domingo, agosto 7, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Es hora de pagar la deuda social: Armando Bartra

bartra 1

Armando Bartra no oculta ni matiza de qué lado está. No solo es su posición política e intelectual en la izquierda, sino con el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Pero critica, contextualiza, no defiende a ultranza ni ataca despiadadamente.

Filósofo, antropólogo, estudioso del movimiento campesino —especialmente en el sureste—, Bartra reconoce que Sinaloa no está entre sus áreas prioritarias de estudio. Sin embargo conoce a la perfección la política agrícola que hasta ahora había dividido al país en dos y que aparte comprometió la seguridad alimentaria de México: Por un lado el campo del norte, tecnificado, de alta producción y exportación; y del otro los campesinos de autoconsumo, sin apoyos, a la suerte del temporal.

La entrevista con Ríodoce es previo a una conferencia en el Congreso de Sinaloa donde hablará de los “Retos de la izquierda en siglo XXI” en el marco del centenario del Partido Comunista en México. No es cualquier día, asiste a la colocación del nombre de Arnoldo Martínez Verdugo en el muro de honor, el férreo líder comunista nacido en Sinaloa y que su nombre en esa pared del Congreso aporta diversidad a un espacio casi monocromático.

Armando Bartra es inconfundible. Aparece vestido para un trabajo en campo, más que para una conferencia magistral. Una gruesa camisa, manga larga, cuello mao; unos zapatos que ya llevan muchos pasos en el México profundo.

 

Es un solo México, con dos piernas

Uno de los muchos temas que Bartra domina es la agricultura. Arranca con una acotación: “No se me debe olvidar de que estoy en Sinaloa”. Aunque precisa que la agricultura en México no es solo el campo de Sinaloa, Sonora o Jalisco: “Hay que pensar en términos de que la agricultura mexicana es diversa, como el país es diverso. Y esta diversidad debe ser atendida como tal”.

Define un punto de esa diversidad, donde se encuentra una parte del país:

“México es un país agroexportador, y en este caso estamos hablando de una zona de hortalizas (Sinaloa), pero también para otras regiones el aguacate que ha crecido, las berrys, el limón… No puede un gobierno omitir el que hay una inversión fuerte y hay una competitividad con ventajas comparativas. Es una parte de la agricultura mexicana que tiene que ser reconocida y apoyada. No se puede someter a esa agricultura, en términos de seguridad alimentaria… pero debiera pensarse dentro de una integración. Una visión nacional”.

Ante las protestas y reclamos por la disminución del presupuesto federal al campo —desde estados como Sinaloa o Sonora—, contra el sureste que requiere de subsidios y se critica que es un pozo sin fondo. Eso llevaría a pensar en dos mundos, y dos Méxicos: “Tienes un país único, tienes un país diverso pero único y hay que pensar en el conjunto”.

El otro punto en la diversidad de México está en no perder de vista a los más pobres entre los pobres: los campesinos del sur y del sureste:

“Hay una deuda social. La prioridad que se le está dando (en este gobierno de López Obrador) no es en términos del modelo económico, es en términos de la marginación. Primero los pobres significa el sur-sureste. En términos de justicia, no de productividad. No es decir no nos importa Sinaloa, no nos importa Baja California. Sí nos importa en términos del sector agropecuario”.

Señala que no puede combatirse la marginación con subsidio como un pozo sin fondo. Sino pensando en una productividad y viabilidad distinta a la agricultura comercial.

En conclusión: El objetivo prioritario es la soberanía y autosuficiencia alimentaria, en un país que depende en un 50 por ciento de las importaciones.

Bartra lo sintetiza así: “Yo digo que es una política con dos piernas. En términos sociales hay una prioridad, en términos económicos la seguridad agroalimentaria tiene que caminar con dos piernas”. Por lo tanto, “tenemos que aportar a las dos agriculturas: a la agricultura intensiva, en noroeste y donde la haya. Una agricultura de alto rendimiento y de alto costo, que no van a ser los campesinos sino que va a ser empresarial. Y una agricultura de pequeña y mediana escala, también comercial, a veces de autoconsumo, de mercados locales, de menos rendimientos, menores costos, en condiciones agroecológicas distintas”.

Para Armando Bartra esa sería una combinación virtuosa que requiere de persistencia en las políticas públicas. Aunque no hay ninguna garantía de ello, aunque podría establecerse legalmente que esos programas sean inamovibles.

 

AMLO a la izquierda, sin decirlo

A los 100 días del gobierno de AMLO, en mayo pasado, Armando Bartra publicó un libro breve: El Principio. Los primeros cuatro meses. Ahí parece anticiparse en una sola frase al jueves 17 de octubre en Culiacán: “Entre procurar la seguridad y tranquilidad de la población y tratar de ganar una guerra hay una diferencia abismal”. Refiriéndose a la estrategia de seguridad que asume el nuevo gobierno federal.

Él dice que no es un adivino, es la lectura de tendencias y un nuevo gobierno. Uno de izquierda como el de AMLO.

—¿López Obrador es de izquierda?

—Sin ninguna duda. La gente de izquierda hace definiciones y luego dice encaja o no encaja. Ahí están los cambios en la política social, de seguridad, como pruebas irrefutables.

“La izquierda no es una postura inamovible y eterna. Es de situación, y exige que te definas de una forma que corresponde a tus principios, a tus valores, a tus objetivos, a tus compromisos. Y a la situación”.

Pide entender el momento en que se encuentra el país. Poner los pies en la tierra y hacer una valoración: En qué momento estamos, cuál es la correlación de fuerzas, cuales son las broncas mayores que tienes encima, quiénes son los que más están sufriendo, quiénes son los que te dan la fuerza para movilizarte.

“Me vale madres que diga que es de izquierda o que no lo es. Creo que izquierda es tomar postura siempre en situación. Tú puedes decir una cosa hoy y dentro de cinco años puedes decir una cosa diferente. Sí, porque las situaciones han cambiado”.

Artículo publicado el 10 de noviembre de 2019 en la edición 876 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1019
07 de agosto del 2022
GALERÍA
Más de 250 viviendas resultaron afectadas por inundaciones en Guasave, debido a la lluvia atípica registrada el jueves
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.