abril 10, 2020 2:27 am

Dorados, una vergüenza

Dorados-embargo

La historia de Dorados de Sinaloa ha sido buena en la cuestión futbolistística, pero muy mala en cuestiones administrativas.

Como el caso del pasado martes (11 de febrero), donde el SAT embargó el Estadio del club sinaloense por una deuda millonaria, supuestamente por un juicio añejo, que no compete a esta administración.

Tras esta situación, Juan Antonio Núñez, actual presidente del club, confirmó la situación que vive el club.

“Lo que ocurrió (martes) fue derivado de una empresa antes del 2013 y que vinieron a ejercer la ley y buscar propiedades de la empresa y bajo esa línea de trabajo que caracteriza a la Secretaría de Hacienda y es un juicio que va a durar bastante tiempo y nosotros tenemos la encomienda de coadyuvar para que se resuelva pronto y si vamos a poner demanda para resolver este tema”, señaló Núñez.

Esa empresa, de acuerdo a Núñez es de Eustaquio De Nicolás, quien según no tienen relaciones con él, pero esa es una total mentira, ya que el dueño de Homex tienen acciones en el club.

Núñez confirmó que van a demandar para resolver tal situación; “afortunadamente somos una empresa que está complementando los procesos de acreditación”.

Lo que sí es cierto es que el futuro de los Dorados es incierto. Porque no es la primera vez que pasa por problemas económicos, sino que en su historia ha habido mucho casos.

La realidad de las cosas es que muchos empresarios han pasado por el club y siempre se ha vivido la misma situación.

O sea, la pregunta es ¿por qué los empresarios van y vienen, y el problema económico sigue igual?

Sin duda alguna que algo anda mal en el interior del club. Creo que hay personas que han dañado al equipo y por tal, no lo dejan avanzar.

Por ejemplo, cuando nació Dorados, uno de los dueños Valente Aguirre armó el equipo y los hizo ascender a Primera División en un año.

Pero al tiempo, dejó al equipo, textualmente me dijo en una ocasión que vino a jugar golf a Culiacán: “No hay buen ambiente, en muchas ocasiones me relegaron, hacían lo que querían, y eso no me gustó, así que mejor decidí dejar al equipo”.

Así como Aguirre, creo yo que le ha pasado a muchos empresarios, por lo tanto, algo tiene que cambiar, porque si las cosas siguen así, Dorados va a desaparecer en cualquier momento.

Por lo pronto, hay que esperar a ver si esta directiva soluciona este problema de embargo.

Artículo publicado el 16 de febrero de 2020 en la edición 890 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 897
05 de abril del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral