Las alianzas de Sinaloa, entre el narco y Maquiavelo

IMAGEN DE LAS REDES: Promoción o guerra sucia.

Todavía hay muchas dudas sobre qué frutos darán las alianzas electorales que se han estado tejiendo en Sinaloa, más allá de las formalidades registradas ante las autoridades electorales (Hay frutos podridos de antemano, pero eso podría verse un poco más adelante y en el mediano plazo, no ahora).

La alianza del PAN con el PRI –no tanto al revés– ha producido, en lo inmediato, reacciones de muchos panistas que ya optaron mejor (no sin un dejo de oportunismo en muchos de ellos) por irse con Morena. Empezando por Alejandro Higuera, que, dígase lo que se diga, ha sido tres veces alcalde de Mazatlán y tiene, a pesar de la derrota que le infringió Fernando Pucheta en 2016, una fuerza incuestionable en ese municipio y presencia “moral” en el panismo estatal. Que nadie subestime su salida.

A pesar de ello, los panistas tratan de vender cara su adhesión al PRI porque, hay que subrayarlo, no es una coalición de pares, sino una subordinación de un partido ante otro. La declaración de su dirigente estatal, por ejemplo, de que “tenemos a un gran candidato”, hablando de Mario Zamora, es para avergonzar a los verdaderos panistas. Hace diez años, cuando apoyaron a Malova, podía entenderse porque el mochitense se había “brincado las trancas”, como él mismo solía decir. Pero ahora es distinto y pudiera Juan Carlos Estrada encontrar en la retórica instrumentos para no verse abyecto.

¿Qué es lo que pelean los panistas dentro de la coalición Vamos por Sinaloa? Migajas. Nada más. La semana antepasada, por ejemplo, Estrada recibió una llamada del gobernador a media mañana. Estaba reunido con otros panistas. Quirino Ordaz quería ponerse de acuerdo con él sobre las migajas que pretende darle al PAN, dos regidores en los municipios grandes y uno en los pequeños. Y en algunos ninguno. Hubo un zipizape verbal –porque Estrada le pedía tres regidores en las alcaldías grandes y dos en las pequeñas y le reclamaba que no le estaban ofreciendo nada atractivo– al grado de que el gobernador le dijo en medio de gritos ¡Te lo está diciendo el gobernador! Estrada le advirtió que irían solos ni no hay acuerdo. Y si eso ocurre, es probable que nuestros candidatos no ganen pero es seguro que la gubernatura se pierda. Es decir, los panistas pueden no tener mucha fuerza electoral ahora, pero la que tienen podría marcar la diferencia entre el triunfo o la derrota de Mario Zamora si las tendencias se cierran. El problema, dicen los propios panistas, es que no puedes negociar mirando al otro hacia arriba o si de plano estás agachado.

No sobra decir que en estas alianzas se hicieron a un lado los principios, las ideologías, y lo que mueve a sus protagonistas son los intereses. La justificación de la coalición Va por Sinaloa –como en la de Va por México—se esgrime a partir del supuesto de que la llamada cuarta transformación es un fracaso y puede llevar a Sinaloa “al abismo” como, dicen, ya está llevando al país. Parecerían, entonces, muy preocupados por Sinaloa y muy preocupados por México. ¿De verdad alguien piensa que Faustino Hernández esté muy preocupado por Culiacán, por combatir la drogadicción y la violencia, los feminicidios y el narcomenudeo? ¿O Marco Antonio Osuna por Ahome? Todo el mundo sabe que, para competir, uno le pidió permiso al Mayo Zambada y el otro al Chapo Isidro. ¿El gobernador ignora esto? No. ¿Lo consiente? Sí. ¿Estaría dispuesto a oponerse? Ni loco.

Y esos son los candidatos que va apoyar el PAN ¿Lo ignora Juan Carlos Estrada? No. ¿Lo sabe Marko Cortés? Por supuesto, pero siempre se hará pato: derrotar a Morena es la gran misión encomendada por el altísimo, salvar al país, evitar que Sinaloa caiga en ese abismo que le depara si llega la cuarta transformación a la gubernatura, el mismísimo infierno. “El fin justifica los medios”, escribió alguna vez Napoleón Bonaparte y en este enunciado encuentran su propio perdón y su salvación. No importa que en el trayecto tengan que tragar muchos dragones.

 

Bola y cadena

CON OTROS MATICES, PERO LO MISMO ocurre con la coalición Juntos Haremos Historia, donde importa más asegurar votos que defender los postulados que dieron origen al movimiento social y político más esperanzador de las últimas décadas. También ellos se esconden en esa inspiración de Maquiavelo respecto del poder. Por eso no hacen muecas cuando se alían al nefasto partido verde ni dudan en negociar con Gerardo Vargas o con el PAS. Ni cuando se enteran de que los Chapitos están dando la orden por todos lados de “votar por el viejito”—o sea, por Rocha. Se trata de ganar, lo demás no importa: que cada quien se coma la porción de sapos que le toca. ¿Y los ciudadanos?… “¿los ciudadanos? Ah, claro, los ciudadanos: todo lo hacemos por ellos”.

 

Sentido contrario

PASA IGUAL EN OTROS LADOS DEL país, como en Guerrero, donde Morena se aferra a mantener la candidatura de Félix Salgado Macedonio a pesar de las denuncias que tiene por agresiones contra mujeres, una de ellas por violación. Y a pesar de que hay un estruendoso movimiento –con gran impacto en todo el país– de las mujeres de esa entidad porque sea eliminado de la contienda ¿Ya está listo Rubén Rocha Moya para responder por Morena cuando sea cuestionado al respecto? ¿Qué les dirá a las mujeres de Sinaloa, una de las entidades con más agresiones registradas?

 

Humo negro

PERO TAMBIÉN HAY LUGAR para las buenas noticias: del 1 al 6 de marzo tendrá lugar el ya tradicional festival de la lectura que lleva a cabo el Club de Lectura La Hojarasca, ahora de manera virtual debido a las restricciones sanitarias. Habrá un homenaje póstumo al escritor sinaloense César López Cuadras, se presentará la novela Una cita con la Lady, de Mateo García Elizondo, nieto de Gabriel García Márquez y de Salvador Elizondo –ya serían chingaderas que no escribiera bien el plebe—y un libro de cuentos y relatos del periodista Guillermo Gallardo. Habrá, como siempre, conferencias, música y tertulias. Bien por el profe Cruz y todo su equipo del Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario No. 133, de Recoveco.

Columna publicada el 21 de febrero de 2021 en la edición 943 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 944
28 de febrero del 2021
GALERÍA
Decenas de heridos y al menos 18 muertos tras protestas y represión en Myanmar 'Birmania'
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos