agosto 10, 2020 10:12 PM

Cae el Kike Torres y va para EU

 
enriquet
 
Luego de una cacería de casi dos años, el gobierno mexicano detuvo a Inés Enrique Torres Acosta, el Kike, quien presuntamente era el brazo derecho de Ismael Zambada Sicairos, el Mayito Flaco, y jefe de una de las principales células de seguridad que tenían acceso a Ismael Zambada, el Mayo, líder del Cártel de Sinaloa.
De acuerdo con información proporcionada por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Torres Acosta habría sido ubicado desde meses atrás por las fuerzas federales, que lo tenían ubicado en la zona donde se movía, y tras confirmarse que existían condiciones propicias para su detención, se procedió a arrestarlo.
Se desconocen detalles del operativo, pues dado su nivel jerárquico dentro del Cártel de Sinaloa, Torres Acosta se movía con al menos 20 hombres armados.
Al ser detenido en una zona cercana a Durango, donde el Cártel de Sinaloa cuenta con gente que constantemente vigila lugares y monitorea los caminos que llegan a donde se encuentran los capos, no se precisa cómo pudo llegar el gobierno a hacer la detención sin haber sido detectados.
En el comunicado de la CNS, se observa que a Torres Acosta se le acusa de coordinar la  producción, acopio, transportación y comercialización de mariguana, metanfetaminas, cocaína y heroína hacia Estados Unidos.
“Este sujeto era uno de los 122 objetivos prioritarios establecidos por el Gobierno de la República, y ocupa en lugar número 100 en la lista de los mismos”, dijo Renato Sales, coordinador de la CNS.
 
Antecedentes en EU
 
Todo indica que la cacería inició en el norte. En el expediente CR-2128-DMS, radicado en la Corte del Distrito Sur de California, se precisa como desde el 2005, el Kike Torres fue identificado como un personaje muy cercano a lugartenientes que operaban para el Cártel de Sinaloa, particularmente para la fracción que comanda el Mayo Zambada, según informantes de la DEA.
Torres Acosta tenía entonces 20 años, pero al ser hijo de Manuel Torres Félix el Ondeado, y sobrino de Javier Torres el JT, ya se le habían asignado grandes responsabilidades, no sólo en la zona de Los Llanos, Cosalá, de donde es originario, sino a nivel que incluía coordinar cargamentos de droga, vía terrestre y por avioneta, a Estados Unidos.
Entonces, según se indica en el expediente, el hijo del Ondeado se coordinaba con Alfonso Limón Sánchez, el Poncho, extraditado en 2015 a Estados Unidos, junto con Jacqueline de la Vega, Ramón Franco Hernández, en México, y Dustin Vaughn Loewen, en el área de San Diego.
Este último sería el contacto quien compraba la droga en el sur de California, para posteriormente entregarla a otros distribuidores, mientras mandaba el dinero por la compra de la droga a México, a través de De la Vega.
Pero en algún punto, entre el 2005 y el 2014, el Kike Torres fue tomando poder, y pronto se le encontró enviando droga a Estados Unidos. Se desconoce si fue a partir de la muerte de su padre, el Ondeado, en 2012, o desde antes.
“Las actividades de esas personas, incluyendo Torres Acosta, incluían no sólo la transportación ilegal de sustancias ilícitas, sino también la transferencia o transporte de grandes cantidades de dinero que salían de Estados Unidos a México”, se lee en la página 2 del expediente.
 
Las cuentas del Tío Sam
 
El expediente, que se mantuvo clasificado hasta el 2015, señala que las personas involucradas con Torres Acosta, incluyéndolo a él mismo, una vez en poder de Estados Unidos, se les decomisará todo bien que esté a su nombre que haya sido producto de sus actividades ilícitas, además de un castigo en prisión.
No sería la primera vez que el Departamento de Justicia de Estados Unidos va sobre los bienes de un narcotraficante mexicano, pues anteriormente ya le habían quitado propiedades a Osiel Cárdenas Guillén y a Benjamín Arellano Félix.
En el caso de los capos sinaloenses, se desconoce cuánto dinero entregaron a Estados Unidos, pues la mayoría hizo acuerdos con el gobierno y se integró al programa de testigos protegidos.
“En cualquier caso, las personas ligadas a este acusación, se les acusará y decomisará todo bien que haya sido obtenido a través de esta actividad ilícita”, concluye el expediente, al cual Ríodoce tuvo acceso.
 
Ligas de sangre
 
El Kike Torres tenía apenas 31 años al momento de ser detenido, cerca de la ciudad de Durango, el sábado 7 de mayo, sin embargo, la fama ya lo antecedía: hijo de Manuel Torres Félix el Ondeado, muerto durante un enfrentamiento con soldados en el 2012, sobrino de Javier Torres Félix, detenido en 2004, y además primo de Misael Torres Urrea, detenido por la Sedena y la Policía Federal en octubre de 2014. Por eso se dice que, al menos la fama ahí estaba.
En su página de Facebook, tenía cientos de seguidores, y gustaba de presumir vídeos de “mujeres sinaloenses hermosas”, aunque él por su parte mantenía un perfil bajo, y omitía fotos y actividades personales.
Su detención sugiere un misterio total respecto al operativo orquestado, lo que hace suponer que el gobierno de México podría estar operando en forma encubierta, presunción que fue negada por la Procuraduría General de la República (PGR), que aseguró que “iría contra la ley”, según observó un vocero de la PGR en México.
Luego de que fue detenido, Torres Acosta fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación, y ya existe una orden de extradición por parte del gobierno de Estados Unidos.
El arresto fue posible gracias a un trabajo de gabinete y de campo, con el que se precisó la identidad de Torres Acosta, y se obtuvieron datos que permitieron establecer cómo se realizaría el operativo.
Al momento de su detención, Torres Acosta contaba con una orden de localización y presentación expedida por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra la Salud de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), de la PGR.
Según la CNS, Torres Acosta había asumido la jefatura del grupo criminal, primer círculo de seguridad de Ismael Zambada y Familia, aunque fuentes de Ríodoce señalan que era el brazo derecho del Mayito Flaco, también boletinado por la DEA.
 
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 915
09 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos