mayo 11, 2021 12:57 PM

El misterio del sangregado

sangregrad 1

Julián Valdez Martínez (*)

El sangregado. El árbol alcanza una altura de 18 a 20 m; el tronco es derecho con las ramas horizontales formando una copa compacta y extendida en forma horizontal. Las hojas se insertan en espiral, son láminas simples con tamaño variable que van desde 8 cm de largo por 5 cm de ancho, hasta alcanzar tamaños de 21 cm de largo por 15 cm de ancho; la punta es muy marcada, contrastando con la base de la hoja que es acorazonada y ancha, en la cara al sol las hojas son de color verde oscuro brillante y en el lado contrario o envés, el color es verde grisáceo con vellos muy finos, apreciados con lupa; esta especie presenta una característica con lupa: en el sitio donde se insertan las hojas a la rama, se encuentran glándulas en forma de puntos anaranjados; también se pueden ver en el envés, nervios prominentes. Otra característica es que al estrujar las hojas, emana un olor picante o desagradable. Las hojas cambian de color cuando van a caer del árbol, tomando coloraciones amarillenta o rojiza en la época de seca, entre abril y junio. Presenta flores masculinas y femeninas, en agrupaciones en común, ambas flores son perfumadas. Las flores masculinas y femeninas tienen forma de estrella, las masculinas presentan tamaños alrededor de 7 a 8 mm de diámetro y las femeninas de 4 a 5 mm; con longitud de 2.5 mm.

Así lucía mi tarea de la escuela cuando se la entregué a la maestra, a lo cual ella me dijo.

—Julián, ¿Qué es esto?

—Es la tarea maestra, la de investigar un árbol de Sinaloa.

—Sí, pero es bastante obvio que lo sacaste de internet. Estoy completamente segura de que sólo lo copiaste y luego lo pegaste —dijo la maestra.

—¿Cómo lo supo?

—¡Por favor Julián, ya no estás en segundo. No puedes seguir haciendo estas tonterías! Mira, te voy a dar una segunda oportunidad para investigar todo bien y no reprobarte en ciencias, ¿me explico?

—Sí maestra —le respondí y se me ocurrió un magnifico plan para asegurar un 10, pero ocupaba la ayuda de mis amigos, así que reuní a Rafael y Randy para que me ayudaran a sacar un diezote.

Eran las 4:15 de la tarde. Les pedí permiso a mi mamá y a mi papá para hacer esta difícil tarea, ya que cuenta la leyenda que en el bosque en donde está el sangregado existe un duende brujo que no deja que nadie se acerque a ese raro árbol. Empaqué todas mis cosas para ir con mis amigos a desmentir esta leyenda y cuando los encontré me preguntaron dónde se encuentraba el Sangregado. Fácil, respondí. Les hice un mapa para que no se perdieran y les enseñé mi obra maestra.

Bien, hora de irnos. Íbamos pasando la entrada al bosque cuando de repente oí algo.

—¿Oyeron eso?— les dije

—Debió de ser el viento —respondió mi amigo Randy—. Sí probablemente fue eso, dijo Rafael. Pero lo que se escuchaba no era el viento sino el duende brujo.

El duende brujo se preguntó «¿Qué estarán haciendo un trío de niños curiosos en mi bosque? es difícil saberlo ¿Será acaso que intentan robarme mi árbol de Sagregado? Mejor no me arriesgo.» —¡Alacazán!—, pronunció la palabra mágica y aparecieron muchos enanos.

—¡Pero qué es eso! —dije.

—¡Son enanos, a correr! —dijo Randy.

Esos enanitos aunque son muy débiles, entre todos son muy fuertes, pero recordé que había traído una rama de árbol de limón, la cual es muy efectiva contra los enanos según mi abuelo José. Yo entré en acción y dije ¡Tomen esto, enanos repugnantes! Todos los enanos salieron corriendo y gritando ¡Ay!¡Ay! ¡Nos rendimos!

—¡Sí, lo logramos! —dijo Rafael. —Miren, el Sangregado —dije.

Y entonces el duende brujo se hizo gigante y gritó: ¡No, no se lo llevarán!

—Espera un segundo, no queremos llevárnoslo —le contesté.

—¡No es cierto! —dijo, tratando de aplastarnos.

—¿Qué hacemos Julián? —preguntó Randy.

—Descuiden, tengo una idea. Alfredo agarra esas lianas, Randy distráelo. Ahora Alfredo enrédale los pies con esas ramas.

—¡Ay, me caigo! —gritó el duende.

—¡Toma esto! —Randy golpeó al duende brujo con una rama y esto hizo que se encogiera.

—¿Por qué nos atacas? —dijo Rafael.

—Es que no quiero que se lleven mi árbol —respondió el duende brujo.

—No, no nos lo queremos llevar, ¿pero por qué es tan importante como para atacarnos? —le dije.

—Es que cada año, las mariposas Cuatro espejos y orugas vienen para pedirme que si pueden comer un poco de mi árbol y yo les respondo que sí, siempre y cuando ellas pongan de su parte y me den un poco de su polen; verán, me estoy quedando calvo

y el polen de las mariposas Cuatro espejos causa un efecto de rejuvenecimiento, perfecto para los duendes. Pero si ustedes se lo llevan no se qué sería de mi, probablemente los demás duendes se burlarían.

—No te preocupes, sólo vine aquí para hacer un reporte de este árbol ¿Me permites hacerlo duende?

—Está bien, perdónenme por atacarlos. Estoy muy avergonzado ¿Me perdonan?

Por supuesto, dijeron los tres. Pasaron las horas y era tiempo de irse.

Con un “hasta pronto amigo”, nos despedimos y desaparecimos de ahí como el viento.

El día de clases le di a mi maestra la tarea y me di cuenta de que no ocupo copiar de la compu para ser creativo.

(*) Julián Valdez Martínez tiene 12 años y estudia el primer grado de secundaria.

sangregado 15

¿Qué es el sangregado?

Sangre de drago o palo sangriento [Croton dracoSchechtendal, Fam. Euphorbiaceae]

Los usos más comunes de esta planta originaria de México, son la aplicación directa del látex y la corteza en infecciones de la piel como herpes, sarna, caspa, seborrea y heridas externas leves; la infusión de la misma para dolor estomacal, diarrea, empacho, vómito, dolor de vesícula, tuberculosis, úlceras bucales y lesiones en las encías; en lavados para los casos de llagas; como gárgaras, en dolor de garganta y otras afecciones bucales; y la corteza molida para mordedura de víbora, utilizada sobre la herida.

Además, su empleo es tan antiguo que desde la Colonia, los habitantes apreciaban mucho esta planta porque curaban el dolor de pecho y ojos; asimismo la utilizaban como diurético. Los lugares en donde crece son San Luis Potosí, Veracruz y Chiapas, entre otros.

El sangregado es un árbol de hasta 15 metros de altura, de tronco liso y corteza que va del color gris al café; posee abundantes ramas en la parte superior y hojas grandes acorazonadas. Las flores en racimos largos, originan frutos de forma redondeada. Se encuentra en climas cálido, semicálido y templado. El Sangregado es originario de nuestro país y crece asociado a la selva tropical perennifolia, subperenifolia y el bosque mesófilo de montaña.

Fuente: México Desconocido.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.