junio 19, 2021 3:12 AM

Exceso de muertes

ACTA POR ACTA. Los muertos que no cuentan.

Habrá mucho que explicar una vez que la pandemia dé oportunidad de respirar con tranquilidad. Es más, si se trata de responsabilidades desde el poder, debiera estarse trabajando en un informe independiente sobre la reacción de gobierno y particulares ante la emergencia sanitaria.

Han sucedido demasiadas cosas en un periodo de tiempo tan corto que será imposible aprenderlas con facilidad.

El informe no debe ser buscar culpables –aunque en algunas áreas debería hacerse- sino para obtener un aprendizaje profundo de esto. Si no sacamos algo de provecho se perderá otra oportunidad en México; es necesario comprender lo que dio resultados, las intervenciones tardías, las reacciones que dieron resultados y las fallas.

Es un sueño. En México tenemos problemas con explicarnos la verdad y asumir responsabilidades. No sabemos. Por eso el 68, el temblor de 85, Aguas Blancas o Ayotzinapa, donde nunca llegamos a una conclusión oficial satisfactoria. Simplemente porque tampoco se buscó hacerlo, sino cumplir por requisito con ello.

La pandemia abre un debate que pudiera prolongarse a la eternidad. Quienes defienden la estrategia del gobierno y quienes dicen que ni siquiera existe estrategia.

Ese debate es sano y necesario, pero insuficiente. Se requiere un informe amplio, abarcador, técnico y científico, con una investigación que permita conocer a fondo cómo se tomaron las decisiones y cómo llegó la información disponible. Paso a paso recrear lo que hemos vivido desde que se anunció el peligro de contagios para todo el mundo.

El mejor ejemplo lo tenemos en lo básico, el anuncio regular de las dimensiones de la pandemia. Otro tema de debate diario. ¿Son exactos los datos oficiales de contagios y muertes en cada región de México?

Y la respuesta simple es no. Dígase lo que se diga y eso no debería estar en debate. Es la propia autoridad quien propició esta incertidumbre. Además de la plataforma donde cada hospital registra los contagios y muertes, deben acompañarse todas las herramientas posibles para acercarse lo más posible a la verdadera dimensión de la pandemia. Y herramientas sobran, pero los gobiernos estatales y el federal, optaron por dar a conocer solo una. La plataforma.

¿Por qué no buscaron otras formas de obtener aproximaciones? Al final terminarían por estarse revelando distintas formas de acercarse a lo que está sucediendo, porque los datos que ofrecen cada entidad y el gobierno federal resultan insuficientes. Esto sucede porque son instrumentos de medición elaborados para situaciones distintas, no para una emergencia como esta. Funcionan en condiciones normales, donde los retrasos en el flujo no afectan. Hoy no es así.

Ejercicios estadísticos como los que se está realizando con el factor “exceso de muertes” son necesarios en este momento. Profundizar en ese y en otras formas de acercarse lo más posible a lo que ocurre.

 

Margen de error

(Razones) No puede dejarse pasar esta oportunidad para dimensionar lo que estamos enfrentando. Las muertes que se mantienen en el sub-registro, por la razón que sea, en su momento debe esclarecerse qué ocurrió.

Los datos son claros. Sinaloa enfrenta un histórico incremento en las muertes que no puede explicarse únicamente con las casi 3 mil muertes por Covid que se tienen en la plataforma de salud. Hay otras 3 mil muertes con acta de defunción, posiblemente con causas distintas a la enfermedad, que sobrepasan cualquier otro antecedente histórico en el comportamiento de las muertes en Sinaloa.

Solo son explicables por la coyuntura actual, es decir la pandemia.

 

Primera cita

(Pena y gloria) Sin pena ni gloria el segundo informe del Presidente López Obrador. Aunque ya sabemos que no se daría ninguna sorpresa, los informes de labores en este país nunca llegaron a ser lo que debieron ser. Lo mismo en la hegemonía del PRI que con la alternancia panista. Ni se rinden cuentan, ni se informa. Son discursos.

Con López Obrador hay un ingrediente particular. Es un Presidente expuesto en exceso. La mañanera, el desglose de notas durante las primeras horas del día, las columnas y programas de opinión que reiteradamente tiene a AMLO en sus contenidos. En un día cualquiera es posible encontrar al mismo tiempo hasta seis veces fotos y notas de Andrés Manuel en un portal de noticias.

El Presidente no hizo anuncios relevantes ni tampoco avanzó en el ejercicio real de un informe, que es rendir cuentas. Tampoco intento ser novedoso, como sí lo hizo la Presidenta de Nueva Zelanda que grabó un video de dos minutos para informar sobre su gobierno. No le alcanzó el tiempo, pero eso es buscar la novedad.

Al menos quedó atrás el falso lucimiento de los tiempos de la presidencia imperial, donde el mandatario hacía el recorrido de Los Pinos al Congreso en un coche descubierto y el confeti caí como una lluvia de gloria.

Pero tampoco se crea que hemos avanzado algo, porque ninguno de los últimos presidentes de este país -Fox, Calderón o Peña- avanzaron en ese sentido para que los poderes se vigilen entre sí, como ocurre en otros países; tampoco López Obrador avanza en ese sentido. Ya lleva dos informes y no avanzará.

López Obrador está pagando cara la sobre exposición mediática que tiene. Aunque dicte la agenda todos los días e imponga temas, cada vez le es más difícil ser asertivo. Además la carga de críticas se vuelve una losa pesada para el Presidente, que se defiende atacando (PUNTO)

Columna publicada el 06 de septiembre de 2020 en la edición 919 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.