mayo 11, 2021 2:07 PM

Vizcarra, ‘Malova’ y el pastel amargo

Expo Agro 2015. Arena de desencuentros.
Expo Agro 2015. Arena de desencuentros.

Aunque estaba ahí el antecedente de septiembre pasado, cuando fueron inauguradas las oficinas corporativas de Sukarne, no se esperaba que durante la inauguración de la Expo Agro 2015, se produjera tal desencuentro. Finalmente los dos son funcionarios de altísimo nivel, uno secretario de Agricultura y el otro gobernador. Y esa condición les exige guardar las formas.

Enrique Martínez y Martínez y Mario López Valdez no cumplieron con la fiesta agrícola más importante del país en los últimos 25 años, porque les ganó el hígado. Como dijeran los colombianos, se cagaron en el pastel.

El gobernador cometió el error de poner a dos o tres grupitos de productores —previo trabajo sucio de Gerardo Vargas Landeros— con pancartas “reclamando” al presidente, Enrique Peña Nieto, atención a los pagos del maíz. Y, aun más, por si el secretario no las hubiera visto, López Valdez dijo en su intervención que eran reclamos justos que había que atender. Entonces el otro le respondió con una reprimenda inusual, diciéndole que “es muy fácil lavarse las manos y de todo responsabilizar al gobierno federal…”

El resto ocurrió en los andadores de la Expo, uno por un lado y el otro en sentido contrario, como novios enojados. Hasta que el gobernador, pretextando una reunión en Mazatlán, abandonó al secretario y lo dejó solo con los periodistas, a los que se había ofrecido una rueda de prensa conjunta.

Pero el desencuentro peor fue después, cuando Martínez y Martínez, Marcos Bucio, oficial mayor de la Sagarpa y Jesús Aguilar Padilla, asistieron a una comida en instalaciones del grupo JOVA, donde otro invitado fue Jesús Vizcarra Calderón, un hombre al que el gobernador no ha dejado de tenerle tirria y miedo. Y a donde no fue invitado ningún funcionario estatal… otra vez.

Así que no hay manera de que las cosas cambien ya. Los jaloneos estarán a la orden del día entre el gobernador y todo lo que huela a Vizcarra y debe esperarse que una vez que pasen las elecciones federales, esto se intensifique. En otras circunstancias se esperaría que el orden fuera puesto desde el centro, pero es precisamente de allí que nació el problema, con un “chiste” del presidente Peña Nieto en Mazatlán. Y ahora medio mundo da por sentado que el empresario de la carne volverá a competir por la gubernatura. Y, que si es así, hasta los que se presumen malovistas estarían sumándose a la candidatura del PRI en un afán de cerrar filas “por el partido”.

Y si viene o no sería pretencioso aventurar una respuesta. Lo que parece una realidad es que Jesús Vizcarra se divierte mucho metiendo ruido en Sinaloa. Nada es casual a estas alturas. Todo está medido y parece que juega al gato y al ratón con las emociones estatales. No da una respuesta cuando le preguntan en privado si competirá de nuevo y a lo sumo contesta que solo si se lo pide el presidente (Peña Nieto). Y como su relación con la pareja presidencial es muy cercana, entonces muchos suponen que solo hay que esperar “los tiempos”.

Pero habría un problema y no del empresario, sino del presidente: por mandato civil y religioso, Guadalupe de Jesús Vizcarra Calderón sigue siendo compadre de uno de los narcotraficantes más poderosos de este país y del mundo. Y entonces uno pensaría que el presidente no se puede dar el lujo de optar por una candidatura así después de lo que pasó en Guerrero, donde, en acciones derivadas de la narcopolítica, ocurrió uno de los crímenes más siniestros que haya registrado la historia de México.

Después de Guerrero se supone que los candidatos no deberían tener mácula alguna, menos aquellas relacionadas con el narcotráfico. Y tratándose del PRI, todos sabemos que quien decidirá las candidaturas de este nivel no es otro que el presidente de la República. ¿Hasta dónde, Enrique Peña Nieto atenderá un imperativo así? Esa ya será decisión de él, de nadie más.

 

***

 

Y otro que está en una tesitura similar es Heriberto Galindo Quiñones, quien parece haber olvidado episodios ocurridos durante y después de la malograda campaña presidencial de Luis Donaldo Colosio, de la cual era uno de sus colaboradores más cercanos. ¿A qué le apuesta el diputado? ¿A la desmemoria colectiva?

 

Bola y cadena

HASTA GROTESCOS SE OBSERVAN los que, desde la Procuraduría General de Justicia del Estado, afirman que ya andaban tras los pasos de Francisco Aceves Araujo, el Barbarino, el sicario asesinado el lunes pasado en el estacionamiento del Cayenna. Si no tienen cojones para aprehender a pistolerillos de poca monta… No haga el ridículo, procurador: el silencio, a veces, es menos bochornoso.

 

Sentido contrario

COMO SI AL PAÍS LE HICIERAN falta razones para desconfiar en sus gobernantes, viene la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a decirnos que en el gobierno federal hay desvíos o malos manejos por el orden de los 50 mil millones de pesos, que en la mayoría de los estados hay un desorden administrativo y que hasta programas tan cacareados como la “Cruzada contra el hambre” ha sido utilizada para que alguien se eche decenas de millones a la bolsa. ¿A dónde va este país?

 

Humo negro

PERO ESO NO ES TODO, pues el mismo informe de la ASF establece que Sinaloa se encuentra entre las primeras cinco entidades con mayores observaciones, gracias al manejo turbio que hace de las finanzas. Mucho hemos insistido algunos medios en el tema, pero la respuesta siempre es la misma: que las observaciones se subsanan. Y también que aquí no hay un contrapeso real, ni del Congreso del Estado ni ahora tampoco de la Auditoría Superior del Estado —desde que está en manos de Antonio Vega Gaxiola—, que ponga fin al saqueo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.