julio 11, 2020 10:54 AM

Malayerba: Pagador

malayerba

Hombre de familia. El hogar era su guarida, la mejor tibieza, la calentura inacabada que le había permitido procrear a esa morrita que ya era toda una señorita y seguir al frente de su clan de tres. Cada quince días se ausentaba dos: se montaba en la Cheyenne café y partía con maletines repletos de cheques.

Lea: Sin nombre https://bit.ly/38qn3f3

Subía por la sierra e iba para la sierra, caminos agrestes y contoneados. El brincoteo, los laureles y tabachines que luego eran los pinares tupiendo la orografía inconmensurable. Llegaba, saludaba, repartía, convivía, dormía, despertaba con el amanecer y se despedía. Así lo hizo durante años, sin contratiempos ni ausencias.

A su alrededor, se le juntaban los muertos. A este por qué, preguntaba. Le decían casi siempre lo mismo: por traidor, por bocón, por malapaga. Mantuvo relación de trabajo y hasta de amistad con algunos de ellos, pero una vez despedazados a cuernazos y a la vera del camino, él tenía que hacer como si nada y seguir avanzando hacia la serranía de Durango o a su casa.

Y él incólume y apacible. No usó armas, actuó prudente hasta en sus adquisiciones. Con los años se compró una camioneta de lujo y luego otra. Nadie nunca lo vio en ellas porque eran para su mujer y su hija, aunque ninguna sabía manejar y parecía no interesarles. Compró un departamento y una casa de interés social a la que luego le construyó dos cuartos y techó la cochera.

Siguió mudo, llevando esa valija llena de papeles y regresando con la bolsa vacía y el orgullo del deber cumplido. Sentado, frente a la tele, dejaba que lo cobijaran los brazos de sus amadas y lo colmaran de apapachos. La sala, ese espacio de la casa, se iluminaba con él y ellas, que hacían que la primavera se estacionara en cada rincón del inmueble, aunque afuera caía un otoño siniestro, nebuloso y de lluvia.

Así era él. Sentado en ese sillón, se echó cuando más tres cervezas y nunca fumó. A los cuarenta y siete estaba pleno, entero, feliz y realizado. Muchos muertos en su vida, pero ninguno tan cercano como para que lo despojara de ese amor o sembrara sombras en su devenir. Todos, al final, eran muertos ajenos, distantes, ya retirados de los vericuetos insondables de esa memoria de precisión de juego geométrico.

Tenía cuarenta y siete cuando se quedó dormido. El medico dijo fue un infarto: quieto, con una media sonrisa en su rostro y esa apacibilidad envidiable. Su esposa tiene ahora que aprender a manejar, vender las camionetas y rentar las casas. Ella trabaja en un supermercado y dice que es feliz porque también lo amó y le dejó todo, menos deudas.

Él era pagador. Llevaba los cheques a la gente de arriba, a la sierra. Sin pólvora en los dedos ni orificios en la piel. Trasladó millones todos esos años y ni siquiera un asalto.

Columna publicada el 19 de enero de 2020 en la edición 886 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 910
05 de julio del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Alerta ámber