Los detienen por tirotear cámaras en Culiacán y los sentencian solo por portar armas

CÁMARAS. Tiro al blanco.

Los hombres detenidos por tirotear cámaras de vigilancia en los primeros minutos de 2023 fueron sentenciados solo por portación de armas, no por daños al sistema de videovigilancia.

Lea: El ataque coordinado a las cámaras de vigilancia en Culiacán; ninguna autoridad vio nada

La madrugada del 1 de enero de 2023, el entonces secretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, informó que tras una persecución habían detenido a dos hombres involucrados en el tiroteo a las cámaras.

En los últimos años delincuentes han tiroteado cámaras de vigilancia y ninguno ha sido sancionado.

El año pasado fue la primera vez que detuvieron a dos personas y las llevaron a proceso penal, pero no fueron sentenciados por ese delito.

En 2020, también en Culiacán ya habían detenido a dos hombres, pero ellos las estaban desinstalando y solo estuvieron arrestados por faltas administrativas y quedaron en libertad tras pagar una multa de 3 mil 500 pesos.

Los dos detenidos el año pasado fueron vinculados a proceso por daños en propiedad ajena por medio de disparos de arma de fuego, portación de armas de fuego, posesión de cartuchos y posesión de cargadores.

Por el delito de daños, la causa penal fue sobreseída, pero en los documentos judiciales el juez no detalla los motivos; y en un procedimiento abreviado ambos aceptaron la responsabilidad por la portación de armas y posesión de cartuchos y cargadores y fueron sentenciados a ocho años 10 meses de prisión.

El informe policial indica que a las 0:02 horas del 1 de enero de 2023, por medio de las cámaras de vigilancia del C4i observaron a dos hombres vestidos de negro disparando a las cámaras.

Los hombres fueron ubicados en el cruce de la avenida Álvaro Obregón y el bulevar Gabriel Leyva Solano.

Elementos de la Policía Estatal Preventiva acudieron al sitio y llegaron a las 0:10 horas y las personas ya no se encontraban ahí.

Los agentes empezaron un recorrido por la avenida Obregón rumbo al sur y metros antes de llegar al bulevar Emiliano Zapata observaron a dos hombres que disparaban a las cámaras ubicadas en ese sitio.

Al notar la presencia de los policías los hombres abordaron una camioneta Chevrolet Cheyenne y huyeron hacia el sur.

Los policías iniciaron una persecución por la Obregón y luego siguió por la avenida Juan de Dios Bátiz hasta llegar a la calle Bahía de Ohuira casi esquina con Jesús Terán, en la colonia El Vallado.

Los hombres armados detuvieron la marcha de la camioneta debido a que la calle estaba obstruida por vehículos y personas que se encontraban en una fiesta, y ahí los agentes les pidieron que bajaran de la unidad.

El chofer puso en marcha de nueva cuenta la camioneta y arrancó hacia la fiesta y debido a que podía atropellar a las personas, un agente le disparó a una llanta y en ese momento apagaron el vehículo.

El chofer bajó de la camioneta con las manos en alto y le encontraron una pistola Glock calibre 9 milímetros fajada del lado derecho y el otro intentó huir, pero fue alcanzado y al revisarlo no le hallaron armas.

Dentro de la camioneta encontraron una carabina calibre 5.56 milímetros, un fusil M4, seis cargadores abastecidos, tres cintas tipo carrilleras calibre 7.62×61, cuatro chalecos pixelados con la palabra “Marina” y tres cascos.

De acuerdo con el juez, al aceptar el procedimiento abreviado obtuvieron una reducción de la condena y se tiene por acreditada la existencia de las armas de fuego, cargadores y cartuchos del calibre y características correspondientes, la conducta de portar las armas y la posesión de los cartuchos y cargadores; y que no se contaban con los permisos correspondientes para realizar esas conductas.

Los dos sentenciados estaban recluidos en el Centro Penitenciario Aguaruto en prisión preventiva y ahí cumplirán su condena.

Ambos fueron llevados ante el juez el 7 de enero de 2023, pero “atendiendo fundamentalmente a los protocolos de seguridad imperantes al interior del Centro Penitenciario Aguaruto, por cuestiones de riesgo inminente por los hechos violentos ocurridos en Culiacán, Sinaloa, el 5 de enero de 2023”, la audiencia en la que fueron vinculados a proceso fue celebrada el 8 de enero.

Antes de aceptar una condena en procedimiento abreviado, los detenidos promovieron un amparo contra el auto de vinculación, pero les fue negado debido a que el Tribunal Colegiado consideró que “sí existen indicios suficientes que permiten suponer razonablemente de manera lógica, la realización de la conducta y acreditación de los hechos que la ley señala como delitos”.

Según Cristóbal Castañeda Camarillo los daños a las cámaras eran respuesta de la delincuencia organizada a las acciones de las autoridades.

“Esto es obviamente por los resultados que se han obtenido, las diferentes acciones que se han realizado, y pues nos afectan o nos quitan los ojos para poder detener este fenómeno delictivo”, indicó.

En enero de este año, de nueva cuenta los delincuentes volvieron a tirotear cámaras del sistema de videovigilancia durante tres días consecutivos.

Entre la noche del 31 de diciembre y la madrugada del 1 y 2 de enero destruyeron 114 equipos.
En siete años, en Culiacán y Mazatlán tirotearon mil 566 cámaras de videovigilancia.

Artículo publicado el 05 de mayo de 2024 en la edición 1110 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1111
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.