viernes, enero 28, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

El viacrucis de cinco colombianos en Culiacán

E COLOMBIA A CULIACÁN. El paseo que se convirtió en pesadilla.

Andrés pasea a su pequeña de un lado a otro. La niña de poco más de un año de edad lleva su brazo izquierdo y su pierna derecha cubiertas con yeso. La cubre del frío con una pequeña cobija y camina de un lado a otro afuera de un domicilio sobre la acera del bulevar Emiliano Zapata, de esta ciudad de Culiacán.

Adentro están su esposa Lina, madre de la pequeña niña. También están Yan y Laura, quienes son pareja. Les falta Linda Lizeth. Ella no logró sobrevivir a un accidente en carretera que tuvieron hace unas semanas. Murió en el lugar del accidente.

En cuestión de un instante el sueño se volvió una pesadilla. Los cinco jóvenes originarios de Colombia despertaron de golpe. Un accidente truncó sus vacaciones. Viajaron a Sinaloa para conocer el mar y encontraron tragedia.

La tarde del viernes 17 de diciembre les cambió la vida. Las hermanas Laura y Lina viajaron junto con sus parejas Yan y Andrés de la Ciudad de México a Mazatlán. No conocían el mar y en la capital mexicana les mencionaron el nombre del puerto sinaloense, el cual es un destino turístico económico.

Llevaban apenas tres días en México. El viaje apenas comenzaba. Así que rentaron un automóvil a la empresa Hertz. En Mazatlán, durante el paseo, les hablaron de la gastronomía de Culiacán. Después de un recorrido por el puerto se trasladaron hacia la capital sinaloense. Lo que encontraron fue un calvario.

Gastos superiores a los mil 300 dólares en atención médica, la orfandad de no tener a quién acudir, una bebé de poco más de un año con huesos rotos, cirugías mal ejecutadas y el cuerpo de Linda Lizeth lejos de la tierra que la vio nacer.
El accidente ocurrió en la Maxipista Culiacán-Mazatlán entre la Laguna de Canachi y la comunidad de Buenos Aires, en los límites de la capital del estado con el municipio de Elota. Viajaban a bordo de vehículo Chevrolet Aveo.

Al conocer la historia, Salomón Monárrez, fundador de la Oficina del Pueblo, organización que brinda socorro a migrantes, busca ayudarles. Los cuatro jóvenes junto a la niña se hospedan con él. Hicieron pública su historia el martes 4 de enero debido a una presunta negligencia médica.

“Veníamos de turistas y al sufrir el accidente nos trasladaron por la gravedad de las heridas, a la niña al Pediátrico y a nosotros al Hospital General”, explica Yan. El joven de 30 años señala que la niña no tuvo mayores complicaciones. No así su cuñada.

“En el caso de mi cuñada nos enteramos que el procedimiento que le habían hecho en la mano había quedado completamente mal, comprometiendo en este caso ya no solamente unos dedos sino toda la mano, porque ha pasado mucho tiempo desde que se le hizo la intervención”, añade.

No la daban de alta debido a que aún adeudaban en el Hospital General por la atención médica. El seguro del automóvil no cubrió los gastos del accidente debido a que quien conducía la unidad al momento del hecho no era el titular del arrendamiento.

El secretario de Salud, Héctor Melesio Cuen, dio la orden de exentar del pago por toda atención a los jóvenes colombianos. Esto luego de la presión de Salomón Monárrez. Posteriormente les canalizaron con un especialista, quien diagnosticó que la mano de Lina corre peligro debido al procedimiento que le practicaron en el Hospital General.
“El doctor Francisco Peña lo envió el secretario de Salud para que le hagan una revisión en el ISSSTE y aparece eso, la negligencia, y urgentemente hay que atender esto”, acota Salomón Monárrez.

De la gravedad del daño se enteraron el lunes 3 de enero.

“Lo que realmente buscamos es que ella tenga una atención médica oportuna para que no vaya a tener más complicaciones”, añade Yan. Explica además que debido a la situación se quedaron sin dinero.

“Los primeros 10 días de hospitalización todos los gastos nos tocó cubrirlos, entonces nos quedamos sin recursos para más procedimientos y más medicamentos…, y tomando en cuenta que son tres heridos los gastos fueron muy fuertes”, añade.

Y sumado a que los cuatro jóvenes están varados, se encuentra el futuro de Linda Lizeth. Ella murió en tierras mexicanas y su cuerpo está en Mazatlán, a donde fue trasladado después del accidente.

Sus cuatro amigos no la han vuelto a ver desde entonces. Menos su familia en Bogotá. La joven de 28 años vio truncada su vida y sus amigos no tienen cómo regresarla a su país.

“Este es un adelanto nada más del viacrucis”, explica Salomón. “Está el parte del Federal de Caminos (ahora Guardia Nacional) que hablé con Tere Guerra (titular de la recién creada Secretaría de la Mujer) para que nos ayude y me manda a decir que el parte le corresponde a La Cruz de Elota, entonces aquí es el momento en que se ocupa, y pedirle al señor gobernador que actúen en auxiliarlos a ellos, no pueden pagar un abogado, cómo lo van a hacer ellos”.

“Para el regreso del cadáver a su país, que el gobernador le diga a los secretarios que correspondan que participen porque es urgente, yo he atendido la alimentación y la salud nada más pero nos falta el cuerpo de una mujer… es la triste realidad que está viviendo esta familia”.

Artículo publicado el 09 de enero de 2022 en la edición 989 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 991
23 de enero del 2022
GALERÍA
En Culiacán y Mazatlán exigen justicia para los periodistas asesinados en el país
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.