mayo 11, 2021 7:54 AM

Único policía de Ahome sentenciado por encubrir a Los Mazatlecos

LEÓN HORACIO REYES. Proceso de delincuencia organizada y narcomenudeo.
LEÓN HORACIO REYES. Proceso de delincuencia organizada y narcomenudeo.

León Horacio Reyes, quien fungió como director de la Policía y Tránsito Municipal de Ahome en tiempos de Zenén Aarón Xochihua Enciso, hoy aspirante a diputado federal por el PAN, fue sentenciado a 30 años de prisión y al pago de una multa de más de 600 mil pesos, como presunto responsable de los delitos de delincuencia organizada y contra la salud en la modalidad de colaboración y fomento del narcomenudeo.

Así se señala en el proceso federal 175/2011 que resolvió el Juzgado Séptimo de Distrito. La sentencia no es firme ni ha causado estado, porque el mayor retirado tiene dos vías de defensa aún: la apelación y el amparo directo, explicaron abogados penalistas que conocen el expediente.

Es en estas dos últimas instancias en donde el caso ha perdido fuerza y se ha desplomado, pues de 36 policías coacusados, sólo León Horacio Reyes ha sido sentenciado. El resto salió absuelto por desvanecimiento de pruebas, en el periodo procesal de instrucción.

La libertad absolutoria más reciente fue la del coordinador administrativo de la misma policía preventiva, Germán Vargas Carrillo, en noviembre del 2014, luego de que éste también fuera sentenciado por los mismos delitos por los que ahora fue condenado el director de la policía.

Horacio Reyes enfrenta el proceso penal recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Número 5 Oriente, ubicado en Cerro de León, municipio de Villa Aldama, Veracruz.

Un funcionario federal y un abogado penalista que estuvieron inmersos en la acusación y la defensa de los policías y civiles involucrados, respectivamente,  coincidieron en señalar que hay muchas posibilidades de que el mayor recobre su libertad absuelto, porque todos los testigos de cargo son de oídas y a ninguno le consta que el ex militar recibiera dinero de Los Mazatlecos, ramificación local del Cartel de los Hermanos Beltrán Leyva que controlaba la distribución de drogas en el norte de la entidad, en 2011.

Antes de que Vargas Carrillo saliera en libertad absolutoria, los policías preventivos que habían quedado totalmente libres en el mismo proceso fueron el subdirector operativo, Gonzalo Omar Pérez Rubio; el subdirector de operaciones, Sergio Casillas Torres, y los jefes de cuadrante Manuel Hernández Mendoza, Ernesto Alonso Beltrán Álvarez, Joel Armando Salas, Luis Álvarez Rendón, Fernando Castañeda Labrada, Juan Francisco Mercado de La Torre, y Humberto Inzunza Cota.

Junto con ellos también habían quedado libres los ex policías Nicolás Galaviz Vázquez y Lucas Villaseñor Pacheco. Aunque todos recobraron la libertad porque no se acreditaron los nexos que la policía les endilgó, ninguno fue reinstalado. El director sustituto Jesús Carrasco Ruiz “les había perdido ya la confianza”, explicaría después el entonces alcalde Xóchihua Enciso.

Tras detenerse a los 32 policías implicados con Los Mazatlecos, en noviembre del 2011, la fiscalía estatal no pudo acreditarle participación alguna a seis gendarmes, y estos quedaron libres, turnando a la Procuraduría General de la República (PGR) a 26 agentes que fueron consignados.

El mismo juzgado que sentenció ahora a León Horacio Reyes, en aquel entonces liberó a 11 policías por falta de elementos para procesar, y sujeto a proceso a 15. De esos, 13 salieron en libertad bajo reservas de ley y sólo quedaban en prisión el director y jefe administrativo, pero éste último finalmente tumba la sentencia y fue absuelto.

De 32 implicados en el mega escándalo de corrupción policial promovido por el gobierno de Mario López Valdez hace tres años, sólo León Horacio Reyes es retenido en prisión.

La historia

De acuerdo con las actuaciones en el expediente 217/2011 y sucesivos amparos que se le sigue al mayor León Horacio Reyes, los testigos de cargo por declaraciones ministeriales fueron presuntos narcomenudistas del clan Los Mazatlecos, quienes coincidieron en declaración ministerial que todos eran miembros de esa ramificación del Cartel de los hermanos Beltrán Leyva en la zona norte de Sinaloa.

Señalaron que obedecían órdenes del jefe Juan Pablo Sánchez Osuna, apodado el Cien, y de Jesús Miguel Pacheco Samaniego, conocido como el Pecas o el Manchas, y cuyo hombre de confianza era Irving Carrillo Ochoa, hermano de Germán Carrillo Ochoa, coordinador de la policía municipal.

Aceptaron que Pacheco  Samaniego era quien pagaba la protección policial, incluyendo al director, León Horacio Reyes, otorgando 5 mil pesos quincenales a cada comandante de cuadrante, pero desconociendo cuánto se le entregaba al ex militar y a su administrador para que se les permitiera “trabajar muy a gusto levantando y matando gente y vendiendo cocaína, mariguana y cristal”.

Los policías declararon conocer las líneas de mando de Los Mazatlecos y haber visto en reiteradas ocasiones entrar a las oficinas de la corporación cargando bolsas negras en sus manos, y que tras 15 minutos de estar adentro salían sin ellas. Suponían que llevaban dinero.

Así, con esas afirmaciones se inició el juicio.

Joaquín el Indio Zataraín Ontiveros

En 1997, León Horacio Reyes fue detenido por sus propios compañeros de armas y sujeto a proceso por cohecho, debido a que aceptó cuidarle la plaza a Joaquín el Indio Zataraín Ontiveros, entonces lugarteniente en Mazatlán para el cartel de los hermanos Arellano Félix.

Horacio Reyes aceptó ante Ríodoce que fue detenido por sus propios compañeros por el delito de cohecho, pero que tras desahogarse el proceso fue absuelto.

Fuentes castrenses dijeron entonces que el militar libró el procedimiento instruido en su contra porque no se acreditó el delito de cohecho debido a que él jamás recibió un peso del entonces jefe de la plaza de Mazatlán del cártel de los hermanos Arellano Félix, Joaquín el Indio Zataraín Ontiveros, sino que fue uno de sus cuñados, quien habría recibido 50 mil pesos para que el León Horacio Reyes le respetara Mazatlán, tras que el militar fuera cambiado de Culiacán hacia el puerto, en 1997.

El ahora mayor nunca ocupó la guarnición militar porque en el viaje fue detenido por sus compañeros de inteligencia, que interceptaron una llamada comunicando el acuerdo y la transacción monetaria. Las detenciones de los involucrados, a excepción del jefe de gatilleros se efectuó horas.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.