domingo, octubre 17, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Las preguntas pendientes a las fiscalías

 

quirino-entrevista-1

Quinces días después del asesinato de Javier Valdez, las fiscalías federal y estatal oficialmente están siguiendo de manera conjunta la investigación del crimen. País de desconfianzas este México, unos y otros van cautos por rutas separadas.De por sí nunca federación y estados confían entre sí, este caso pone a prueba a ambos fiscales. Para mayor problema, uno y otro van llegando a sus cargos.

Juan José Ríos Estavillo, Fiscal de Sinaloa, no cumplía los dos meses en el cargo cuando mataron a Javier Valdez. Ricardo Sánchez, el Fiscal Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), dependiente de la PGR, apenas tenía cinco días en el cargo cuando le avisaron del asesinato de Javier.

Los dos están a prueba. Ríos porque será el asesinato de Javier siempre la vara con la que será medido. Y Sánchez Pérez del Pozo porque es el primer caso de peso que enfrenta recién llegado.

A quince días del asesinato de Javier Valdez, lo que queda claro es que la PGR tiene la responsabilidad mayor en la investigación, llegaron con todos los recursos que pueden tener a investigar. El gobierno de Quirino Ordaz —con todo y la independencia de la Fiscalía—, es quien verdaderamente está a prueba y terminó replegado en el caso. Pero justamente ese repliegue es su peor condena, debiera ir a la par.

Unos y a otros acumulan preguntas que forman parte de la investigación:

+ Cronología de los sucesos que se acreditan hasta el momento en la investigación sobre el crimen del periodista Javier Valdez.

+ ¿Se ha podido acreditar si al periodista Javier Valdez se le siguió desde algún punto anterior a su llegada al periódico Ríodoce, el lunes 15 de mayo?

+ Características físicas acreditadas de los agresores hasta el momento. ¿Fueron dos o tres o más? ¿Qué tipo de capuchas utilizaron, pasamontañas, medias? ¿Eran seguidos por un tercer o cuarto o quinto vehículo?

+ ¿Cuánto tiempo duró el ataque, desde que se le cierra el paso hasta que huyen? ¿Le dijeron algo al momento del ataque? ¿Qué le quitaron de sus ropas? ¿Los dos vehículos —el de Javier Valdez y el de los agresores— huyen juntos todo el trayecto?

+ ¿Qué corporación es la encargada de la seguridad del sector y de los sectores que incluyen el trayecto de huida? ¿Entre esas horas 11:50 y 12:40 alguna corporación reporta algo?

+ A qué hora, cómo y por quién se hace el reporte a emergencias. ¿A qué teléfono? ¿Cuántos reportes?

+ ¿Las armas que se utilizaron cuentan con reportes de haber sido utilizadas en otros ataques o asesinatos?

+Pruebas periciales en el auto de Javier Valdez. ¿Se recuperó alguna huella, un cabello, u otro objeto?

+ ¿Se ha rastreado el teléfono de Javier Valdez y su señal? ¿En algún lugar se encontró su computadora personal, la mochila, o cualquier otro objeto del periodista Javier Valdez?

+ ¿Se descarta a estas alturas la línea del robo, en todas sus modalidades, del auto o de sus objetos personales o de dinero?

+ ¿Cuáles serían las otras líneas de investigación?

+ ¿Sobre su trabajo periodístico, qué se está indagando?

 

Margen de error

(Tiempo) El tiempo y la historia juegan en contra de la investigación del asesinato de Javier Valdez. Nadie puede ser ingenuo. En un país donde siempre otra estridencia nos hace olvidar la anterior, un caso todavía más atroz nos nubla el entendimiento.

Lo primero que urge es una definición de quién finalmente se quedará con la investigación ministerial. Y de qué forma estarán rindiendo cuentas sobre el trabajo que van desarrollando.

El resto, ya no depende de la autoridad y mal haríamos muchos en dejárselo en sus manos. Será la terquedad y la insistencia. El registro de lo que van haciendo y que las carreras profesionales de quienes participan sean reconocidas, o de plano hundidas en el olvido.

 

Deatrasalante

(Días de alegría) En septiembre de 2015 envié al celular de Javier Valdez un regalo. El escritor Juan Villoro le dedicó en el periódico Reforma su columna, semanas después de que él mismo presentó en Culiacán el libro Huérfanos del narco. Javier era pésimo recibiendo buenas noticias, la coraza donde protegía las historias del horror que reporteó no dejaba entrada a ninguna más.

Aun así leyó a Villoro sin parpadear. Releer es mejor que leer, como revivir es mejor que vivir. Algunas de las frases que logra Villoro en aquel texto son lapidarias:

* Javier Valdez “emprendió la tarea de contar los destinos de un país que escapa a la razón”.

* “Valdez Cárdenas atraviesa desiertos sin que se le vayan las palabras”.

* Javier Valdez “registra un deterioro colectivo, dramáticamente compartible”.

* “No es fácil conquistar la confianza de niños que han padecido la violencia. Con notable empatía, Valdez Cárdenas se adentra en sus historias. Un niño le dice que piensa ser cirquero o sacerdote, pero no sabe en qué se gana más dinero. Lección de oído, Huérfanos del narco no distorsiona las voces de sus informantes”.

* “Érase una vez un país en el que una niña pensaba que Desaparecido era un lugar. Javier Valdez Cárdenas trabaja para que ese sitio reciba el nombre de Encontrado”.

Muchas noches antes de aquella columna, el equipo de Ríodoce y otros colaboradores, junto a Javier Valdez, cenamos con Juan Villoro. El cronista invitado recordaba sus tiempos juveniles en el Berlín anterior a la caída del muro; y Javier aquellos tiempos de candidato a una diputación en el Culiacán sin competencia política ni narcos internacionales.

En medio del espagueti y el aceite de oliva, la ensalada italiana y las copas de tinto, la risa se parecía a la eternidad(PUNTO)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Estragos por el paso del huracán 'Pamela' en Mazatlán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.