¿Cuál campaña negra?, apenas prietita

 

parís
PARÍS. Otra tarde roja. (Foto de El País.)

 

 

 

Vergüenza debería darnos llamar campañas negras, campañas de odio, de lodo, de mierda… al infiernillo intestinal del PRI. Ni siquiera llegan a campañas prietitas o morenitas. Apenas se trata de un infantil juego de gotcha, donde las pistolas son de utilería y disparan bolitas de pintura en un falso combate.

Con la tendencia a sobredimensionar, la grabación de Aarón Irizar divulgada como un comercial en cada video de youtube, está hueca porque no revela nada. El lenguaje soez que pudiera usar cualquiera con un conocido y una afirmación que no se atrevería a sostener ante un micrófono de radio o tele. No más.

Irízar es un fuerte creyente de la suerte y en un par de días miles de sinaloenses que abrieron videos ya lo vieron y escucharon, aun diciendo una palabrota. Si la próxima semana preguntan en una encuesta, ¿a quién de los siguientes nombres conoce usted?, ahí aparecerá Aarón Irizar.

Diva Gastélum, la otra Senadora que también acusa una campaña sucia, de persecución y hasta de género en su contra, también fue tocada por una bolita de pintura. Su argumento de defensa es muy sencillo, y hasta contundente, dice que nunca ha tenido recursos públicos a su cargo. Es verdad.

Para Sergio Torres la baraja se acomoda mejor en estas falsas campañas negras: la victimización. El síndrome del perseguido es ideal. El Alcalde osado, que remarca el hablar culichi y le dice a su regidor “es que yo no soy nice”, pesca culebras en el agua.

Una revelación real y campaña negra de manual es la foto de Jesús Vizcarra con un grupo de personas en Quilá, entre ellos Ismael Zambada. Campaña negra verdadera, también, la información que colocaba a Saúl Rubio, principal operador de la campaña de Heriberto Félix, en el velorio del Ceja Güera. Dos golpes precisos.

Las campañas negras en política son una pincelada contundente, sin matices, cargada de una verdad irrefutable —foto, video, audio—, y al mismo tiempo carente del contexto y de la explicación completa.

Acostumbrada la clase política al aplauso perpetuo, a que nadie disienta en sus decisiones, a las porras y abrazos, a la adoración completa…nunca desean los trapos al sol, la exhibición de las miserias. No se olvide que siempre y todos tenemos cadáveres en el closet, hay pillos vestidos de cordero que siempre se dicen ofendidos.

Las filas del PRI y de todos los actores políticos están cerradas en contra de las campañas negras, todos quisieran una alfombra roja, una pasarela y cientos de fotógrafos con flashes para mostrar la sonrisa. Todos perfumaditos, bien planchados y con peinado de bautizo.

No. La contienda por el poder en un mundo democrático real tiene otras  exigencias. Criticar requiere de audacia, pero especialmente de información privilegiada que no llega sola a las manos.

Cualquiera de los aspirantes a la gubernatura podrá hablar dos horas de bellos deseos: Un Sinaloa exitoso, una tierra que alcance su potencial. Pero no cualquiera podrá lograr que se le resbale el lodo que le lancen desde la otra acera. Como dice Silva Herzog-Márquez: “Hay lodo que se resbala pero también hay lodo que descubre lo que se quiere esconder.”

 

Margen de error

(Aplausos) Lo llamaban Huracán. Un personaje en los masivos priistas que sobresalía con su voz en el barullo, justo en ese instante de silencio entre el griterío.

“Vas bien Fulano”, “Échale ganas Perengano”, “estás oyendo Sutano.

El Huracán, un hombre moreno y regordete, era un animador nato. Despertaba la risa con el ingenio, entretenía con la puntada. Ese ambiente festivo es el que quisiera la clase política en toda convención. En ese concierto nadie desentona, nunca se escucharon ni escucharán discusiones entre proyectos.

La cultura política del PRI acostumbró a un tono donde las definiciones están acompañadas de camaradería, aplausos y risotadas. Mero trámite.

Lo cierto es que la tormenta se daba en otro lugar, distante de la multitud. Por eso, como en todo el país, en Sinaloa nunca en la historia moderna dejaron de realizarse elecciones cada seis y tres años. Pero igual que en las convenciones priistas fueron mucho tiempo mero trámite, la decisión se había tomado mucho tiempo antes.

 

Mirilla

(El terror) Los ataques múltiples a la población civil en París, Francia, siembran el terror no solo en Europa sino en todo el mundo. Ese es justamente el objetivo principal de cualquier grupo terrorista, infundir el pánico completo.

El ataque movilizó a uno de los ejércitos más fuertes del mundo y a la policía completa del país, cerraron fronteras y el Alcalde de París pidió no salir a las calles.

La información vertiginosa actualizaba la cifra de muertos. De 40 a 60, luego a 80 y después a 120. Cada actualización iba dando dimensión del ataque y de lo que pudo suceder.

 

Primera cita

(La patria se desmorona) La cita de la semana, es de Fernando del Paso, el escritor mexicano que recibirá el Premio Cervantes de las letras, el más importante en habla hispana.

“Quiero decirte que a los casi ochenta años de edad me da pena aprender los nombres de los pueblos mexicanos que nunca aprendí en la escuela y que hoy me sé solo cuando en ellos ocurre una tremenda injusticia; sólo cuando en ellos corre la sangre: Chenalhó, Ayotzinapa, Tlatlaya, Petaquillas…¡Qué pena, sí, qué vergüenza que sólo aprendamos su nombre cuando pasan a nuestra historia como pueblos bañados por la tragedia!”(PUNTO)

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1100
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.