mayo 15, 2021 11:16 PM

El apoyo que se anunció a desplazados fue “mal interpretado”: Villaescusa

Desplazados (6)

Natalia Ramírez

 

A siete meses de las declaraciones de Alejandro Murat Hinojosa, director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), de que se buscaría una solución al problema que padecen desplazados en el estado, Margarita Villaescusa Rojo, delegada de la institución en Sinaloa, menciona que aquella noticia fue mal interpretada.

Villaescusa Rojo dijo que “muchas de las notas salieron fuera de contexto, el director general hablaba del programa Arrendavit, que era un plan piloto que iba a salir, pero se mezclaron los programas de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedeshu) y de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) que al final son diferentes”.

En aquel entonces, el titular del organismo federal dijo que “se reasignarán las casas en cartera vencida de INFONAVIT a desplazados y a personas de bajos recursos; pagarán de renta de 500 a mil pesos con promesa a compra y estará subsidiado por la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi)”.

Tan sólo en Sinaloa, según estadísticas de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa (CDDHS), se tienen registrados 25 mil desplazados a partir del 2012. Mientras, la Secretaría de Desarrollo Social y Humano de Sinaloa (Sedeshu) tenía contabilizados 4 mil 714 personas desplazadas hasta mayo de 2014.

Esperanza Hernández. La ayuda no ha llegado.
Esperanza Hernández. La ayuda no ha llegado.

Esperanza Hernández Lugo, dirigente de los desplazados en Sinaloa, tiene muchas razones para no olvidar:

“El 12 de enero se cumplieron tres años de que salimos de Ocurahui, municipio Sinaloa Leyva; ese día apareció una familia entera muerta”, cuenta.

“No hay día que no desee regresar, por eso lucho. Recuerdo como era allá, teníamos nuestras casas con techos de lámina y paredes de adobe, nada era de lujo pero eran nuestras casas, amplias y seguras durante mucho tiempo. Después no lo fueron más”.

Declarar en aquel momento que se ayudaría a las miles de personas desplazadas en nuestro estado, parecía sencillo, tan sólo era ofrecerles una solución a quienes por causas externas han abandonado sus hogares.

 

Rentar, no otorgar casa

El programa Arrendavit está más que alejado de la realidad y de las verdaderas necesidades de los desplazados, que como Esperanza, tienen esperando una respuesta viable a su problema.

Arrendavit tiene como objetivo darle la oportunidad de rentar una casa a los derechohabientes, pero no a los desplazados del estado.

Entre sus características se encuentran: casas rescatadas que se ponen en renta y pueden ser compradas si así se desea, mensualidades de 500 a mil pesos, solución temporal o a largo plazo, no haber tenido un crédito hipotecario ni un crédito vigente en Infonavit, obtener una tasa de interés de cero por ciento y tener al menos un bimestre cotizando en el empleo actual.

MARGARITA VILLAESCUSA. “Solo los que tienen IMSS”.
MARGARITA VILLAESCUSA. “Solo los que tienen IMSS”.

Empleo informal, la desventaja

Lo que las autoridades de Infonavit pasan por alto es que los hombres como los de Ocurahui son jornaleros, albañiles, choferes de camiones, o trabajan en sembradíos de drogas; las mujeres hacen tortillas de harina, hornean pan, tamales y lavan ropa ajena.

Villaescusa Rojo dijo que es estrictamente necesario cotizar con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ya que de no hacerlo resultaría imposible para Infonavit recabar la mensualidad del sueldo.

“Es mucho lo que estamos haciendo y sí, el desplazado puedo acercarse, solo si está dado de alta en IMSS”, sostuvo.

Si no es así, agregó, no tienen la posibilidad de comprar una casa de contado.

“Yo como Infonavit te ayudo pero vendiéndotela de contado y tratando de alguna forma de ayudarte con no cobrarte el avalúo o que el avalúo sea lo más certero en las condiciones de la vivienda”.

La señora Esperanza dice que todas las personas de su comunidad tienen la idea de tener una casa propia, pero dice estar segura que Arrendavit no está pensando en ellos:

“El programa Arrendavit no es para nosotros, nuestros trabajos son temporales, los hombres y mujeres trabajamos pero no cotizamos, no nos sirve, no es solución y de tener el dinero para comprar no recurriríamos a Infonavit”.

Cuenta que recientemente la Conavi les ofreció un programa para gente que como ellos no cotiza, dándoles la posibilidad de adquirir una casa por familia, cifra que en nuestro estado equivale a mil 117 familias, según información de la CDDHS.

El crédito estaría subsidiado por el gobierno federal, lo que les dejaría un pago de contado equivalente a 10 mil pesos por cada una de esas familias.

“Ahorita estamos detenidos porque no tenemos esa cantidad, tenemos otras necesidades, pero sería propio, ya no sería una renta como vivimos ahora. Pero ¿cuándo vamos a juntarlos? apenas sacamos para la renta y para comer”.

SIERRA DE SINALOA. Los peligros que desplazan.
SIERRA DE SINALOA. Los peligros que desplazan.

Ni de aquí ni de allá

Con un ojo abierto y el otro soñando es como vivían las noches y los días en Ocurahui. En el día pensando en un futuro mejor y por las noches expectantes de lo que pudiera pasar.

“Por las noches dormíamos a medias, ya teníamos mucho tiempo que sufrimos de miedo. Por la noche si oíamos balas o algún carro, nos salíamos al monte corriendo porque no sabíamos qué iba a pasar”, dice Esperanza.

Cuenta que se ha acercado a organizaciones civiles, a la Comisión de Derechos Humanos, dependencias gubernamentales y al mismo gobierno sinaloense para recibir una solución a su problema y el de 600 familias de su comunidad. Pero todo sigue igual.

Fueron con Aarón Verduzco Lugo, alcalde de Sinaloa de Leyva, quien les dijo que por no habitar dentro de su municipio natal no podía ayudarlos.

“Tendríamos que regresar a la violencia de donde huimos para que nuestro presidente municipal nos pueda ayudar”, declara Hernández.

Se acercaron a Liliana Cárdenas, alcaldesa de Salvador Alvarado, lugar donde viven, y respondió diciéndoles que no podía hacer nada porque no son originarios del lugar.

La ayuda no ha llegado de ningún lado, ni siquiera del gobernador Mario López Valdez.

“Para él es como si los desplazados no existieran”, dice Esperanza Hernández.

“Todo lo he hecho, a todos he solicitado su presencia, nada más Mario López Valdez es el que no sabe que somos tantos desplazados, es el único que nos desconoce”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.