miércoles, agosto 17, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

A cinco años del crimen del periodista, la exigencia sigue

david-moreno

La lucha de la Comisión de Seguimiento para el caso Javier Valdez por la reivindicación de justicia, explicada por David Moreno

Fue resistir e insistir. Empujar y exigir. Durante cinco años la Comisión de Seguimiento para el caso Javier Valdez ha significado eso. Integrado por ciudadanos y ciudadanas y activistas, la agrupación ha significado un ejemplo de unión y perseverancia.

David Moreno Lizárraga junto a otros universitarios como Óscar Loza Ochoa, periodistas como María de los Ángeles Moreno y activistas como Natalia Reyes, conformaron el grupo. Plural, diverso, activo.

Lea también: Javier Valdez, el juicio sigue abierto

“Esa comisión arrancó de alguna manera con la respuesta que hubo y muy solidaria de distintos medios sociales aquí en Sinaloa y de organizaciones de periodistas y medios donde él trabajaba como Ríodoce y La Jornada, con mucha ayuda y solidaridad a nivel nacional e internacional”, explica David Moreno Lizárraga.

Desde el primer día con la primera marcha buscaron unirse. Una sola voz creada a través de muchos gritos y todos con el común denominador: exigir justicia.

“Desde un principio la exigencia fue justicia para Javier Valdez y en el ánimo de darle cuerpo y soporte se propuso y se integró una comisión ciudadana en aras de que en el caso de Javier no ocurriera lo que lamentablemente ha ocurrido con muchos casos de periodistas, de defensores de derechos humanos y de distintas gentes que al no haber quien esté con suficiente capacidad de convocatoria dándole seguimiento a los casos, pues terminan las investigaciones diluyéndose”, explica.

En el grupo también surgen como líderes, la misma Griselda Triana, viuda de Javier e Ismael Bojórquez, fundador de Ríodoce. Otros periodistas como Marcos Vizcarra, Silber Meza y Miriam Ramírez así como ciudadanos como Dulce Barboza, Humberto Alfaro y José Carrillo. Y artistas como Alejandro López y los moneros Bobadilla y Avecé.
Impulsados por el coraje e indignación, el dolor se disipó momentáneamente. Una marcha se impulsa por las calles de Culiacán hacia el palacio de gobierno en donde el gobernador en turno, Quirino Ordaz Coppel, recibiría a una turba de ciudadanos y ciudadanas.

Fue el miércoles 17 de mayo de 2017. Caminaron con el sol sobre sus cabezas. Consignas y gritos, mantas y carteles, los sombreros por todos lados. Ya adentro del auditorio del palacio, el secretario general de Gobierno se reúne con un grupo. Ahí se acordaron diversos puntos con la autoridad, sin embargo la historia ha sido clara: el tiempo lleva al olvido y este es aliado de la impunidad. Por eso el acuerdo mayor fue la comisión.

“Los ciudadanos comunes no tienen la misma capacidad para exigir justicia pero también en casos de periodistas y defensores de derechos humanos hemos visto que disminuyen las posibilidades de obtener justicia, de esclarecer sus crímenes y en aquel momento decidimos que no debía ocurrir eso con Javier, que por su labor y contribución a la sociedad sinaloense no debíamos permitir que la demanda de justicia se diluyera”, añade.

Y a partir de ahí las reuniones y manifestaciones se hicieron constantes. Mientras la comisión preguntaba por los avances, la gente gritaba justicia. Y pasó un mes, dos meses hasta que cumplieron un año.

Justicia para todos, justicia para todas

Durante su carrera como periodista Javier Valdez fungió también como una voz que exigía justicia para la sociedad en general. No sólo las víctimas de la violencia sino para los ciudadanos en general. Por eso su ausencia se convirtió en una necesidad más por buscar a la justicia, pero no solo para el periodista sino para todos y todas.

“Seguimos reivindicando justicia para Javier Valdez, justicia para todos como Javier Valdez mismo lo estuvo exigiendo en cada caso que le tocó ser partícipe o conocer, por eso es que el lema de la comisión fue Justicia para Javier Valdez, justicia para todos”, explica David Moreno.

“A lo largo de estos cinco años hemos estado ahí, insistiendo con subidas y bajadas por las propias circunstancias de la pandemia, llevando a cabo diversas acciones orientadas a que la actividad no se desatendiera del caso, no lo extraviara en los laberintos de la burocracia del sistema de procuración de justicia y del sistema judicial y que pudiera avanzarse en la procuración de justicia”, añadió.

Todo ello permitió a cuentagotas obtener algunos resultados. Los gritos mensuales que luego fueron cada año y han sido constantes, logró justicia a medias. Dos aprehensiones que culminaron con procesos legales juzgados.

Lea también: Javier Valdez, un hombre de letras y melodías

Aún queda resolver el tema del autor intelectual. Ese tema aún no se ha resuelto, por eso la Comisión no se ha desintegrado. Sigue. Son cinco años y hasta no obtener la justicia completa no se puede hablar de un caso cerrado.

“El asunto sigue, la impunidad se mantiene en la medida de que el presunto autor intelectual, el llamado Minilic, Dámaso López Serrano, pues se encuentra detenido en Estados Unidos, aún no ha sido extraditado para someterlo a la acción de la justicia mexicana y responda por este crimen, entonces ese es un pendiente en términos de la búsqueda de justicia que siempre será insuficiente para resarcir de una ausencia tan dolorosa como la de Javier Valdez, cuando menos sentir el remanso de que ha habido justicia”, explica Moreno Lizárraga.

Han pasado ya cinco años y está pendiente eso. Está pendiente.

Artículo publicado el 15 de mayo de 2022 en la edición 1007 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1020
14 de agosto del 2022
GALERÍA
Así fueron las inundaciones registradas entre ayer lunes y la madrugada de este martes en Culiacán y Mocorito
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.