agosto 13, 2020 11:46 PM

Covid-19, el impacto sobre el empleo formal en Sinaloa

comercios-mariscos don jacobo

El primer caso de coronavirus detectado en México fue el 29 de febrero pasado, es a partir del mes de marzo cuando las autoridades mexicanas y el sector empresarial comenzaron a tomar medidas para evitar la propagación del virus en sus centros de trabajo. Fue a partir del 23 de marzo, cuando inicia la Jornada Nacional de Sana Distancia en la que se paró la economía y sólo operaron sectores considerados como esenciales. A partir del 1 de junio comenzó una reapertura parcial con sectores como el de minería y automotriz.

Ese parón de actividades durante los últimos días de marzo y el transcurso de abril y mayo, tuvo un efecto sobre el empleo y en el ingreso de las familias en México. El IMSS da cuenta de una reducción del empleo formal de 1 millón 30 mil 366 plazas, esto significa que el ingreso de las familias se afectó, durante ese periodo, en aproximadamente 25 mil millones de pesos; en esa cantidad se mermó la circulación de dinero en el mercado nacional, perjudicando la demanda de bienes y servicios. Eso fue a nivel nacional, ahora veamos el efecto sobre Sinaloa.

Para efecto de valorar el impacto de la parálisis económica, derivado del confinamiento por la propagación del Covid-19, sobre el empleo en Sinaloa, a continuación, se describe lo acontecido recurriendo a la metodología que elimina las estadísticas del sector primario, pues es un sector que de manera ordinaria cada año, en el mes de mayo, da de baja ante el IMSS a una masa muy significativa de trabajadores que fueron empleados, durante el periodo de octubre-abril, para labores de cultivo y cosecha de la horticultura; además tómese en cuenta que este sector no fue suspendido, por ser actividades esenciales.

El confinamiento se inició en la última semana de marzo, por lo tanto, la afectación severa se presenta en los dos meses siguientes, abril-mayo. En el mes de marzo la población registrada ante el IMSS, sin incluir al sector primario, es de 491 mil 749 trabajadores, y para el mes de mayo se reduce a 475 mil 262. La suspensión de actividades por el Covid-19 dejó sin empleo, en Sinaloa durante los meses de abril-mayo, a 16 mil 487 trabajadores, esto en términos de disposición de dinero para las familias y la circulación de capital en el mercado local significó una merma de 291 millones de pesos.

Sinaloa con sus 544 mil 213 trabajadores registrados ante el IMSS, aporta el 2.8 por ciento del empleo total nacional; los 16 mil 749 trabajadores que quedaron desempleados en Sinaloa solo representan el 1.6 por ciento del total de fuentes de trabajo que se perdieron a nivel nacional. La afectación que sufre Sinaloa queda muy por debajo de la que debió haber registrado en su ponderación relativa: aproximadamente 25 mil. Queda pendiente de cuantificar el impacto sobre el empleo informal que es donde estimamos el daño haya sido significativamente más alto.

Estos datos confirman la escasa elasticidad que la economía sinaloense tiene a una crisis económica nacional e internacional. Al tener una estructura económica con una alta ponderación del sector básico alimentario, resulta menos afectada, los alimentos se tienen que seguir produciendo y las familias no dejan de demandar bienes para la dieta diaria.

El concepto de Servicios para Empresas, Personas y el Hogar, donde se agrupan actividades como servicio de alquiler, alojamiento, restaurantes, recreativos, esparcimientos, de peluquería y salones de belleza, etc. Fue la que más empleados despidió: 7 mil 705. En segundo lugar, está la Industria de la Construcción con 5 mil 249, y en tercer lugar está el Comercio dejando sin empleo a 2 mil 745 personas.

La industria de transformación que, habiendo despedido 200 trabajadores en el mes de abril, al mes de mayo recontrata y logra cerrar el mes de mayo con 549 trabajadores más que los existentes en el mes de marzo, es la única actividad que registra un saldo positivo en el comparativo del mes de mayo con respecto al mes de marzo.

La industria de transformación ya se ha reactivado y la industria de la construcción ya está en una fase de activación extendida tanto en el sector privado como público, las dos están reincorporando a trabajadores y dándolos de alta ante el IMSS, con ello es de esperarse que el mes de junio inicie la recuperación de las plazas perdidas en los meses de abril-mayo, aunque el solo hecho de no observar una mayor pérdida en el mes de junio debe ser un logro muy alentador.

El gran desafío que sigue es, en primer lugar, reducir la propagación del coronavirus, para con ello liberar las actividades relacionadas con el comercio y los servicios. De ser así y de no registrase un nuevo confinamiento, recuperar el empleo perdido para fin de año si puede ser factible.

Sin embrago, aún y cuando se libere la apertura de todas las actividades empresariales, la reactivación será gradual, pausada, la demanda de bienes y servicios por parte del consumidor estará cargada de desconfianza o miedo a contagiarse, lo cual hará que el patrón decida reincorporar trabajadores en una proporción que corresponda con el aumento de la demanda. Tampoco es descartable que unidades empresariales que venían operando con un mercado precario opten por no levantar ya las cortinas. Los restaurantes y hoteles por ejemplo tardarán para recuperar la confianza y seguridad que demandan los usuarios.

El aumento del desempleo genera mucho daño a la economía en su conjunto, se dificulta el crecimiento económico e incrementa los niveles de pobreza.Un trabajador que se queda sin empleo lastima el bienestar de la familia; el hambre y la desesperación desestabiliza el ambiente familiar. En estas circunstancias el Estado tiene que salir en apoyo de las familias afectadas y de actividades productivas que fueron lesionadas por el confinamiento; debe poner en marcha programas emergentes de inversión pública que apuntalen la recuperación de la economía y generen opciones de nuevos empleos.

Artículo publicado el 21 de junio de 2020 en la edición 908 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 915
09 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos