martes, septiembre 28, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

La ola que sigue

EFRÉN ENCINAS. Un dilema para Rocha.

La gravedad de la tercera ola de contagios, muertes, y saturación de hospitales alcanzó niveles insostenibles en Sinaloa. En algún momento, previo a este episodio que hemos dado en llamar la tercera ola, no se tomaron las medidas adecuadas y nos encontramos como un paciente en terapia intensiva.

Hay familias enteras padeciendo el dolor, otras más vendiendo hasta lo que no se tiene para pagar las cuentas en las clínicas privadas, o conseguir los medicamentos en los hospitales públicos.

La crisis alcanza puntos incomprensibles, como lo ocurrido en Médica de la Ciudad en Culiacán la semana pasada, se quedaron sin oxígeno en el piso Covid durante horas, y provocó que los familiares estuvieran corriendo buscando tanques propios para llevar el oxígeno a los pacientes. Seguramente una medida desesperada y ya inútil en algunos casos. ¿La crisis de oxígeno es generalizada o se trata de un caso aislado?

Desde hace semanas algunas clínicas particulares están al tope en la ocupación, lo mismo en una decena de hospitales públicos, del IMSS e ISSSTE. No miente el Secretario de Salud, Efrén Encinas, cuando dice que quedan espacios o camas disponibles, pero están donde por ahora la ola de la pandemia se mantienen baja. En cambio en Culiacán y Mazatlán cada vez se reducen más los espacios. El promedio del 60 por ciento de ocupación, oculta que muchos están al 100 por ciento, y otros a una cuarta parte.

La pregunta central ahora es si el Estado –federación y gobiernos locales- pudieron haber hecho las cosas distintas para amortiguar este repunte ya insostenible. Lo misma pregunta es pertinente para nosotros mismos, las empresas y organizaciones de todo tipo. Es una labor conjunta, aun cuando reiteradamente se critican las acciones que se emprenden desde el poder público, que si la estrategia es fallida, que si no se actuó a tiempo, pero desde el ámbito privado también hemos fallado, dentro de las casas y en los trabajos.

Es central este ejercicio, porque a la tercera ola le seguirá una cuarta y quinta, y no sabemos cuántas más, ni si cada una de ellas será peor que la anterior como ha venido siendo hasta ahora. ¿Estamos preparados para enfrentarlas cuando el sistema está cada vez más desgastado?

Margen de error

(Cambio) A esto hay que sumarle una decisión importante en el gabinete de Rubén Rocha, que en menos de tres meses estará asumiendo el poder. Es quizás la más importante de todas por ahora: ¿Dejas o cambias al secretario de Salud, Efrén Encinas? El hombre que enfrentó hasta ahora la pandemia, que tiene toda la información para la toma de decisiones. Bajo qué enfoque tomará la decisión Rocha, el político o de política pública. Cualquier médico, por más brillante que sea, llegará a tomar el tema sin ningún antecedente, sin experiencia en el único tema crucial en salud, que es la pandemia.

Si lo cambia, el riesgo es grande. También dejarlo es riesgoso, por las interpretaciones que provocaría. Podría optar por una decisión intermedia, dejar durante unos meses a Encinas y acercarle a quien muy pronto será el secretario de salud, pero no de inmediato, sino hasta que pague la cuota de aprendizaje. Que también podría ser riesgoso, porque sería un subsecretario que ya se creería secretario y quizás tendría la tentación de interferir en las decisiones.

A cambio, hay puntos a favor en mantenerlo, porque Efrén Encinas debe tener perfectamente identificados los errores, porque se han cometido muchos errores al enfrentar esta pandemia, y quizás el cambio de gobierno es el momento justo para aceptarlos. En la vida pública se vale cometer errores, lo que no se vale es seguirlos cometiendo, y lo peor, no reconocerlos.

Mirilla

(La Corte) Se tardó muchos meses, pero al final el ministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, se pronunció sobre el polémico artículo transitorio de la reforma judicial que abría la posibilidad de ampliar por dos años más su periodo al frente del poder judicial.

La noticia se manejó casi en todos lados como una renuncia a dos años más de mandato, Zaldívar en todo caso se refirió a la legalidad del artículo 13 transitorio y a la intensión del poder legislativo de que fuera él mismo quien se encargara de implementar los cambios contenidos en la reforma judicial. Políticamente, dice, es un asunto superado, aunque jurídicamente no.

La reforma judicial pasó a segundo plano mediáticamente hablando. La posibilidad de la ampliación de mandato, contenido en un artículo transitorio, encendió los ánimos y se olvidó lo esencial, que era el nuevo marco jurídico para regir uno de los tres poderes.

Zaldívar también lo que hace es anticiparse a la decisión que la propia corte tendrá que tomar con respecto a la constitucionalidad o no del artículo transitorio que contempla la ampliación del mandato. Interpuesto el recurso sobre su inconstitucionalidad, se verá todavía qué resuelve. Todo parece indicar, por las propias palabras del ministro presidente, que se declarará procedente porque hay antecedentes de ello. Aun así, él ya decidió que declinará a esa posibilidad.

Primera cita

(No) “Yo no estoy aquí por cargos, por puestos ni por privilegios, estoy en esta Suprema Corte por valores, por principios y por convicciones, así lo ha demostrado toda mi carrera en este tribunal constitucional.” Arturo Zaldívar. (PUNTO)

Columna publicada el 08 de agosto de 2021 en la edición 967 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 974
26 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.