viernes, mayo 20, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Es la corrupción estúpido, la corrupción

 

MÉXICO, D.F., 23NOVIEMBRE2011.- Humberto Moreira, dirigente nacional del PRI, saluda a Enrique Peña Nieto, aspirante a la Presidencia de la República por el PRI, al finalizar la ceremonia en la cual Diva Gastélum tomó protesta como nueva dirigente de la Unión Nacional de Mujeres del PRI (UNMPRI).  FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

 

Pablo Escobar supo que había alcanzado la cima cuando era un problema guardar tanto dinero en efectivo. Bultos de millón, de dos, de 10. Enterrado. En cuevas. Tras las paredes. Era un lío tremendo recordar dónde lo había escondido, y por más que compraba animales exóticos, policías, mujeres, políticos, partidos, autos, y hasta regalándolo, era imposible que se lo acabara.

Es la etapa de Escobar que visto a la distancia casi es caricaturesco, si no fuera porque es completamente real. Tragicómico resultó que al final el dinero sí se pudiera terminar y le llegó a faltar a tal punto que acabó en Escobar en la sima.

Similares comparaciones se pueden hacer al negocio de las redes criminales de México, donde llegaron a las complicaciones del manejo de grandes cantidades de dinero en efectivo, además en dólares o euros. Por eso, hace un par de años se conformó una nueva forma para dosificar los envíos de dólares a México evitándose dificultades: el narco convocó a centenares o quizás miles de mujeres de colonias pobres de Culiacán para abrir cuentas bancarias y luego ir retirando dinero. Para cuando las autoridades hacendarias se percataron, ya el narco estaba operando una nueva forma de burlar los sistemas de cómputo y las transferencias electrónicas.

La teoría de los vasos comunicantes tiene una explicación física muy simple, dos o más recipientes con distintos niveles de líquido logran una igualación exacta al momento de establecerse una vía de comunicación entre ellos. El narcotráfico y la política como formas de poder permanecen constantemente conectados, como los vasos comunicantes llega un momento en que igualan sus niveles.

Por eso tendrán que irse encontrando cada vez más conexiones directas entre unos y otros vasos. Aunque desde su mismo nacimiento se han ventilado, publicado, y unas pocas veces investigado.

Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila y Dirigente Nacional del PRI nada menos que cuando se designó a Enrique Peña candidato a la Presidencia, tuvo los mismos líos que Pablo Escobar. ¿Cuántos sacos de tela se necesitarán para cargar 40 millones de pesos? ¿Cuánto pesan? ¿Dónde se guardan o esconden?

Según el testimonio judicial de Luis Carlos Castillo Cervantes —representante en México de una poderosa compañía de asfalto americana— en un testimonio recién desclasificado en Estados Unidos, él mismo envío a la casa de Moreira 40 millones de pesos en efectivo, en costales de tela. De Moreira no hay video recibiendo al Secretario de Hacienda con los costales, pero sí un testimonio en una investigación en los Estados Unidos de quien envió el dinero, Luis Carlos Castillo Cervantes.

De quien sí existe un video es de la diputada de Morena en Veracruz, Eva Cadena, recibiendo no un costal pero sí una bolsa de papel con medio millón de pesos cash.

Mientras en México se está construyendo el sistema nacional y estatal anticorrupción, se discute quién podría reunir las características intachables del zar anticorrupción, nombramos a ciudadanos para que nombren a otros ciudadanos que a su vez propondrán los nombres, son los estadunidenses y su sistema judicial desde donde sale la pus, el lodo pestilente de lo que sabemos hace un siglo en México: es la corrupción, estúpidos, es la corrupción.

 

Margen de error

(Peña) El Presidente Enrique Peña menos que nadie tiene la voz completa para siquiera hablar del tema de la corrupción en México. La investigación periodística de la Casa Blanca lo sepultó antes de llegar a su segundo año de gobierno. En muchos países del mundo Peña Nieto no hubiera durado de Presidente una semana después de la publicación. Pero México tiene otra lógica, es otro el ritmo.

Al PRI ya solo le queda insistir que la corrupción somos todos. Sí, somos corruptos, pero también el amarillo, el azul, el verde… es el mensaje implícito del PRI.

La corrupción no es un tema de ángeles y demonios, de aves impolutas que cruzan el pantano y no se manchan como dice Andrés Manuel López Obrador. Es de sistema. Se corrige con un robusto sistema. No es que los daneses, suecos y finlandeses hayan nacidos incorruptibles y los mexicanos, haitianos y marroquíes nos parieron corruptos.

 

Mirilla

(Copias) Lo mismo del sistema anticorrupción aplica en México con el sistema de seguridad. Las comparecencias de los Secretarios de Seguridad Pública Estatal y Municipales en el Congreso de Sinaloa han servido para conocer la miseria en que se encuentran las corporaciones, los elementos y el sistema completo.

Lo que hace seis años dijo Malova y sus policías de cómo recibieron el sistema de seguridad, se repitió como copia escaneada con la administración de Quirino: desarmados, sin patrullas, mal pagados, con las evaluaciones de control y confianza sin acreditar.

¿Qué pasó en seis años? Se privilegió a unos en detrimento del todo. Las cabezas siguen solicitando las pensiones, ahora le tocó el turno a Martiniano Vizcarra, el siempre brazo derecho de Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, quien solicita 30 mil pesos al mes por los servicios públicos prestados. Ahí sigue cerrándose el círculo de las compensaciones.

Obtienen pensiones del Estado, pero nadie los llama a cuentas para que expliquen por qué el sistema de seguridad está en ruinas.

 

Deatrasalante

(Adivino) Lo dijo el Ñacas en Ríodoce hace un mes y dos días. Conocedor de las tripas del hampa, hombre pragmático, frío y de acción, el Ñacas paseó la mudanza con los muebles asegurados en la cárcel de Culiacán por las calles de la ciudad para volver a los rumbos de Aguaruto. Oiga Don Ñacas —le dice el policía chofer del camión— ¿los vamos a devolver? No, responde el Ñacas, les estoy haciendo un paro, para cuando los tengan que regresar no les quede tan lejos.

Y volvieron. 40 días y 40 noches después de que el mismo gobierno filtrara las fotos de las celdas de lujo en el penal de Aguaruto en Culiacán, donde estaban los reos fugados el 16 de marzo, regresaron a una revisión a la cárcel y de nuevo detectaron refrigeradores, aires acondicionados, hornos de microondas y televisiones. Más tardó el Ejército en desmantelar las celdas que los muebles en regresar. No es posible saber si sean los mismos —pero quién podría desmentirlo si el mismo Ñacas lo dijo un mes antes—, pero lo que sí es posible saber que de poco sirvió tanta alharaca sobre el desmantelamiento de las celdas.

Por la puerta salieron, por la puerta regresaron sofás, teles, cuadros decorativos y lámparas (PUNTO)

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1007
15 de mayo del 2022
GALERÍA
Elementos de la Policía Estatal Preventiva y del Ejército detuvieron a cuatro personas y aseguraron siete vehículos y nueve armas en zonas rurales de Culiacán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.