miércoles, octubre 20, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Mazatlán: la vida política es un carnaval

quimico-1

Si hay un municipio donde la cosa política se va a complicar poniendo en riesgo la gobernabilidad, se llama Mazatlán. No sería nada raro. A los mazatlecos les cayó el chahuistle desde hace muchos años, cuando Jorge Rodríguez Pasos ganó la presidencia municipal como abanderado del Partido del Trabajo en las elecciones de 2001 y solo duró unos meses en el poder porque fue destituido, lo que dio origen a dos interinatos, el de Gerardo Rosete y luego el de Ricardo Ramírez. Todo un carnaval.

Las cosas adquirieron cierta normalidad cuando llegó Alejandro Higuera a la administración con su sello panista pero que a la vuelta de dos periodos más terminó desgastando la marca del partido y la suya misma, a tal grado de que apareció una figura carnavalesca como Fernando Pucheta… y lo descarriló.

Ahora los actores son otros. Morena se ha entronizado en el poder y esta vez, aliado del Partido Sinaloense, logró municipios como Mazatlán, donde su abanderado, Guillermo, el Químico Benítez, repetirá en la administración. Pero ahora no va solo, sino con el PAS, como lo narra Cayetano Osuna en su crónica de esta semana –espero que no llegue un duende y saque la nota. Y no van tomados de la mano a un paseo por la playa. Desde que se empezaron a perfilar las administraciones municipales, el PAS y Héctor Melesio Cuen plantearon sus aspiraciones. Ante el Químico, solicitaron la Jumapam y la secretaría del ayuntamiento. Pero son posiciones clave, de mucho dinero y de mucho poder y por eso el alcalde no las quiere soltar. Entonces replantearon y ahora buscan la tesorería y la oficialía mayor. En la dos hay mucho dinero, dinero limpio y dinero negro.

Pero el tema principal es la conformación del Cabildo, y es que el PAS tendrá la mayoría de regidores y está amenazando con que, si el Químico no les concede sus peticiones, le harán la vida pesada. ¿Alguien duda de que realmente puedan hacerlo si se lo proponen?

El problema aquí es que no vivimos los tiempos de Pasos, cuando el ayuntamiento batallaba para pagar la nómina y la economía en el puerto no superaba el llamado piojillo, entre que no había buena pesca y los turistas se iban a otros destinos. Ahora hablamos de una comunidad muy rica, con niveles de inversión en el puerto que ni se soñaban hace apenas dos lustros, vista con interés por líneas aéreas, cruceros, cadenas hoteleras de calado mundial… y todo esto no puede ponerse en juego por pleitos de poder como si de verdad se tratara de una puja por lograr la nominación de la reina del carnaval.

No soplan buenos vientos en el ayuntamiento, eso está muy claro. Por lo menos no para el alcalde. Hace tres años llegó con todo el poder y ahora lo hace acompañado del PAS, un partido que no le dio muchos votos pero le incrustó regidores suficientes para imponer condiciones a su administración, lo cual habla de la habilidad de este partido para posicionarse.

Y no ayuda a la mesura la personalidad de Benítez Torres, cuyas actuaciones rayan más bien en la frivolidad. No pudo sustraerse a la tentación de festejar masivamente su segundo triunfo cuando la pandemia estaba en lo más alto, provocando que la curva de contagios se disparara; se dice de lado de los pobres pero los deja sin agua para regalársela al estadio de Ricardo Salinas; a sus empleados los manda en aviones comerciales cuando viajan a alguna ciudad, pero él lo hace en naves privadas que le prestan los nuevos ricos de Mazatlán. Todo esto se le está revirtiendo ya. El poder no es eterno y se ha echado y se está echando demasiados enemigos. Y enemigas.

En todo caso, para lograr un equilibrio en la administración y garantizar que Mazatlán mantenga su curva de crecimiento, ahora también beneficiando a los más pobres, estará la figura del próximo gobernador, al que no se le podrá decir que “no” considerando la fuerza con la que llegó y el control que tendrá de los tres poderes.

Bola y cadena
SI ESO ES EN EL SUR, EN EL NORTE está Gerardo Vargas Landeros conformando lo que será su gabinete y una de las principales incógnitas es quién será su secretario de Seguridad. Ya dijo que será un civil aunque no ha dado el nombre. Y los grupos del narco que controlan Ahome, los que operan en el casco urbano de Los Mochis y los que lo hacen en la zona rural, deben estar contentos porque siempre será más fácil y menos costoso tratar con civiles que con militares. Véase, sea quien sea el designado, como la primera clara concesión de Vargas Landeros al crimen organizado.

Sentido contrario
HA TRASCENDIDO, POR CIERTO, DESDE el bajo mundo, que el ataque a las cámaras de vigilancia de la semana pasada es un mensaje para el nuevo gobierno porque ninguna de las fracciones del Cártel de Sinaloa –ni la parte más negociadora—quiere que Cristóbal Castañeda siga como secretario de Seguridad de Sinaloa. Ya se sabrá si en el jaloneo ganaron ellos o se impuso el Gobierno. Castañeda fue el que operó el tour de los fiscales gringos y agentes de la DEA en 2019, cuando visitaron Sinaloa para “supervisar” que la lucha contra la producción de drogas sintéticas se estuviera llevando a cabo con eficacia. Luego vino la detención de Ovidio y el culiacanazo. Y no se lo perdonan.

Humo negro
FALTA MUCHO POR SABER DEL NUEVO acuerdo México-Estados Unidos en materia de seguridad. Por lo pronto, ya de la Iniciativa Mérida solo quedaba el nombre. Baste decir, para documentar su fracaso, que en todos estos años crecieron el narco y la violencia en México y creció la drogadicción en los Estados Unidos. ¿A dónde nos llevan ahora? Ya se sabrá.

Artículo publicado el 10 de octubre de 2021 en la edición 976 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Al menos 11 muertos y más de 10 heridos al caer un autobús en Ecuador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.