‘Kikirino’, una historia de inclusión

angela

La narradora oral, Ángela Camacho cuenta en un libro-objeto, la historia de un gallito que rompe con todo estereotipo

En lugar de tener un pico puntiagudo, lo tenía redondo. Su andar era lento y sus ojos, eran alargados como semillas de ajonjolí. Kikirino, era un gallito, que rompía con todo estereotipo, no podía cantar, pero sí dar amor.

Esta es la historia, que cuenta Ángela Camacho Mayorquín, narradora oral en un libro-objeto de una sola pieza, inspirado en sus sobrinos que tienen síndrome de down, dueños de un sensibilidad y amor puro.

Aunque nunca había escrito un cuento, pero adaptado, montones, aquí aprovechó para dirigir un mensaje de inclusión.

La historia inicia con el nacimiento de cuatro de sus hermanas gallinas. Él llega al final, causando las expectativas hasta de los vecinos, pensando que sería un huevo “güero”. No fue así y llegó al mundo dando abrazos a los cochis, patos, gatos, vacas, sin distinciones.

Esto causó desconcierto, pero a medida que pasaron los días, resultaba agradable, nunca había habido nadie que diera afecto sin pedir nada a cambio.

“Tiene un poco de introducción de El Patito Feo, pero con el giro de Kikirino, sí es bien recibido. Es una historia muy personal, no me jacto de ser escritora, soy narradora oral, aunque siempre he escrito mis propias versiones de cuentos para escenificarlas”, dijo.

Un gallito que no cantaba

Camacho Mayorquín, explicó que los problemas llegaron cuando no podía cantar, pero su padre se esforzó mucho para enseñarle, hasta llegar con la Gallina Aurora, para mostrarle el canto de diferentes aves.

Un día lo logró, solo que sucedió 15 minutos antes de la hora estipula y otros días lo hacía cinco minutos después.

“Realmente esta es una historia de inclusión en sus distintas formas, no hay rechazo alguno. Nos habla de padres presentes que participan en la crianza y de una figura de apoyo externo, que es la maestra de lenguaje que logra que se anime a su ritmo, a empezar a cantar”, detalló la autora.

“Kikirino camina diferente y tiene ojos rasgados. Yo tengo dos sobrinos, Santiago y Rafael, que son niños down, lo que no significa tener deterioro intelectual, sino otras formas de ver la vida, a la que no estamos habituados a entender. Tienen intuición muy desarrollada y son captadores de emociones”.

Una historia de aceptación

Ángela Camacho es mazatleca y desde hace muchos años es promotora cultural y narradora oral.

Kikirino nace cuando mi sobrino, quería un cuento de un gallito. Fui a la Feria del Libro de Coahuila y no encontré. Decidí hacerlo el cuento para él, ahí lo tuve, lo di a leer a compañeros y me aboqué a publicarlo”, mencionó la autora.

Este libro señaló que no es común, es considerado libro-objeto, ilustrado por la artista Ana Fabiola Medina. La historia publicada en una hoja por los dos lados, además cuenta con un enlace para escuchar la narración.

“Ana Fabiola Medina, me hace propuesta de que pueda ser manipulado y surge así, dije bueno pues lo voy a hacer, y me lanzo a hacerlo con mis propios medios; Quitzé Fernández, director de la Editorial Amonite, me dice que le entra también y así nace este libro”.

Al desplegar el libro, señaló que Kikirino recibe a los lectores con las alas abiertas y todo ese cariño que está dentro de él.

Artículo publicado el 07 de mayo de 2023 en la edición 1058 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.