Choix, bajo el yugo de ‘Don Rafa’

UN CUERPO ABANDONADO EN LA SIERRA DE CHOIX. Tierra sin Ley.

Ninguna autoridad socorre a los pobladores de la sierra

En las últimas semanas, la población de los altos de Choix había denunciado una intensa cacería de civiles para desalojar rancherías.

Lea también: Rafael Caro Quintero: Viaje sin retorno

Ellos denunciaban que pistoleros leales a Adelmo Núñez Molina, conocido como el Señor de la Sierra, el 01 o Don Lemo, se habían aliado con los mandos de la Policía Estatal Preventiva, Guardia Nacional y el Ejército para mantener ese destierro forzado, que comenzó a agudizarse en 2021, cuando un inquilino conocido como Don Rafa o el Señor se apostó en esa parte de la sierra.

Poblados como Los Arenales, Los Parajes, El Barranco de los Ruelas, Los Cedros, Cañas Viejas, La Cumbre, La Joya, La Sidra, La Rondalla, Vinaterías, El Pichol, Yecorato, La Cumbre, Real Blanco, Corral Quemado, La Judía, El Saucillo, Huillachapa, La Culebra, La Mina Fría, Los Llanos, fueron desalojados por los pobladores, abandonando sus casas, sus hatos ganaderos, los bosques maderables, sus montañas y sus arroyos. El miedo los invadió y para salvar el pellejo, dejaron todo atrás.

Las sindicaturas de Aguacaliente Grande y Baymena acusan un destierro voluntario de más de la mitad de sus pobladores.

En los últimos dos años, más de 100 civiles han sido asesinados o desaparecido. Unos 30 de ellos pertenecen a una sola familia, y otra treintena serían del sicariato de Lemo Núñez.

Uno de los últimos casos fue el de Abel Enrique “M”, un joven que presuntamente fue abatido por la tercia de sicarios-policías estatales-militares, y cuyo cadáver habría sido arrastrado por las rancherías para escarmiento de los pobladores.

Días después, el cuerpo fue bajado por los pobladores para que los deudos lo sepultaran, sin embargo, el cadáver desapareció el sitio, y hasta ahora no ha sido localizado.

Otro asesinato ocurrió apenas a principios de la semana anterior, cuando un individuo fue rafagueado en su casa.

En muchas ocasiones, los residentes que pedían anonimato, denunciaron los atropellos, pero nadie los escuchó. Omar Gil Santini, alcalde de Choix en el trienio 2018-2021, los ignoró y mantuvo las cosas como las recibió, pero con el arribo de la alcaldesa, Amalia Gastélum Barraza, la situación empeoró para los residentes de la sierra, pues el sicariato no solo patrullaba la zona, sino que se dieron el lujo de apostarse en las cercanías de la carretera principal.

La alcaldesa de Choix nunca quiso recibir a reporteros de Ríodoce para dar su versión de los hechos que la misma población le imputaba y que tenían que ver con su política omisa al abuso policial y de confabulación del Gobierno con el sicariato.

Del caso, el secretario de la comuna, Othón Osuna, en una sola ocasión negó las versiones de complicidad con la mafia que gobierna Choix, y descartó que su jefa estuviera involucrada con los clanes domésticos. Esa ocasión fue en la víspera en que el torneo de pesca de Lobina en la presa “Huites” fue suspendido por un tiroteo.

A raíz de ese zipizape, las incursiones trágicas de la Policía Estatal Preventiva a los altos se hicieron más frecuentes, como más recurrentes los abusos en contra de la población civil, así como más profundo el abuso gubernamental.

Por ello, los pistoleros comenzaron a aparecer en público. En ese desplante, los pistoleros apostados comenzaron a caer víctimas de fuego amigo. En Tabucahui ocurrieron acontecimientos de tal magnitud, y en ese mismo poblado fue capturado un jefe policial que la alcaldesa distinguió como el policía del año 2022.

Lea también: La libertad anticipada del ‘Narco de narcos’

Con todo, el control de las rancherías nunca fue sólo de un bando que mediante el asesinato controlara las dos rutas de acceso al “Triángulo Dorado”, como se le conoce a la confluencia de los estados de Sinaloa-Durango-Chihuahua, expandiéndose desde Bacayopa hasta el Real Blanco.

La campaña de exterminio de la población civil continúa hasta ahora.

Nadie, ninguna autoridad atiende el llamado de auxilio de la población civil.

Pero este fin de semana, tras la captura de Rafael Caro Quintero en los límites de Choix, la calma narca retornó a los caminos, aunque aún hay retenes de sicarios desde El Potrero de Cancio hasta San Simón.

Del jefe de los pistoleros, Adelmo Núñez Molina, los pobladores aseguran que se remontó sierra arriba, ocultándose en las inmediaciones del lugar donde fue capturado el Narco de Narcos.

Artículo publicado el 17 de julio de 2022 en la edición 1016 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1101
GALERÍA
inician las campañas electorales rumbo a los comicios del 2 de junio en México.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.