abril 18, 2021 9:34 AM

Apertura de escuelas en la era COVID, una necesidad educacional pero también médica

Escuelas movilidad

El regreso de estudiantes a clases presenciales es la carnita de los temas escolares a nivel mundial. En México, se espera que los estados con semáforo epidemiológico verde regresen al formato de educación normal. El problema es que, al día de hoy, son solo tres: Sonora, Chiapas y Campeche, siendo Campeche el único que ha comenzado a vacunar a su personal de educación.

Lea: Por pandemia, 10 años perdidos en educación en Sinaloa: Mexicanos Primero https://bit.ly/31lbPa2

A pesar de los pesares, abril parece ser un mes que no será robado una vez más y hará el papel del anfitrión que reciba al tambaleante ciclo escolar 2020-2021 de vuelta. Un ciclo con más dudas que respuestas, y un arrastre de salud importante: siete meses de educación en línea, siete meses de educación sedentaria.

 

Cierre de escuelas, niños gorditos, ahora más gorditos

El distanciamiento social ha funcionado como una herramienta contra el COVID-19: a mayor distancia, menor contagio. Centímetros pueden ser la diferencia contra un virus que basa gran parte de su peligrosidad en lo altamente contagioso que es. Pero esta medida de poner márgenes entre un ser humano y otro impactó en mucho la movilidad de la humanidad. Especialmente en el ámbito educativo.

Después de unos meses de medidas estrictas, pudimos viajar en un avión o un camión hombro a hombro o estar en una oficina ligeramente sanitizada sin que alguien se volviera loco. Ahora las escuelas parecen encontrar su aprobación y empezar a operar con cierta normalidad.

Un estudio basado en las repercusiones del cierre de escuelas analizó el impacto que este generó en menores de edad. Uno de los focos del estudio fue la reducción en la actividad física a causa de pandemia de COVID-19 en niños diagnosticados previamente con obesidad.

Se analizó a un total de 90 pacientes de entre 6 y 18 años, el 78 por ciento eran varones. La comparación de variables entre los periodos de cierre escolar en pacientes con obesidad reveló diferencias significativas relacionadas con el metabolismo como el índice de masa corporal, enzimas hepáticas y perfil lipídico. Casi un 60 por ciento de los participantes presentaron un aumento de peso a la par con la reducción de la actividad física.

México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil desde hace algunos años. El 33 por ciento de los niños entre 6 y 11 años presentan sobrepeso y obesidad, y al menos uno de cada 20 niños entre cero y 5 años padece obesidad. En el caso de los adolescentes de entre 12 y 19 años, el 36 por ciento presentan el mismo problema. Todos estos datos fueron publicados antes del paro de actividades por la pandemia.

Otra variable evaluada en el citado estudio fue el impacto en el aumento en las pruebas de hemoglobina en los pacientes con hígado graso: su problema aumentó durante el aislamiento.

 

Los niños en México

Datos de la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) revelan que el 48 por ciento de niños menores de 2 años había consumido bebidas azucaradas el día anterior a la encuesta.

Según Unicef México, las causas principales de la obesidad y el sobrepeso en niños son el consumo de alimentos procesados con altos niveles de azúcar, grasas trans y sal, así como de bebidas azucaradas que son muy fáciles de adquirir por su amplia distribución, bajo costo y su promoción en medios masivos. La cantidad de actividad física que realizan los niños, niñas y adolescentes también ha disminuido y es un factor que amplifica el problema.

Alrededor del 95 por ciento de los casos de obesidad infantil se deben a dietas con alto valor calórico y a baja actividad física, por lo que el sobrepeso y la obesidad pueden prevenirse en la mayoría de los niños mejorando sus hábitos de nutrición y salud, y promoviendo una mayor actividad física.

Algunas de las recomendaciones adicionales a la actividad física son que los niños y adolescentes construyan hábitos de consumo de alimentos saludables. Así como que las familias más vulnerables cuenten con los recursos para adquirir alimentos suficientes y nutritivos.

Adicional a eso, es importante que se reduzca el consumo de bebidas azucaradas y alimentos ultra procesados, altos en grasas, sodio y azúcares y se continúe con la lucha que ponga un límite la publicidad engañosa dirigida a niños, niñas y adolescentes.

Artículo publicado el 21 de marzo de 2021 en la edición 947 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos