Los 20 años de Ríodoce

Ñacas 699

Cumplir 20 años de la existencia del semanario sinaloense Ríodoce podría convertirse en un momento de reflexión sobre el papel que ha jugado este medio de comunicación periodística en los cambios que se han registrado en estas dos décadas de acontecer político, social y cultural de la población que habita en la tierra de los once ríos.

Lea también: Notas sobre el arranque de Ríodoce; la advertencia del ‘Mayo’ Zambada

Un río de información periodística ha corrido ante los ojos de los lectores del periódico semanal, que surgió como proyecto que empujaron hasta concretarlo, un pequeño grupo de entusiastas periodistas que se propusieron fortalecer con su publicación la sociedad civil de Sinaloa, hacer cumplir el derecho a estar informados, defender la libre expresión, la libertad de prensa, los derechos humanos, además de fortalecer la lucha contra la corrupción y dar espacio para la difusión de las luchas sociales, en el marco de una nueva forma de ejercer el periodismo, más comprometido con las mejores causas de Sinaloa.

Un campo de actividad en la reflexión periodística destacó en estos 20 años en las páginas de Ríodoce, el tema de la violencia e inseguridad que se ha vivido en Sinaloa durante ese período. Ríodoce ha sido espejo para México y para el mundo de la difusión de noticias relacionadas con hechos delictivos, muchos de los cuales han estado relacionados con el crimen organizado, sobre todo los vinculados al narcotráfico.

Informar sobre homicidios dolosos, secuestros, desapariciones forzadas, asaltos y robos, ha formado parte de los temas que aborda el semanario, en la idea no sólo de informar, sino también generar análisis e interpretaciones de los hechos violentos y de las posibles causas que los explican, con reportajes de investigación, editoriales y artículos de opinión.

En ese marco contextual, duele mucho recordar que el propio equipo de Ríodoce sufrió en carne propia los estragos que deja la violencia, con el oprobioso asesinato a mansalva de uno de sus reporteros más destacados, el periodista y escritor Javier Valdez Cárdenas, ultimado a balazos en una calle de Culiacán, muy cerca de las oficinas de Ríodoce.

Debió ser muy difícil para el periódico sortear ese terrible ataque a la libertad de expresión y mantener su línea editorial, seguir publicando, semana a semana, su edición impresa y su versión digital, a pesar del terror que supuso para el equipo de redacción perder de esa forma a un compañero.

Ríodoce no solo destaca en Sinaloa, sus reportajes y análisis, dependiendo de la importancia de los hechos delictivos que reporta, son demandados por la prensa nacional e internacional como una muy seria fuente de información.

A nivel local, veinte años también son clave para revisar en sus páginas el desempeño de los gobiernos estatales que han ejercido el poder en la entidad, en un período que abarca a actores como Juan Millán, Jesús Aguilar, Mario López Valdez, Quirino Ordaz y el ejercicio actual de Rubén Rocha.

Hoy se impone un balance al equipo de redacción de Ríodoce que encabeza Ismael Bojorquez, respecto a los objetivos y metas que se han cumplido respecto al proyecto original y a los necesarios cambios que debe realizar en su proyecto periodístico para la tercera década del siglo XXI en que nos encontramos.

Por lo pronto, me da mucho gusto poder felicitar al equipo de trabajo que hace posible que Ríodoce cumpla hoy 20 años de fructífera vida periodística, con el deseo de que sigan cumpliendo esa honrosa tarea.

Artículo publicado el 05 de febrero de 2023 en la edición 1045 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.