassez, como criminal botón de muestra. Por lo pronto, los reclamos de algunos personeros del Gobierno norteamericano para que Joaquín Guzmán sea extraditado a su país, chocarán con fierro.
Humo negro
Y DESPUÉS DE ESTE ENTUERTO judicial gringo ¿Qué puede pedir o exigir la justicia norteamericana a México en materia de narcotráfico?
 
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1007
15 de mayo del 2022
GALERÍA
Elementos de la Policía Estatal Preventiva y del Ejército detuvieron a cuatro personas y aseguraron siete vehículos y nueve armas en zonas rurales de Culiacán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.