Narcoperiodismo en la FIL

 

javier-en-la-fil-2016

Javier Valdez tenía sobre su espalda la sombra de la lona del invitado de la trigésima edición de la FIL: América Latina, y a la siniestra una mujer pequeña de rasgos finos, pelo negro y un vestido rojo tan intenso como el sol del trópico.

Se trataba nada más y nada menos que de la periodista Lydia Cacho, quien esa tarde estaba especialmente lucida, no desperdiciaba un gesto, una mirada, una palabra.

Su discurso y reflexiones picaban hondo en la conciencia de quienes la escuchábamos, y es que escuchábamos a uno de nuestros íconos del mejor periodismo, ese que va contra las redes de políticos y pederastas; de la trata de mujeres dentro y fuera de México, aun a costa de su propia seguridad e integridad.

Javier estaba ahí expectante, con su inseparable sombrero de forajido del viejo oeste, y a unos pasos se encontraban su esposa Gris y su hija Tania, con los ojos luminosos de orgullo y emoción.

No era para menos, su padre estaba presentando con vehemencia su último libro ante un público intergeneracional que lo une el deseo de saber sobre las alcantarillas de la vida pública.

Javier hacia esfuerzos por hacer periodismo oral. Expresar con claridad cada imagen vivida, cada palabra escuchada, cada lágrima, cada recuerdo untado en la piel y el cerebro. Porque de eso está hecho su libro Narcoperiodismo.

Horas más tarde, ya en el bar La Fuente, a unos pasos del Teatro Degollado, y ante una ronda de cerveza y whiskey, nos confiaba que todavía sentía “ñáñaras” cuando presentaba sus obras y seguro, más sí tenía como presentador a personajes como la Cacho, que “conocía mi trabajo, pero a mí no”.

Sin embargo, si en algún momento hubo temor, rápidamente se diluyó en una conversación intensa, puntual, sin rollo, como es el buen periodismo. El don de gente buena de Javier hizo clic con la afabilidad de la Cacho. Y el nerviosismo le duró poco, pues una vez encarrilado creció en sus temas, personajes, certezas, emociones, memoria, tristezas.

Así, su pasión por lo que hace le dio el plus para generar una sinfonía a dos voces sobre un tema especialmente escabroso, el narcoperiodismo, esa subespecie del ramo que aborda el drama de la prensa que no se calla, como la irrelevancia de la que es cooptada por los cárteles del crimen organizado.

Javier y Lydia, o Lydia y Javier, como especialistas de las cañerías del crimen organizado, diseccionaron este tema vibrante. No hubo concesiones y ante un público expectante narraron historias heroicas y terribles del periodismo mexicano.

Esas que tienen que ver con empresas periodísticas y han tenido que reducirse a su mínima expresión y que publican asuntos absolutamente irrelevantes. Los periodistas de la autocensura, que la aceptan como el único recurso de sobrevivencia y directivos de empresas a las que ordena y obedecen que no se publique tal o cual foto o texto, porque en ella o él podría estar el nombre o la imagen de uno o varios miembros del crimen organizado.

Es el material del último libro de Javier Valdez, es decir, un trabajo sobre las condiciones en que realizan reporteros en regiones donde, más que la política, gobiernan los intereses híbridos del crimen organizado.

Es en ese sentido una suerte de homenaje póstumo a aquellos periodistas que se han ido quedando en el camino por buscar testimoniar lo que ocurre en sus regiones, en sus ciudades, sus barrios, sus calles.

Es el caso en este momento de los directivos y reporteros del semanario Zeta, que se encuentran bajo amenaza por publicar en su portada las fotografías de los principales operadores del Cártel Jalisco Nueva Generación en Tijuana.

Javier y Lydia no desaprovecharon la ocasión que les brindaba la FIL para exponer una situación que se vive en el país y que nos sitúa entre los países donde la labor periodística es tan necesaria como peligrosa.

Pero también es digno de reconocer qué aun con todos esos peligros y certezas criminales, en México se está haciendo buen periodismo y al hacerlo los ciudadanos tienen mejor información para tomar sus decisiones públicas.

Y de eso muchas veces no tomamos conciencia del valor de trabajos como los que realizan Javier y Lydia, la bella mujer de rojo con la que todos, los que quisimos, nos hicimos una foto.

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1117
GALERÍA
Ríodoce presenta el suplemento cultural, Barco de Papel ⛵️, una publicación que de manera mensual reunirá a las distintas disciplinas artísticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.