abril 19, 2021 1:05 PM

Quirino, los próximo cuatro meses

QUIRINOSSS

A estas alturas ya se esperaría que Quirino Ordaz Coppel deje de hacer campaña.Hay un tiempo para sembrar y otro para cosechar, pero el ciclo bíblico en política sigue otra lógica, el triunfo electoral apenas marca el inicio y la dosis de realidad le está llegando a Quirino a cuentagotas.

Parece en campaña en sus recorridosde agradecimiento por la Universidad y las oficinas de gobierno, pero sobre todo en un lenguaje complaciente que se revela ajeno a la circunstancia real que enfrenta Sinaloa.

En campaña el juego es hablar con los jodidos de pobreza y de programas de asistencia y con los poderosos de condiciones para la inversión y proteger sus negocios. Pero ya con la constancia de validez en su poder, cobijado por los grupos de alta influencia, falta una contundencia en el compromiso del gobernador electo y sobra la conciliación.

En una gubernatura de plazo corto, en la que apenas pasará el primer año y ya estará de nuevo en elecciones, Quirino tendrá que apretar el paso en todo. No hay tiempo para curvas de aprendizaje ni para pruebas y errores. Es curioso, pero ya en el poder sus fortalezas de candidato podrían ser sus debilidades de gobernante. Un hombre ajeno a la élite política, fresco, del ámbito empresarial, desconocerá la dinámica del ejercicio público de gobierno. Malova al menos había sido Alcalde, Aguilar Padilla presidente del Congreso, Juan Millán senador, diputado y prolongado líder obrero…Pero Ordaz Coppel apenas tuvo un paso efímero en el Congreso Federal y su paso por Administración y Finanzas no es para presumirse.

¿Está Quirino desperdiciando el valioso tiempo que ahora tiene y que le faltará dentro de cuatro meses? Absolutamente sí. Una visión de gobierno tiene muy poco qué ver con una plataforma de campaña —aunque tenga muchos defensores—.

 

Margen de error

(Los cachorros)Lo ocurrido con los Guzmán en Vallarta no es solo un asunto que preocupe a medios y a lectores ávidos de todo lo que huela al Chapo. ElEstado mexicano necesita tener información —y no especulaciones, ni versiones diversas— sobre lo ocurrido con Iván y Alfredo Guzmán Salazar.

La versión que los órganos de inteligencia del gobierno mexicano armen sobre la pugna de organizaciones es importante, en tanto que sería posible conocer el grado de asertividad en su visión. El Estado no puede andar perdido y divagando en un asunto de seguridad nacional.

Ya en 2008 el enfrentamiento de grupos criminales y el ataque del propio Estado provocó una espiral violenta sin comparación en la historia de México. Apenas mostró un ligero estancamiento el índice criminal, vuelve a despuntar.

El gobierno de Peña Nieto —como el de Malova en Sinaloa— cerrará muy seguramente con más crímenes que su predecesor, ese es en sí mismo un fracaso y será devastador para el cierre del sexenio.

 

Mirilla

(El Tesoro)En la guerra de nombres para el gabinete, uno no se moverá de aquí a enero: Carlos Ortega será el Secretario de Administración y Finanzas. Igual que Quirino Ordaz, carece de experiencia en el servicio público, pero reúne otras características primordiales para el puesto —Armando Villarreal solo había sido Tesorero de Ahome—.

Hoy a los estados les urgen buenos administradores, sin ambiciones políticas, solo pericia técnica. Nada es más difícil que administrar la pobreza.

 

Primera cita

(4to)La cita es la frase de campaña de Enrique Peña para el último tercio de su gobierno:“Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho.”En la visión del spot de Peña Nieto,hace contacto controlado con mexicanos de a pie: amas de casa voluntarias de comedores comunitarios, beneficiaras del seguro popular, trabajadores al servicio del gobierno —un oncólogo y un ingeniero—, jóvenes emprendedores, estudiantes de mecatrónica ganadores de concursos…los palmea, abraza y hasta besa. Ellos van a Los Pinos, el encuentro es en los jardines o en los salones.

El equipo del Presidente, en caída libre en la popularidad, decide que el daño a la figura presidencial está en la prensa negativa porque no ven el otro lado, que “son cosas buenas y la gente no se entera.” La premisa propagandística del equipo de Peña es errónea de origen, es una variante del “ya sé que no aplauden”, porque si en algo invierte el gobierno es en promover la imagen presidencial y los alcances de los programas. Lo bueno —lo que hace el gobierno, pues—, sí se dice mucho.

El detalle del plagio de la tesis de licenciatura de Peña Nieto en la Panamericana, encaja perfectamente en una personalidad que se fue alimentando de revelaciones: los tres libros que lo marcaron y ahora el plagio. Con una figura construida desde la televisión y el telepromter —con todo y que Emilio Azcárraga diga que es un mito—, en los medios también se han forjado los huecos que no se llenaron en la vida de ese joven de la dinastía de Atlacomulco.

Peña Nieto no arrastra un problema de comunicación institucional como piensan en su círculo cercano, aunque también sea la visión en el PRI. El regreso del Revolucionario Institucional a la Presidencia tiene un problema más grave, es de credibilidad e incongruencia. La comunicación es, en esencia, conexión. El gobierno de Peña no tiene ninguna liga para vincular con la sociedad, por el contrario, vive en una burbuja justamente ajena a esa realidad. Aun así la nueva campaña intenta mostrar al Presidente con mexicanos comunes, que ellos, y no el Presidente, cuenten lo mucho que no se cuenta.

 

DEATRASALANTE

(Cinco…seis) Aqueljueves 25 de agosto de 2011, Jesús Antonio Aguilar Íñiguez tomó su placa de policía y la puso sobre la mesa: si su renuncia resolvía algo, la entregaba. Un día antes habían asesinado al periodista Humberto Millán, el gobernador Malova era increpado en una reunión en el salón Gobernadores,porque a pesar del aviso oportuno de la privación de su libertad fue imposible ubicar a sus captores.

En realidad a Humberto Millán lo asesinaron casi de inmediato la mañana del 24 de agosto, a solo unos kilómetros de donde lo capturaron.

El expediente lo tuvo dos años y medio la Procuraduría de Sinaloa y la PGR otros dos años y medio, ninguna ofreció indiciados o alguna línea de investigación que apuntara al esclarecimiento del crimen del periodista.La suma va en cinco…y con la partida del gobierno de Malova igualmente terminará el compromiso de resolver el caso de quien el mandatario decía, en su primer año del sexenio, que se trataba de un amigo y que se sentía agraviado.

La clase política ni se inmutó, al contrario, se apuntaló para lo que venía. Aquel día dijo Malova: “Que sepa la clase política que no tiene ningún chaleco que lo proteja, si es responsable la clase política, también será castigada”.(PUNTO)

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos