agosto 4, 2020 10:17 AM

Malayerba: Cuando las balas no duelen

malayerba-cuando las balas no duelen

Desde chiquita dijo que esa mujer iba a ser suya. Su padre era su socio y eso le permitió cercanía con la familia, a quienes apadrinó cuando ese hombre fue asesinado. A la madre le ayudó con los gastos de la casa y a la jovencita le financió la fiesta de quince años: arreglos florales que instauraron el imperio de las rosas rojas, la mejor banda de la región y comida y bebida para triplicar dosis.

Lea: El consejo https://bit.ly/39C2gGZ

Siguió a esa jovencita. Besó sus huellas en la calle terregosa y siguió ese polvo divino, mezcla de perfumes y sudores virginales, sonrisas y miradas de invitación. El día que se lo dijo ella no lo dudó. Al día siguiente un automóvil del año la esperaba estacionado en la acera. Un moño rojo y anchos listones del mismo color en el toldo y el cofre.

Iba por ella a la escuela y la llevaba a comer. Aprendió a sentir su mano, su barbilla, el pelo encerrándolo en ese sueño de vuelos y nubes y olores y sensaciones que no conocía. Él, que había tenido muchas mujeres orquetadas, a sus pies, lamiendo sus botas y sucumbiendo a caprichos de billetera y drogas, estaba ahí, rendido y ofrecido ante esa joven apenas mayor de edad. Su diosa.

Le empezaron a gustar las armas y él le enseñó a jalar el gatillo, sostenerlas con firmeza, abrir las piernas, mirar por la mirilla. La llevó a sus jales y repartieron juntos mota y polvo. Cobraron las ganancias y luego ordenaron poner orden en el desorden que otros, socios o no, habían dejado. Esas manos rojas ya no eran por las rosas de su color preferido. Ese rojo se quedaba, esparcía, se metía en comisuras y poros y fisuras y surcos dérmicos.

Esa tarde las cayeron los guachos. Tenían rodeada la casa y algo le gritaban desde fuera, en sus camionetas artilladas. Él no contestó. Le dijo a ella nos la vamos a jugar, mi reina. Le dio un fusil automático y él tomó otro, armas cortas en la cintura y varios cargadores abastecidos. Salieron en madriza por la puerta lateral y los soldados tras ellos. Él manejando y ella disparando. Dales duro. No dejes de disparar. Ta-ca-ta-ca-ta-ca. Se escuchaba y luego las balas zumbando orejas y cabello.

Se orilló y metió a un camino, entre el frijolar. Parecía que habían logrado perderles el rastro. Entonces la vio herida, a punto de desvanecerse. La tomó en sus brazos y la puso bajo un árbol inmortal, de los que florecen en noviembre. Las flores, blanquizcas, pálidas, caían como hélices, y ella se moría. Él vio sus heridas pero le importaron más las de ella. No te vayas, mi reina.

Lo sacaron de ahí a rastras. Ni la mejor coca cortó su río de lágrimas ni las mejores putas le cerraron las heridas. Abiertas, sangrantes, cubrían ropa y piel, como esas rosas que muchas veces le envió. Ya no le dolían las balas, sino ella. Y ya no estaba.

Columna publicada el 26 de julio de 2020 en la edición 913 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 914
02 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos