julio 26, 2021 1:42 PM

Propuse a Mario, se impusieron los números: Quirino

QUIRINO ORDAZ COPPEL. “Con la cabeza fría”.

¡Te equivocaste!, me dijo el gobernador Quirino Ordaz cuando apenas había cruzado la puerta de su despacho. Me señaló con el dedo como para que no quedara la menor duda. ¡Te equivocaste!, repitió. Ese lunes estaba circulando un texto donde yo afirmaba que le habían robado los dulces, que él quería de candidato a Juan Alfonso Mejía –su secretario de Educación-, pero que al final se le había colado por la puerta de atrás el senador Mario Zamora.

Lea: PRI: cómo perdió la partida el gobernador https://bit.ly/39EgE37

“Yo propuse a Mario Zamora”, dijo mientras nos sentábamos. En el gobernador recaía la responsabilidad de definir al candidato. Se trata del hombre o la mujer que puede sucederlo en el cargo, casi nada.

“Y no podía –dijo– hacer la propuesta con el corazón; si eso hubiera sido, ahí estaban Javier Lizárraga, Ricardo Madrid, que son mis secretarios…” “O Rosy –deslizó–, que hubiera ganado de calle. Pero no se trataba de eso. El partido debía tomar la decisión con base en los números y la cabeza bien fría. Y los números se fueron moviendo. Es cierto que Mejía salía muy bien en las encuestas, pero en las últimas semanas se nos fue abajo. De hecho el doctor Efrén Encinas aparecía muy bien, pero eso se debe a que está todos los días con el tema de la pandemia”.

Toma su teléfono y me abre unas encuestas. Según lo que muestra, el único de los aspirantes que sube al doble de lo que traía en noviembre es el senador. Mientras, los otros bajan. Se lo atribuye a los cambios del discurso, que afinó en ese lapso, sobre todo, dice, hablando de los logros del gobierno estatal y de la buena imagen del gobernador, bien ponderada en sucesivas encuestas nacionales.

Según sus números, sus barras, sus cajones y sus cruces, para mediados de enero Zamora estaba en el mismo nivel de aceptación y reconocimiento que Rubén Rocha. Entonces no hay duda, afirma, quién debe ser el candidato.

“Lo que quiero, como priista, es ganar la elección. Y no tengo la menor duda de que Mario Zamora será el próximo gobernador de Sinaloa”.

Lo cierto es que Mario Zamora se impuso al interior del PRI con una tenacidad que en los procesos internos del partido solo se recuerda en hombres como Juan Millán cuando, en 1998, tuvo que vencer en una elección interna a Lauro Díaz Castro, quien tenía todo el apoyo de la Secretaría de Gobernación –comandada entonces por Francisco Labastida Ochoa– pero no de las bases priistas. También puede recordarse el caso de Renato Vega Alvarado –aunque éste fue un típico dedazo–, que llegó barrido a Sinaloa, cuando Ernesto Millán Escalante se había dormido con la noticia –dada por el propio Carlos Salinas– de que él sería el candidato. Y el mismo caso de Quirino, que fue el último en anotarse en la lista pero ya con la venia y el respaldo de Enrique Peña Nieto, cosa consumada.

Hay hilos y mecanismos que en la tradición priista siguen funcionando, pero no son perfectos. En Sinaloa lo demostró el caso de Malova, que rompió con el partido para ganar con una coalición… y el apoyo del Cártel de Sinaloa. Insólito cuando los capos sinaloenses siempre habían apoyado al PRI.

Después de las elecciones de 2018 el PRI se desfondó y solo en algunos estados mantiene cierta fuerza. Lo demostró en Coahuila y en Hidalgo en octubre pasado y pretende hacer lo mismo en Sinaloa sobre todo aprovechando la buena imagen del gobernador.

Pero los resortes que antaño movían los entresijos electorales no son los mismos o ya no existen. Y no parece haber mucha afinidad entre lo que está ocurriendo en el terreno y lo que el gobernador hubiera querido armar como equipo. Quirino se concentró en gobernar pero nunca quiso ser un líder del PRI, algo que otros políticos han logrado con éxito. Tal vez no le importe mucho. Para un empresario hay cosas más importantes. O tal vez tenga otros planes. Demasiada cercanía con el presidente de la república y los suyos, da muchos elementos para la especulación. Una cosa son las formalidades de rigor, pero el gobernador y el presidente han ido más allá de eso. Ya se verá.

Bola y cadena
NO SERÁ FÁCIL QUE MARIO ZAMORA prenda en los priistas y menos en los electores. Las bases de su partido se han reducido a partir de la derrota de 2018 y no es él el más indicado para recuperarlas porque es un desconocido en buena parte del estado. Luego tiene que demostrar que aquellos que en 2018 votaron por la llamada Cuarta Transformación se equivocaron y tampoco es échame otra tortilla del comal. Buena parte de ese voto ya se alejó de AMLO y de Morena, pero es el voto flotante, que igual puede refrendarse a nivel estatal o irse a otro lado. Sabe si sus derrotas, una en 2010 por Ahome y la otra para el Senado en 2018, sirvan para medir su eficacia electoral, porque las condiciones son distintas. Pero se sabrá.

Sentido contrario
POR EL LADO DE MORENA NO HAY claridad sobre quiénes vendrán como candidatos ni a los distritos locales y federales, ni a los municipios. Imposible jugar con la bola de cristal. Lo que sí puede apreciarse a nivel de la contienda principal, es que Rocha tiene dos años preparando este momento y no lo parece, su estructura es mínima y muy elemental, sus cuentas en redes sociales, que serán vitales en una campaña donde no habrá eventos masivos por las restricciones sanitarias, están en el nivel de cualquier vecino. Él, en lo personal, trae un bono, es cierto –se refleja en todas las encuestas–, y tendrá de su lado el empuje del proyecto nacional de AMLO, que mantiene la parte dura de sus seguidores, pero no es seguro que le alcance. Si la coalición PRI-PAN se mantiene –el PRD no significa nada—puede emparejar la carrera en la recta final. Y allí las estructuras serán definitivas.

Humo negro
EL MANEJO DE LA PANDEMIA EN MÉXICO es un desastre. Estamos en el sótano a nivel mundial, lo dicen dos estudios muy serios que llevamos en estas mismas páginas. El combate al COVID-19 se politizó y el resultado es que hay cientos de miles de muertos, se nos ocultan las cifras y no hallamos cómo salir de la crisis. Nos espera un año peor que 2020, así que es mejor que hagamos conciencia de que si el gobierno no nos cuida, hagámoslo nosotros.

Columna publicada el 31 de enero de 2021 en la edición 940 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.