Vecinos obtienen amparo contra obra del Distrito Paseo Mundial y lo ignoran

paseo mundial 4

A finales de diciembre, vecinos de la colonia Tierra Blanca temían por un madruguete. La reanudación de la obra del Distrito Paseo Mundial (DPM) estaba latente. Mediciones en el suelo y unos supuestos trabajadores de avanzada les hicieron sospechar.

Lea: Vecinos temen tercer ‘madruguete’ en la obra Distrito Paseo Mundial https://bit.ly/2rRMd2S

Por ello, alrededor de 80 familias del sector no se confiaron. Por medio del abogado Martín Antonio Sotomayor Cázarez promovieron un juicio de amparo para la suspensión provisional de la obra, logrado el 19 de febrero y a la postre la suspensión definitiva mediante el expediente 149/2019.

Y casi dos meses más tarde el madruguete llegó. Fue durante la mañana del viernes 22 de febrero. Maquinaria pesada ingresó a la calle Teófilo Álvarez Borboa para darle continuidad a las obras de remodelación producto del proyecto DPM a pesar de que el Juez Primero de Distrito, mediante juicio de amparo, otorgó la suspensión.

Sin embargo las máquinas perforan. “Pero siguen trabajando y derrumbando áreas verdes aun cuando el juez ordenó la suspensión, ordenó que la pararan y eso está muy raro. Entonces va haber una resolución ahí de desacato y que va a traer repercusiones a ellos”, explicó el abogado Martín Sotomayor.

La empresa Triturados del Humaya SA de CV mostró sus permisos firmados por la Secretaría de Obras Públicas y reanudó la obra, aún y cuando el mismo gobernador Quirino Ordaz Coppel diera la orden de detenerla hasta estar por completo socializada.

Por ello, la nueva acción de los vecinos organizados ha sido interponer una denuncia penal contra quienes resulten responsables, la cual realizaron el mismo viernes 22 de febrero.

En la querella aparece el nombre de Osbaldo López Angulo, titular de la Secretaría de Obras Públicas y Cuauhtémoc Rosales Inzunza, subsecretario; y los de Carlos Ornelas Hicks y Eleviel Zamora Arellano, funcionarios de la misma, así como el de Salvador Romero, encargado de la obra y/o representante legal de la empresa constructora.

La denuncia es por abuso de autoridad, intimidación, delitos ambientales y ecológicos, desacato judicial por violación a la suspensión provisional, daños y los que resulten, y esta fue ratificada el lunes 4 de marzo.

Lea: El sospechoso proyecto del Distrito Paseo Mundial https://bit.ly/2CMLCXO

En el acta de hechos, los quejosos explican que la empresa constructora empezó a ejecutar la obra sin los permisos correspondientes (Ayuntamiento de Culiacán y Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales), y a una semana de realizada la suspensión por parte de un juez, los trabajos siguen.

El DPM es un proyecto que busca intervenir en 472 hectáreas del norte de la ciudad sobre las colonias Chapultepec, Tres Ríos, Gabriel Leyva, Fovissste Chapultepec, La Lima, Burócratas, Tierra Blanca y el Parque Alameda, haciendo cambios en el diseño urbano.

La historia de amparos la inició un grupo del Fovissste Chapultepec. Encabezados por Crescencio Ruvalcaba, la mayoría de los vecinos son personas jubiladas y adultos mayores. Explicaron que no se oponen al proyecto pero sí a la intervención de una área que consideran no lo necesita.

Y luego se sumaron agremiados del Campestre Chapultepec y vecinos de esa misma zona, logrando también detener las obras sobre Emigdio Flores, justo en las afueras del exclusivo club. La obra licitada desde el 22 de junio, es por 41 millones 479 mil 936 pesos.

Fue durante la mañana del sábado 6 de octubre, hecho que los vecinos consideraron como un intento de madruguete. Y a la postre, el madruguete sería en otra zona del proyecto, que previamente había tenido ya una parte intervenida en la calle Teófilo Álvarez Borboa desde Carlos Lineo hasta el boulevar Anaya.

Hasta entonces empedrada, la empresa metió las máquinas para reparar un socavón pero se fueron de largo. Ahora continuaron hacia el poniente. El tránsito vehicular cerrado desde hace un mes y las máquinas trabajando hasta intervenirla tal y como lo señalan en el proyecto.

“Lo malo de todo es que según ellos están respetando los árboles pero están tumbando las raíces y se van a secar, es más, de ahí del boulevar Anaya al Jardín Botánico fíjate y ya se están secando los árboles, algunos ya están secos”, explica Sotomayor Cázares.

La obra, licitada el 28 de junio de 2018 cuenta con inversión de 36 millones 609 mil 125 pesos y según explican los vecinos, lo único que aporta es el supuesto embellecimiento, rompiendo el concreto en Tierra Blanca, el cual se encontraba en perfecto estado desde que se cambió el empedrado por pavimento hidráulico en 2010.

Y con ello, el temor de un tercer madruguete por parte de la obra se cumplió. El lunes 17 de diciembre, vecinos y autoridades llevaron a cabo una reunión donde confirmaron que la obra no va hasta que no sea socializada.

Pero el compromiso apenas duró menos de dos meses. Las máquinas, a lo largo y ancho de la calle partida, hacen su trabajo. Los árboles, con sus raíces al desnudo y algunos incluso ya dañados, son mudos testigos de la inconformidad por la obra de unas 80 familias de Tierra Blanca.

Artículo publicado el 3 de marzo de 2019 en la edición 840 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES