lunes, enero 17, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Quirino, el desconocido

 
 
QUIRINO Y PADRINOS 1
Quirino Ordaz Coppel es casi un desconocido. Más allá de algunos círculos sociales en Mazatlán y de ser hijo de un exalcalde del puerto, Quirino pasa inadvertido. Su inclusión entre los aspirantes del PRI a la candidatura por el gobierno de Sinaloa, se dio cuando ya casi cerraban la puerta. Eso lo hizo mantenerse cómodo, sin el desgaste que causa el ejercicio del poder, y las intrigas palaciegas. El salón estaba a tope, muchos eran de relleno, y Quirino Ordaz entró calladito.
Como empresario, heredó un par de hoteles en Mazatlán y alguna vez su familia tuvo un periódico, El Demócrata. Como servidor público fue relevo en la Secretaría de Administración y Finanzas, y antes delegado de Banobras. En la política electoral apenas participó el año pasado como candidato del PRI-Verde en el siempre peleado distrito 8 de Mazatlán, que tres años atrás había ganado el PAN.
En resumen, a Quirino Ordaz no lo respalda la experiencia en el servicio público, mucho menos su peso político. No operó ni construyó una candidatura. No se brincó ninguna tranca, no entró por la fuerza ni amenazó. Es, un magistral golpe de suerte para que los astros se alineen, cuando se está en el lugar preciso, a la hora indicada, con las personas correctas. Resulta nominado porque así conviene al grupo cercano al Presidente Peña Nieto.
Ser un desconocido jugaría más a favor que en contra de Quirino Ordaz Coppel. Sin positivos ni negativos, parte de cero. No saben de él, pero tampoco arrastra enconos. Le bastarán los 40 días de una precampaña en solitario, sin contrincantes, para tapizar Sinaloa con su nombre nada común. Y entonces, Quirino tendrá portadas, comentarios, like, fotos, y se le atribuirán propiedades. Pero necesitará más que el abolengo de los mazatlecos y el apoyo de los primos Coppel.
Para empezar, una campaña a la gubernatura requiere una inyección de dinero que podría sonar inimaginable para los mortales. El respaldo empresarial es fundamental para sostener un derroche de dinero de esas dimensiones en tan corto tiempo. Eso sí lo tiene Quirino y no se improvisa en un par de días, lleva semanas tratándose y sumando voluntades y chequeras.
 
Margen de error
(David y Goliat) El Chilorio power, David López y Heriberto Galindo, al final tuvieron su recompensa. Su cercanía con Enrique Peña los llevó a la decena de candidateables en el PRI, como en ninguna otra circunstancia podrían haber estado. Ninguno logró ser el candidato, y quizás siempre lo supieron, pero con Quirino ambos pueden proyectarse y hasta gobernar detrás del mazatleco.
Lograr que el PRI nomine al aspirante con el currículum más pobre, que desconoce la política en las grandes ligas, es el triunfo de David (López) sobre Goliat (Vargas-Malova-Millán). David, el afable hombre de sombrero panamá, con el trato siempre terso, se impuso a los agresivos y calculadores maestros, al gigante y siempre temido Juan Millán.
David López, maestro de la comunicación política, la voz ante los periodistas en la campaña e inicio de la presidencia de Peña Nieto, se impuso. Pero ese aparentemente pequeño David venciendo a Goliat, en realidad está en los hombros del influyente todavía Jesús Vizcarra y éste a su vez del amigo de ambos, Enrique Peña. Así, no es tan pequeño.
 
Mirilla
(Vizcarra, otra vez) Jesús Vizcarra come del frío platillo de la venganza con la imposición de Quirino Ordaz. Cerrándole el camino a Gerardo Vargas que intentaba imponer su archienemigo Mario López Valdez, se cobra una parte de la factura. Con todo y que Quirino no tiene las antipatías de Malova y sus huestes, basta con que Vizcarra sea parte del apuntalamiento de esa candidatura para jugar con un falso respaldo.
Vizcarra siempre fue un factor de poder en la decisión priista por la gubernatura. Primero con la siempre latente posibilidad de buscar revancha, y después influyendo en la decisión, por la cultivada cercanía con el Presidente.
Pero Vizcarra no trasciende el carácter vengativo, sigue asumiéndose como el empresario que influye fuerte en política y hasta incursiona y ambiciona, pero se ausenta en las derrotas. Al no ser un político de lleno ni de tiempo completo, no hay un proyecto de Sinaloa que empuje, menos un grupo de poder que mantenga posiciones y ese mismo proyecto.
 
Primera cita
(Malova, renacido) ¿Se atreverán los seguidores de Vargas Landeros a andar de nuevo el camino de Malova en 2010? ¿Verán un estrecho vericueto por el cual colarse? De cómo asuma ese grupo el nombramiento del candidato en el PRI dependerá mucho de la contienda política por la sucesión en Sinaloa.
Con Quirino el gran perdedor es el dúo Malova-Vargas. Desde 2011 el amigo Gerardo se asumió en la posición de privilegio que lo volvía sucesor. Dedicó todo para construir la candidatura. Brincó trancas, sí, pero de la legalidad llevando su nombre en camiones urbanos y papel para las tortillas. Emprendió campañas con espectaculares y comentarios al por mayor.
Ahora, con tan altas preferencias que muchos aseguraban que tenían, ¿qué hará con su capital político?
 
DEATRASALANTE
(Palabras falsas) En retrospectiva, solo uno acertó en las decenas de adivinadores del futuro, quienes aseguraban que faltaban minutos para la designación. Joaquín López-Dóriga un día antes dijo que sería Quirino Ordaz el candidato. Los demás, nunca tuvieron información, solo intereses (PUNTO)
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.