Griselda Triana, esposa de Javier Valdez, en la lupa de Pegasus

griselda-triana-esposa-de-javier-valdez

Ocho días después de que el entonces Presidente Enrique Peña Nieto anunciara acciones para garantizar la libertad de expresión y la protección de periodistas y defensores de derechos humanos, luego del asesinato de Javier Valdez, su viuda, Griselda Triana, recibió un mensaje en su celular infectado con el malware espía Pegasus.

Lea: Luego del crimen de Javier Valdez, usaron Pegasus para espiar a periodistas de Ríodoce https://bit.ly/2RguNrR

Era el 25 de mayo de 2017, y habían transcurrido 10 días del crimen de Javier en Culiacán. El mensaje enviado al móvil de Griselda era una supuesta nota del semanario Proceso en la que la PGR aseguraba que el móvil del homicidio de Javier había sido el robo de su auto.

Al día siguiente un segundo mensaje llegó al dispositivo, esta vez era del medio Animal Político “¿Cómo vez este reportaje? Cuando faltan las palabras solo ataques podemos recibir”, se leía.

Griselda no abrió ninguno de los mensajes de texto y se olvidó de ellos, hasta diciembre de 2018, cuando el laboratorio de Análisis Forense de Citizen Lab de la Universidad de Toronto hizo públicos los resultados de una investigación que concluyó un mes antes y en la que demostró que Ismael Bojórquez y Andrés Villarreal, director y jefe de información del semanario Ríodoce, del cual Javier fue cofundador, habían recibido mensajes similares infectados por el software del Grupo NSO.

Se comunicó entonces con la organización Artículo 19, que a su vez envío la información a Citizen Lab. El organismo inició una investigación de los dos mensajes enviados a su móvil, y el pasado 20 de marzo concluyó que ella “también fue objeto de múltiples intentos de infección utilizando el malware Pegasus”.

“Los enlaces en los mensajes enviados a Griselda Triana apuntaban a dominios identificados en investigaciones anteriores de Citizen Lab como infraestructura de explotación operada por RECKLESS-1. Ambos dominios habían sido utilizados previamente para espiar a los colegas de Javier Valdez”, se menciona en el resultado de la indagatoria.

“Al hacer clic en los enlaces en cualquiera de los mensajes, se habría infectado su teléfono con el software espía Pegasus”.

El ‘software’ malicioso está diseñado por la compañía israelita NSO Group para recabar información de teléfonos móviles como videos, fotografías, mensajes, correos electrónicos y lista de contactos, y que además puede activar, sin que la víctima se entere, el micrófono y cámara del aparato.

El programa se vende únicamente a gobiernos y su propósito central es vigilar a organizaciones criminales y terroristas.

En México, de acuerdo a Citizen Lab, Artículo 19, R3D, Social Tic y otros organismos, fue utilizado por el gobierno federal para espiar a periodistas como Carmen Aristegui, Rafael Cabrera, Sebastián Barragán, Salvador Camarena, Daniel Lizárraga, Ismael Bojórquez y Andrés Villarreal así como a activistas y defensores de derechos humanos.

En una rueda prensa en la Ciudad de México realizada el pasado 20 de marzo, en la que estuvo acompañada por representantes de Artículo 19, R3D, activistas y periodistas afectados por el software espía, Griselda cuestionó el intento de espionaje en su contra pese a que colaboró con la PGR y el Consejo Nacional de Seguridad en la investigación del crimen de Javier.

“Qué razones había para espiarme, ni mi familia ni yo somos delincuentes, y estoy segura que yo no represento ningún peligro para la seguridad nacional, así que creo que tal vez buscaban desvirtuar las investigaciones sobre el asesinato de Javier o quizás pensaban que yo tenía información relacionada con su crimen y espiándome ayudaría a resolverlo”, expresó.

“Yo creía que el gobierno anterior se había dedicado únicamente a espiar a periodistas, activistas, personas defensoras de derechos humanos, empresarios, pero a personas como yo, que no tenía el perfil de Javier, pues así ocurrió, lo cual es más peligroso y perverso porque cualquier ciudadano o ciudadana de este país que vivimos de un trabajo honesto y digno, pudo haber sido observado y lo más seguro es que nunca lo sepa”.

Dio a conocer que presentará una denuncia ante la Fiscalía General de la República para “dar con los responsables, se les procese y castigue” y exigió al nuevo gobierno un informe sobre la adquisición y lugar donde se encuentra este malware, “pues todo indica que aún lo siguen usando”.

“Es necesario y urgente saber quiénes lo usaron, qué información es la que han obtenido y con qué fines. Quiero creer, pero sobre todo tener la certeza de que no nos seguirán espiando”.

Leopoldo Maldonado, de Artículo 19, señaló que el caso de Griselda es el primero que se documenta, donde el software espía fue utilizado contra una víctima indirecta de un asesinato.

“Una línea, una hipótesis (del intento de espionaje) era que querían descarrilar la investigación. Esto sucedió ocho días después de que Enrique Peña Nieto se comprometió a proteger a personas defensoras de derechos humanos y periodistas… ese fue el compromiso y así fue como se materializó ese compromiso, siguieron estigmatizando y siguieron persiguiendo a las víctimas en este caso, a los periodistas y a las personas defensoras de los derechos humanos”.

‘Pegasus’ se usó también en 2018

El software espía Pegasus se utilizó al menos en una ocasión más y contaba con una base de datos de las personas espiadas, pese a que la entonces PGR y el CNS señalaron lo contrario.

Lea: Pegasus y el gobierno espía que nos infectó https://bit.ly/2UfEito

Luis Fernando García, director de la Red por la Defensa de los Derechos Digitales R3D, dio a conocer que dicha información se encuentra en la carpeta de la investigación que se inició luego de la denuncia presentada el 19 de junio de 2017.

En dicha indagatoria se recaba la declaración de elementos de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), quienes visitaron en junio de 2018  los lugares donde Pegasus era operado por la Agencia de Investigación Criminal, y constataron que el malware estaba ahí y seguía activo.

“Se les mostró una investigación activa, no tengo los detalles porque estaba todo eso testado, pero claramente hay evidencia en el expediente de que había Pegasus activo y siendo utilizado al menos en alguna ocasión”, mencionó.

“Esa base de datos existía y fue consultada en algún momento, contradiciendo a los titulares de la AIC y de la Cenapi y la PGR que declararon en 2017 que no existía”.

García señaló que hasta el momento la investigación sobre los casos de espionaje no presenta avances significativos y al contrario, tienen indicios de que en los últimos meses del gobierno de Peña Nieto existieron intentos deliberados de obstaculizarla y destruir evidencias, por lo que están pidiendo a la FGR ampliar la indagatoria.

“… la investigación debe ampliarse y ya no solamente debe ser sobre las irregularidades en la contratación (de Pegasus), sino que debe de incluir los actos de encubrimiento y destrucción de evidencia y la falsedad de declaraciones que han ocurrido en este caso y que a todas luces aparentan estar diseñadas para intentar frustrar la justicia”.

Al nuevo gobierno dijo que le solicitan dar un “vuelco” al caso, reorientar la investigación para que existan garantías para saber qué pasó con los denunciantes y con las personas que potencialmente pudieron haber sido afectadas por Pegasus y se establezca un mecanismo independiente de investigación que integre organismos internacionales como la CNDH y ONU al gobierno federal y a la Secretaría de Gobernación.

Artículo publicado el 24 de marzo de 2019 en la edición 843 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES