jueves, septiembre 23, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Malayerba: Hambre

malayerba-hambre

Salió vestida de blanco de ese rancho de polvaredas sin sol, seco y ahogado en tierra. Pero dejó a ese hombre que solo servía para fecundar sus óvulos, pero no para trabajar ni para mantenerla. Por eso acudió a la ciudad, esperando que la esperanza se fijara en ella y poder sacar adelante a ese morrito inquieto, travieso, de ojos que le brincaban y que parecían rebelarse a esas cavidades.

Lea: Malayerba: Tundra negra https://bit.ly/2QFTejQ

Trabajando aquí y  allá, con ese don parecido a la ubicuidad: multiplicándose, lavando y planchando ajeno, y con el tercer brazo en la cocina para vender comida y la cuarta pierna trapeando y sacudiendo en tres casas diferentes, Así sacó a ese plebe del plantel preescolar y lo metió a la primaria. Ella siempre tratando de ocuparlo en actividades de provecho y él en el esmero sempiterno de salirse del redil y agarrar las vías cortas y rápidas.

Era una bala encendida. Un proyectil en los linderos del extravío. El fuego seguía en esa mirada y sus ojos, sus manos, sus piecitos planos y sembrados de llagas, tanto que requerían un extintor, una pausa, una buena dosis de paz.  Su madre le decía haz la tarea, ponte a estudiar, ayúdame con los platos, barre el patio, recoge tu ropa, lávate los dientes, métete a bañar. Pero escasamente esa voz que pretendía ser de mando y al mismo tiempo cariñosa, era obedecida por ese morro que ya quería volar.

Terminó a duras penas la primaria y ya no quiso estudiar. Tampoco trabajar. Dedicaba sus segunderos a la vagancia, a andar con los de la esquina, con los del barrio de atrás, en las canchas y no precisamente jugando futbol. Las drogas se extinguían en sus manos, nariz y boca, y luego en los caminitos delgados, venosos, verdes y grises, de sus brazos. Y la madre en la talacha, brincando de un trabajo a otro para sacar algunas monedas y comprar comida.

Pero él no estaba y a veces no se sentaba a la mesa y otras ni recargaba su espalda en el catre. Solo aparecía silente para robarle dinero, un día esculcó y no encontró nada. Flotando, con ese paso marino, se fue a la farmacia y la  asaltó. Tenía hambre pero prefirió sacudir sus finanzas hasta acabarlas, en otras dosis y otras dosis.

Los narcos que vigilaban lo torcieron asaltando y lo detuvieron. Lo entregaron a la policía y a los días salió bajo fianza. Ahí habían terminado las docenas de planchado, las profundas ojeras, la espalda baja dolorida y los brazos tiesos como palas. Cuando le volvió a faltar para la droga asaltó de nuevo y entonces supieron que esa reincidencia no iba a tener un hasta aquí. Apareció hinchado, ya podrido, con perforaciones en pecho y cabeza, atrás de los moteles. Ella vio el cadáver, con el delantal y las manos encallecidas, lo regañó y moqueó hasta inundarse: ay hijo, te di comida y tú siempre tuviste hambre.

Columna publicada el 30 de agosto de 2020 en la edición 918 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.