mayo 13, 2021 1:40 AM

El país no funciona para todos: párroco Díaz Fonseca

PÁRROCO ANTONIO DÍAZ FONSECA. En la búsqueda de una nueva nación con seguridad para todos.
PÁRROCO ANTONIO DÍAZ FONSECA. En la búsqueda de una nueva nación con seguridad para todos.

Sinaloa no es excluyente de la tragedia que vive México, pero tampoco de las misiones pastorales que buscan un país con justicia y paz, opinó el párroco de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, Antonio Díaz Fonseca, quien abraza la teoría “yo con los pobres, aunque se equivoquen”.

Aseguró que las misiones de encarnar la justicia y la paz en Sinaloa, principalmente en la zona norte, ya están en marcha.

Autodefinido como seguidor de la premisa de una iglesia para los pobres, el padre Díaz Fonseca dijo identificarse con la corriente del Papa Francisco, quien pidió ir al rescate de los desprotegidos, y descartó que al interior de la cristiandad o del Episcopado Mexicano exista una diferencia de opinión y de acción.

“En los tiempos actuales en que la gente ya despertó a la tragedia que vive México, la población refieren una diferencia entre los seguidores de la Iglesia Católica, pero no es así. La coincidencia es en lo esencial, la diferencia es en la estrategia para cada comunidad, que debe llevarla cada sacerdote, pues así se nos  indicó desde el año 2010.

“Podemos hablar del oficio pastoral, vamos instrumentando diferentes métodos, de acuerdo con la forma de pensar y vivir en la realidad de cada párroco; hay quienes son más reservados, abiertos, discretos, comprometidos, menos comprometidos, y hasta diferencias de opciones políticas”.

Díaz Fonseca comentó que en la tragedia de México hay obispos, hay sacerdotes y laicos que son coincidentes en la forma de pensar y de actuar:

“Hay obispos que están entendiendo que la realidad de México es muy preocupante. A nivel general todos estamos preocupados. Desde el 2010, el episcopado mexicano entendió el caso de México y salió una oración que se reza por la Paz”.

Mencionó el alto número de asesinatos desde el recrudecimiento de la guerra de Felipe Calderón, los feminicidios (en Ciudad Juárez y Sinaloa), hasta los desaparecidos de Ayotzinapa y de aquellos que nadie los buscó pero que ahora ya fueron encontrados en fosas, y agregó que ahora resulta que las marchas de cristianos son ilegales.

“Hasta ahora la gente comienza a entender que la realidad de México es muy difícil, y que necesitamos entender que debemos de cambiar si queremos que este país funcione para todos. Este país está funcionando para unos cuantos. Cada día estamos viendo las diferencias entre unos que son muy ricos y otros que viven en la miseria.

“Si nosotros creemos que todos somos hijos de Dios, que somos hermanos de Jesucristo, que somos católicos, bautizados, entonces no es posible aceptar vivir en situaciones tan contradictorias, porque creemos que a unos si nos da la propiedad privada y a otros no. No podemos aceptar que existan cristianos de primera y cristianos de segunda. La realidad es que Dios a nadie le escrituró nada”.

Díaz Fonseca se pronunció por la edición de una nueva Constitución y una nueva nación, que sea incluyente, que dé garantías de seguridad a todos y no de andar con el Jesús en la boca.

En esa intención, la Iglesia católica tiene ya mártires modernos, en Michoacán.

“El Papa fue claro en decir que prefiere tener una Iglesia que sale atropellada de la realidad, a una iglesia que se mantiene en sus cuatro paredes por no sufrir nada con la situación en México y Sinaloa; me parece muy normal cambiar el proyecto de país, de estado, de ciudad, de localidad en que vivimos”.

Mujeres en acción

María Gabriela Rodríguez González, representante en esta ciudad de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas —UMOFC de Los Mochis— dijo que el rescate de la paz en las comunidades de Sinaloa ya está en marcha, de acuerdo con la misión ordenada por el Papa Francisco.

Durante la inauguración del taller Construyendo la Paz desde la Transformación Comunitaria en el Municipio de Ahome, impartido por la colombiana Rosa Inés Floriano, fundadora de la Fundación Cáritas, aseguró que en la entidad, el grupo de mujeres ya trabaja en los cascos urbanos, en zonas de jornaleros y el área rural, en tres vertientes: recuperar el tejido social, la relación ciudadana y el uso de territorio.

“La Iglesia, dijo, va y está en todos los rincones del mundo, tenemos que unirnos, fortalecer el tejido social y buscar la paz. La descomposición se da por pérdida de valores, desintegración familiar, consumo de drogas, el consumismo, la falta de políticas públicas, entre otras causas. Para volver a vivir la situación de paz es necesaria la fe”.

Rodríguez González mencionó que es importante “empezar a unirnos y fortalecernos con agrupaciones civiles y establecer el modelo para trabajar en cada región, en busca de la paz”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.